Sexo

Alimentos afrodisíacos: ¿Te animas?

por Marisol González Nazábal

28/02/2013

¿Alguna vez pensamos en comida cuando planeamos tener en sexo? Pues si no es así, deberíamos comenzar a hacerlo.

Alimentos afrodisíacos: ¿Te animas?
Culturas milenarias como la india y la china aún conservan tratados médicos dedicados al uso de afrodisíacos.

El término “afrodisíaco” hace referencia a cualquier sustancia que estimula o aumenta el deseo sexual. El uso de los alimentos con propiedades afrodisíacas, según revela la historia, es muy antiguo si bien todavía no son claros los nexos entre la dieta y la libido. Culturas milenarias como la india y la china aún conservan tratados médicos dedicados al uso de afrodisíacos. Muchas otras culturas tienen rituales y tradiciones que tienen su base en el uso de estos.

Según el Chef Sergio Piñero, los alimentos afrodisíacos existen pero actúan de manera complementaria: “Muchos de ellos, en su estado natural, contienen vitaminas y propiedades que ayudan al cuerpo humano a la producción de ciertas hormonas ligadas al aparato reproductor tanto femenino como masculino, proporcionando un mayor deseo sexual y mejor funcionamiento durante el acto”.

Desde tiempos inmemoriales, numerosos alimentos se han considerado afrodisíacos porque su forma se asocia con los órganos sexuales. El pepino, la banana y los espárragos nos remiten al pene mientras que las ostras y las almejas a los símbolos vaginales. Asimismo, las manzanas rojas y las frutillas nos recuerdan la mucosa vaginal y las peras el cuerpo femenino, lo mismo que algunas botellas de licor.

Continuando con esta idea, Piñero afirma: “Así como los alimentos afrodisíacos funcionan sobre el aparato reproductor, también funcionan sobre los sentidos, agudizándolos y provocando así mas sensibilidad sobre los mismos y ayudando de esta manera a prepararnos para el sexo e incluso durante el acto. Otros alimentos no funcionan directamente química u orgánicamente en el cuerpo, sino de manera visual u olfativa, ya que hay alimentos que emiten aromas agradables, otros que por su forma representan de manera visual una figura fálica que puede pasar a ser parte de una especie de juego sexual a la vista”.

Lo más incrédulos consideran que el gran poder de los afrodisíacos reside sencillamente en el hecho de que, al creer en ellos, se deshacen los bloqueos. Es decir, al consumirlos se abre camino a la autosugestión y el afrodisíaco se convertiría en una invitación para gozar sin culpas.

¿Qué alimentos afrodisíacos encontramos en casa?

Con abrir la heladera, ya nos topamos con uno de ellos: el huevo. Considerado un símbolo de fertilidad en muchas culturas, contiene nutrientes que combaten la depresión, inducen a una sensación de bienestar, y proveen energía para la actividad sexual.

Las abejas son las grandes proveedoras de este alimento, ¿lo adivinaron? La miel es una gran fuente de boro, un oligoelemento que ayuda al cuerpo a usar y metabolizar el estrógeno, la hormona sexual femenina. Diversos estudios han demostrado que este mineral puede también aumentar los niveles de testosterona en la sangre.

Si pensábamos cenar con ensalada, mejor incorporar en ella una buena cantidad de zanahoria, ya que despierta el apetito sexual y mejora el rendimiento físico.

Aunque parezca increíble, el ajo y la cebolla son dos potentes afrodisíacos. El primero aumenta la energía vital, traduciéndose en un mayor rendimiento sexual, mientras que el segundo consolida los órganos reproductores, siendo la variedad blanca de cebolla la más útil para este propósito. Sin embargo, habrá que pensarlo dos veces antes de preparar una excitante cena con uno de estos alimentos por sus penetrantes olores.

Ya sea por su forma erótica o fálica, su origen, su estructura química, su historia, su sabor o su aroma, también son considerados afrodisíacos los siguientes alimentos: el apio, los arándanos, el arroz, las berenjenas, las cerezas, el coco, los duraznos, los garbanzos, el maíz, los mariscos, las semillas, el membrillo, las naranjas, las peras, las papas, las uvas y las almendras.

¿Afrodisíaco o simplemente delicioso?

Algunos párrafos aparte merece el chocolate, favorito de muchos e ideal para cualquier hora del día. Este es considerado como un sustituto del sexo y su origen se le atribuye a Quetzalcòatl, Dios de la cultura mesoamericana, quien lo habría creado como un regalo para los humanos.

El chocolate posee un efecto revitalizante sobre el sistema nervioso central y contiene una sustancia denominada teobromina (xantina) que ayuda a combatir la fatiga y actúa como estimulante, mejorando la respiración y consecuentemente la oxigenación celular optimizando la circulación sanguínea, muy importante para alcanzar un mejor rendimiento sexual.

Si bien aun no hay pruebas de que el chocolate sea realmente un afrodisíaco y muchos creen que sólo se lo asocia con el sexo por el simple placer de su consumo, regalar uno a la pareja es un ritual que es bueno conservar, ya que siempre será bien recibido.

Para una noche explosiva…

Si te gustó lo que leíste antes y te dieron ganas de preparar una cena con efectos afrodisíacos para tu pareja, Piñero nos recomienda el siguiente menú:

Entrada: Mejillones y tentáculos a la provenzal.

Plato principal: Salmón rosado en croute de semillas de sésamo, girasol y amapola con ensalada de cilantro, brotes de soja, apio y nueces con un dressing de salsa de soja, mostaza y oliva. Acompañar la comida con un buen vino blanco o rosado.

Postre: Chocolate y licor de almendras.

No hay reglas en la combinación de estos alimentos, lo importante es probar en pareja lo que estimula al otro y divertirse.