Novedades

Montblanc celebró su 110° aniversario en Argentina

por Revista Magna

23/10/2016

Para ello, la firma de lujo alemana ofreció un cóctel exclusivo para invitados especiales en su Boutique de Avenida Alvear y repasó el recorrido desde sus inicios hasta la actualidad.

Montblanc celebró su 110° aniversario en Argentina
Agustin Pichot y Juan Martin Hernández, entre otras celebridades, estuvieron presentes en el festejo.

Montblanc, la marca de lujo alemana especialista en artículos de escritura, cueros, alta relojería y joyería, cumplió 110 años a nivel mundial y celebró con celebrities e invitados especiales, en un exclusivo cóctel en su boutique de Recoleta, ciudad de Buenos Aires. Además, presentó su colección exclusiva que rememora el espíritu pionero que impulsa a la marca desde hace más de un siglo.

Un poco de historia

La historia de Montblanc comenzó en 1906 cuando Alfred Nehemias, August Eberstein y Clauss Voss combinaron sus conocimientos de ingeniería, comercio e innovación para crear un instrumento de escritura con tecnología anti derrames y un pistón para recargas, que cambió el curso de la historia de la escritura. Tras tres años de desarrollo lanzaron “Rouge et Noir”, la primera pluma fuente producida en serie. Este nombre se retomó para la nueva colección presentada durante el evento con motivo de sus 110 años. En esta colección, la pasión por los detalles se evidencia en la figura de una serpiente, símbolo de vida y renacimiento, elaborada en ebonita, oro blanco o plata con ojos de rubíes, esmeraldas o zafiros.

En 1910, la empresa adoptó el nombre de Montblanc inspirado en la montaña más alta de Europa como símbolo de su visión por la excelencia, la búsqueda del máximo rendimiento y la más fina mano de obra artesanal. La estrella de seis picos que pronto se convirtió en emblema de la marca representa los seis glaciares nevados de la majestuosa montaña. Desde entonces, el espíritu pionero impulsó a Montblanc en la creación de productos que combinan innovación técnica, máxima funcionalidad y expresión de estilo.

Los cueros también jugaron un papel importante en la historia de Montblanc desde 1926 cuando la empresa comenzó a ofrecer pequeños productos de cuero relacionados con la escritura, como portaplumas y cuadernos. En 1997, la marca apostó también a la relojería, con la apertura de una manufactura en Le Locle en el Jurá suizo que con los años se convirtió en el centro donde hoy la relojería tradicional se une con la tecnología.

Tras 110 años de espíritu pionero, Montblanc continúa inspirando al mundo con piezas elaboradas artesanalmente, diseños icónicos y novedosas funciones que rinden homenaje a la sofisticación y la alta calidad.