Zona O

45 años y una misión intacta: la de enseñar inglés con pasión

por Marisol González Nazábal

27/02/2014

NUEVO INSTITUTO INGLES, de la mano de la Profesora y Licenciada en Inglés Lidia Bravo, ha formado a muchísimas generaciones de olavarrienses. Conocemos la historia que se esconde detrás de esta querida casa de estudios a través de las palabras de su fundadora y alma matter.

45 años y una misión intacta: la de enseñar inglés con pasión

La trayectoria de una institución educativa conlleva y abriga en el corazón de su docencia la magia y los colores de grandes recuerdos, anécdotas, significados, quehaceres únicos con actores distintos y escenarios diferentes… y en 45 años, todo eso se convierte nada menos que en experiencia, en este caso la de Lidia Bravo, quien desde muy joven comenzó a estudiar y fundó Nuevo Instituto Inglés, uno de los tres primeros de la ciudad.

En esta entrevista, Lidia nos habla sobre el compromiso y la dedicación pero también de las tecnologías y nuevas formas de aprendizaje que existen. Take a look!

¿Cuándo y cómo comienza con el Instituto de Inglés?

Nace en 1969 cuando yo aún era muy joven y surge como una necesidad de formar gente en el conocimiento de una lengua extranjera, permitiéndome así continuar con estudios superiores y poner en práctica el idioma que había estudiado desde mi más tierna infancia. Con la ayuda de mis padres se abre el instituto, cuando en Olavarría estudiar inglés no era más que una aventura intelectual a la que sólo unos pocos accedían por motivos convencionales tales como influencia familiar para ayudar a aprobar la materia Inglés en la escuela secundaria, o por alguna necesidad especial de viajar, o bien para facilitar la lectura de literatura extranjera o manuales técnicos.

Entonces, no era común estudiar lenguas extranjeras. Para cuando se abre Nuevo Instituto Inglés existían solamente dos institutos en Olavarría dirigidos por dos queridas y recordadas profesoras, María Nouzelles de Blanco Fernández y Anita Fiorio. Pocos años después, surge Nuevo Instituto Inglés, siendo yo muy joven aún. Tuve éxito y poco a poco la necesidad de continuar mis estudios superiores fue creciendo dado que la Argentina crecía, la industria y el desarrollo de la ciudad evolucionaba al tiempo que el material de enseñanza introducía un enfoque más acorde a los tiempos de aquel entonces. Por lo tanto, saber más era imperioso para satisfacer necesidades académicas y laborales. Allí es cuando al abrirse el Profesorado de Inglés en el Instituto Superior de Formación Docente No 22, inicio mis estudios de profesorado de inglés a nivel oficial, continuando a la vez con el instituto de idioma. En ese tiempo, entre la apertura del instituto de idioma y el inicio de mi profesorado de inglés a nivel superior formo mi familia, tengo mis hijos, y continúo con mi instituto con dedicación y esfuerzo sin duda. Y así fue que terminé el profesorado, comencé a trabajar en las escuelas y también en el profesorado de Inglés donde me había recibido.

El hecho de tener siempre nuevos alumnos, así como a los hijos y nietos de ex alumnos en el aula es para Lidia el mayor logro de su vida profesional.

El 19 de marzo cumplo 45 años en esto de trabajar y mantener este instituto a nivel privado. No obstante, y después de muchos años surge una invitación de la Universidad Nacional del Litoral a hacer la Licenciatura en Inglés y allá fui. Cursé la Licenciatura en Inglés con especialidad en Lingüística y Adquisición de la Lengua que resultó realmente fascinante el estudio profundo de una lengua y entender el proceso de adquisición de un idioma extranjero en este caso, cómo y qué funciones cerebrales se activan para tal fin.

¿Su idea fue siempre la de tener un instituto?

Siempre a partir de mi egreso de la escuela secundaria como Maestra Normal, que fue el pilar de mi formación docente. Tengo la dicha de decir que elegí lo que me gusta para trabajar y eso me llevó no solamente a estudiar y a buscar horizontes nuevos sino también a viajar, el idioma naturalmente te lleva a querer conocer el mundo, como una suerte de probarse a uno para ver si es capaz de comunicarse en inglés en otras latitudes. Felizmente puedo decir que conocí bastante del mundo y estudié afuera incluso.

¿Llegó a vivir en otro lugar?

No a vivir, a estudiar afuera, en Estados Unidos e Inglaterra…en fin, siempre en pro de lo mismo: de mejorar profesionalmente. Indudablemente ese fue el trampolín para seguir perfeccionándome para brindar lo mejor que podía. El conocer el mundo hace que uno abra su mente y diga “que poco sé de lo que tengo alrededor”. Entonces uno ambiciona saber más y más. Y aparte, porque es una necesidad, el hecho de enseñar un idioma hace que uno conozca de muchas culturas y disciplinas.

Tenés que tener un bagaje cultural…

Sí, un bagaje cultural por un lado y un bagaje técnico por el otro que necesitas conocer y saber porque nunca sabés quien te va a encontrar en la vida ni qué tipo de alumno vas a tener que formar como tampoco el ámbito laboral en el que te vas a insertar. He trabajado para empresas como Ferrosur, Loma Negra, Cementos Avellaneda, Rio Tinto,  he capacitado a su personal, he hecho de intérprete entre visitantes y personal de empresas. A decir verdad, nunca imaginé que mi profesión me ofrecería una gama tan vasta de oportunidades. Y es eso lo que te lleva entonces de pasar a enseñar lo que es la Torre de Londres hasta hablar de los bogies y vagones de ferrocarril o de las vías o del desmantelamiento de una maquinaria o de una cinta transportadora u horno de cemento…y bueno, lo tenés que aprender porque para eso te convocan y para eso se ofrece el servicio. Uno se especializa o no en lo que quiere pero también te lleva la lectura y el diálogo con la gente. Por eso pienso que el profesor de idiomas necesita estar permanentemente renovándose y haciendo cosas en pro de su trabajo que es lo que eligió hacer.

El aula: un lugar lleno de color y risas, donde los chicos comienzan desde muy temprano a aprender el nuevo idioma.

¿Cuán importante es aprender idiomas de pequeños?

Siempre lo conveniente fue y es aprender el idioma desde edad temprana: el cerebro es tan flexible, es una esponjita que suma, que incorpora, elabora, internaliza, conecta, y produce lenguaje sin preguntar por qué, entonces todo es más fácil. La edad temprana es ideal porque además el niño ya maneja su lengua madre y sus intereses se focalizan en querer aprender a hacer cosas con el lenguaje, sea su lengua madre o el idioma extranjero.

¿Qué cantidad aproximada de alumnos han pasado por el instituto? ¿Y profesores?

La cantidad de personas que han pasado por el instituto… no sé… ¡ya he perdido la cuenta! 5000, 6000… en tantos años no tengo el registro. Además, a todo ello, sumemos las escuelas. ¡Imposible recordar números! Aunque sí identifico mayormente fisonomías especialmente cuando alguien se acerca a saludar o me reconocen en algún lugar. Y este es un logro en mi camino docente que me hace muy feliz.

¿Existe un alto nivel de deserción?

En cuanto a la continuidad de estudios en general el alumno empieza y termina. Normalmente el estudio dura entre 9 y 10 años cuando se empieza desde niño, se hace en paralelo con la escuela, es como si fuera una materia más, a un nivel mucho más profundo de lo que se hace a nivel escolar por razones obvias, porque es una especialidad, lo hace aquél a quien realmente le interesa el idioma. Porque el idioma es abarcativo de un montón de disciplinas, no es solamente el idioma o la gramática. Sabés del mundo, entendés el idioma de las películas, de canciones, sabés de tecnología, de medicina, de tecnología, de literatura, en fin, el espectro es amplísimo. La lengua te llevar a cualquier lugar, es algo vivo que va con los tiempos, es dinámico, se construye día a día con aportes culturales y tecnológicos, se acuñan nuevos términos, y por lo tanto cambia, se actualiza. Entonces el idioma inglés que se hablaba en los ´60 u ’80 no es el mismo idioma que hablás hoy. Es más ágil, más rápido, preciso, económico y elegante porque el tiempo de habla es negociación pura, por lo tanto muta en tanto avanza la ciencia, o nacen nuevas geopolíticas.

Volviendo a tu pregunta inicial, si bien te decía que la mayor parte de los alumnos empieza y termina un curso regular, últimamente se ha empezado a notar una leve deserción por diversas razones. Como decíamos antes, el idioma va cambiando, va incorporando nuevas temáticas y a veces el alumno no está preparado para abstraer a grados tales como por ejemplo, interpretar la lógica de la oración en la comprehensión de un texto, o la simbología en el género discursivo de un autor famoso. Otra razón posible podría ser la vasta oferta de actividades extraescolares o simplemente porque el idioma no resulta de interés. Pero en general la mayoría de los alumnos intenta rendir su último examen internacional que es el First Certificate in English o el TOEFL, que es americano, porque es interesante tener en un Curriculum un certificado de esa naturaleza. Es como que entrás en la “short list” de la entrevista: si hay 50 postulantes, y se reduce a 10, vos quedas entre los 10 por ese certificado de Inglés.

"Creo que el profesor o el maestro deberá mejorar en cuanto a su preparación profesional y académica para no ser reemplazado por la máquina", afirma la profe.

¿Qué nuevas técnicas y/o tecnologías ha implementado en los últimos años para hacer las clases más interactivas?

No podemos hablar de técnicas nuevas, todo se recicla en cuanto a método y se fusiona.  Digamos que el proceso se ha vuelto más ecléctico con enfoque comunicativo y basado en contenidos temáticos significativos. Es decir, puedo hablar y conversar sobre temas interesantes que ayudan a construir las bases del idioma y ganar en confianza. La metodología, el enfoque y las técnicas se aplican de manera mucho más dinámica, existe mucho más de interacción entre alumnos, y entre profesor-alumno. Ya no es una disertación por parte del profesor como habitualmente se conocía en todos los niveles de educación. Las clases son más dinámicas, lo cual no quiere decir que tengan que ser desordenadas y todo el mundo hablando al mismo tiempo porque así no hay aprendizaje posible. Al decir dinámico hablo de trabajo dinámico constructivo, un trabajo donde el alumno tiene en su mano el trabajo del docente preparado con anticipación que invita al debate o a la creatividad, porque nada se hace al azar. Constantemente surgen preguntas o inquietudes, o se cuentan vivencias de la vida cotidiana, y es en ese contexto donde el profesor ha de contar con las estrategias para contemplar esa inquietud, o experiencia, darle sentido pedagógico y transformarla en una oportunidad de aprendizaje.

En cuanto a tecnología, sin duda, es la frutilla del postre. ¿A quién no le gusta, trabajar y aprender con los aportes que brinda la tecnología? Pero no todo es aprendizaje por la vía virtual, debemos cuidar el aspecto de relacionarnos con el otro manteniendo el contacto visual, el cara a cara, el uso de la lengua hablada y escrita correctamente respetando los protocolos discursivos, los turnos de habla y los tonos, con los aportes del afecto y la significancia que tiene el contacto cálido de una charla amena entre pares o con el profesor. No obstante, el alumno ya viene con la tecnología en su bagaje cultural, por lo tanto bienvenida sea.

En la actualidad existe la posibilidad de que las personas aprendan idiomas de manera on line, ¿cree que esta es una vía válida? ¿o siempre es mejor el aula?

No es tan fácil. Si bien es la tendencia y lo que se viene según los expertos, creo que el profesor o el maestro deberá mejorar en cuanto a su preparación profesional y académica para no ser reemplazado por la máquina, porque el contacto humano marca la diferencia, por más tecnología de última generación, el contacto humano no se compara y no puede reemplazarse, por lo menos hasta el momento. Siempre necesitás la explicación por fuera de la máquina, al profesor es muy difícil reemplazarlo. Y ojalá, siga así, con innovaciones y cambios pero siempre para que el hombre sea el sujeto de la creación, y no objeto de la máquina.

¿Qué logros recuerda de su impresionante trayectoria?

Creo que cada año fue un logro, el haberme mantenido en pie trabajando, renovando esfuerzos, conociendo nuevos alumnos, teniendo hijos y nietos de ex alumnos en el aula, para mi ese ha sido el mayor logro de mi vida en lo profesional. El haber podido hacer mis estudios universitarios, otro gran logro también que me abrió un campo de trabajo totalmente diferente; el haber conocido grandes nombres de la lingüística, excelentes profesores de la universidad y que tanto aportaron. Logros todos que marcaron mi camino docente y profesional que me permitieron seguir hasta hoy y espero así sea por algún tiempo más.

¿Cuáles son sus metas a futuro?

Seguir activa, presente, vigente y dando lo mejor de mí para enseñar a aprender inglés,  perfeccionarme cada vez que sea necesario para transmitir a los que me siguen algo de lo que me enseñaron y aprendí a hacer.  Esa es mi meta como profesional.