Cultura

“Al final del túnel' logró unirnos más todavía”

por Laila Rocío Rott

20/04/2016

Esta fue una de las reflexiones de Pablo Echarri con respecto a Leonardo Sbaraglia luego de trabajar juntos en esta coproducción argentino-española dirigida por Rodrigo Grande.

“Al final del túnel' logró unirnos más todavía”

2000: 'Plata quemada'. 2009: 'La viuda de los jueves'. El 2016 vuelve a juntar a Pablo Echarri y Leonardo Sbaraglia en la pantalla grande. Este jueves llega a los cines 'Al final del tunel', coproducción argentino-española dirigida por Rodrigo Grande. Echarri se enfrentó al doble desafío de producir y protagonizar este policial: “Siempre actué acorde para lograr el sueño de producir y esta es la primera película, la vara es muy alta para comenzar en este mundo y lo voy a tomar como punto de partida para seguir creciendo”, declaró a apenas horas del estreno. Ambos se juntaron a contar sus sensaciones previas a un nuevo encuentro con el público.

La cuestión es más o menos así: Joaquín (Sbaraglia), un hombre en silla de ruedas, decide alquilar una habitación de su casa. De esa manera, llega Berta (Clara Lago), una bailarina de striptease, junto con su pequeña hija que lo convencen al no tener a dónde ir. Una noche, mientras repara computadoras en su sótano, Joaquín escucha un ruido y descubre que una banda delictiva dirigida por Galareto (Echarri) está construyendo un túnel que pasa por debajo de su casa para robar un banco en plena Navidad. A partir de ese momento, Joaquín decide comenzar a espiar a los ladrones y ver de qué manera frustrar su plan.

Esta película significó un gran desafío para Sbaraglia tanto desde lo físico como desde lo actoral. “No solo me pareció un gran personaje por la discapacidad en las piernas, sino por sus hermosas posibilidades expresivas”, aseguró el actor. Él tenía ganas de trabajar con Rodrigo Grande desde hacía tiempo y finalmente la propuesta llegó con una gran película bajo el brazo. Para prepararse, se juntó a trabajar con gente que sufrió accidentes parecidos al de su personaje y, de esa manera, pudo “resolver la dificultad técnica de la silla para manejarla bien y no caerme de cara al piso”. La cuestión de las piernas fue clave: “Yo me puse en la cabeza que todo el tiempo la gente iba a estar mirando si las movía o no, entonces traté de no moverlas nunca incluso en las tomas dentro del túnel, donde estaba dos o tres minutos arrastrándome con los brazos”.

A nivel interpretación, Pablo Echarri no se queda atrás. Después de varios papeles donde suele hacer del “bueno”, esta vez sorprende con un villano de esos bien malos. “Me acuerdo que yo llevaba al personaje por un costado bastante obvio, subrayando el cliché y Rodrigo me pidió que verdaderamente fuera lo más encantador posible en los momentos donde no se esgrimía la violencia porque el contraste iba a ser fuerte”, contó el protagonista. Y así fue, Galareto deslumbra con su crueldad extrema y su cinismo exasperante. A horas del estreno, Echarri agradeció que le haya tocado un personaje así y cayó en la cuenta de que le van tocando “personajes cada vez más desagradables” y eso lo hace sentir “cada vez más contento”. Además, aprovechó la ocasión para recordar cómo le llegó esta película: “Un día lo llamé a Rodrigo y le pregunté en qué andaba. Me dijo que estaba escribiendo 'Duro de Matar' en silla de ruedas y me encantó”.

En cuanto al rodaje, los actores se rieron al recordar el frío que sufrieron. “A Rodrigo se le ocurrió filmar una película que transcurre en verano en pleno invierno, estuvimos toda la película en remerita y yo trataba de convencerlo de que la gente en verano también usa saquito”, afirmó Sbaraglia. A su vez, Echarri destacó la relación que forjaron Leo y Rodrigo, quienes fueron los únicos del elenco en participar todos los días del rodaje, de aproximadamente 10 semanas de duración.

Por último, los actores no perdieron la oportunidad para deshacerse en elogios. “Ya habíamos trabajado previamente juntos, pero 'Al final del túnel' logró unirnos más todavía y forjamos un gran cariño detrás de la cámara”, afirmó Echarri. Sbaraglia no se quedó atrás y afirmó que “Pablo es el compañero ideal para trabajar y fuera de escena, es un tipo entrañable, humano y generoso”. Ambos coinciden en afirmar que esto sólo es un punto de partida y que quedan todavía muchas películas más por delante con esta dupla que cautivará a los espectadores a partir del 21 de abril.