Vida Sana

Alimentos anti-estrés: ¿mito o realidad?

por Revista Magna

16/03/2013

Cuando hablamos de alimentación vinculada al estrés, no sólo hacemos referencia a la manera adecuada de ingerir los alimentos (lo cual ayuda a mantener en orden el cuerpo y la mente) sino que además debemos considerar el tipo de alimento correcto para combatir uno de los mayores problemas de salud de la modernidad.

Alimentos anti-estrés: ¿mito o realidad?
Sin dudas, lo primordial es comer bien y variado, para lograr mantener altas nuestras defensas.

Muchas veces, cuando uno atraviesa períodos de estrés, tiende a comer todo tipo de alimentos priorizando los dulces (chocolates, alfajores, caramelos, entre otros), es así que sumado al problema de salud que nos aqueja aparece la obesidad, el decaimiento luego de la exaltación provocada por el azúcar, etc. Además de la proliferación de radicales libres, que se traduce en la oxidación de los tejidos.

Técnicamente no existen los alimentos con efectos anti-estresantes, sin embargo cuando consumimos ciertos alimentos que nos producen placer, estos provocan en nuestro organismo una secreción de opiáceos endógenos (un opioide es un agente que se une a receptores opioides situados en el sistema nervioso central y en el tracto gastrointestinal) que nos proporciona sensación de bienestar e incluso cierta euforia.

Existen alimentos relajantes, que estimulan el buen funcionamiento de las células nerviosas ayudando al organismo a mantenerse relajado mientras que otros favorecen la irritabilidad.

Una lista práctica

-Frutas y verduras: son indispensables aquellas que aportan vitaminas del grupo B y C como por ejemplo: coles, espinacas, lechuga, tomate, naranjas, kiwis, etc. La banana madura (la cual se puede consumir en licuado) es el primer alimento que debes agregar a tu dieta diaria.

-Lácteos: las vitaminas y minerales aportados por la leche son indispensables para evitar el estrés, estos colaboran con el buen funcionamiento del sistema neuromuscular. Se recomienda tomar un vaso de leche antes de dormir. A esta debemos sumarle yogur y quesos.

- Carne: rica en vitamina B3, esta le permite a tu organismo luchar contra las tensiones externas. Es ideal consumir carnes magras y pollo.

-Pescados: por su alto contenido de vitaminas, minerales y oligoelementos son excelentes para combatir el estrés. Se recomiendan la sardina y la caballa.

-Panificados: para reducir el estrés y proteger el estómago (uno de los principales órganos afectados por el estrés) es necesario consumir pan integral.

-Cereales: son inevitables para proteger el estómago. Por otro lado, la levadura de cerveza resulta ser un suplemento alimenticio rico en proteínas y vitaminas ya que tiene propiedades antiestresantes y desintoxicantes. La almendra es además un alimento completo que puede ser consumido junto con otros y resulta necesario ya que contiene gran cantidad de proteína y otorga al organismo altas dosis de energía.

-Frutas secas: su contenido en magnesio equilibra el sistema nervioso central y contribuye a la relajación del organismo, además, brinda grasas saludables y antioxidantes que nos ayudan a luchar de forma efectiva contra el negativo impacto del estrés en el organismo.

-Condimentos: resulta necesario el perejil, ya que permite absorber el hierro. Además es importante consumir orégano y canela.

¿Por qué resulta importante sumar estos alimentos a tu dieta?

Porque cuando nuestro cuerpo se ve exigido por diversas cuestiones descarga y agota las reservas de energía que fuimos acumulando y como consecuencia de esto, pueden aparecer signos de depresión, insomnio o irritabilidad. En este sentido, para evitarlo se debes incluir alimentos como los mencionados anteriormente los cuales contienen el complejo de vitamina B.

El tema del chocolate merece un párrafo aparte. Es común que ante cualquier situación de angustia o estrés recurramos al chocolate. Resulta que efectivamente, el cacao contiene sustancias de efecto calmante, además del placer que produce su sabor. Pero siempre debemos recordar, como mencionábamos al principio, los efectos adversos que ocasiona el consumo excesivo de este alimento.

En resumen, una dieta variada que contenga a ciertos alimentos relajantes  (banana, almendras, germen de trigo, levadura de cerveza, etc.) es fundamental, ya que nos permite equilibrar el estrés y nos aporta las sustancias que perdemos ante esta respuesta del organismo. Y recordá sentarte a comer con tranquilidad y despacio para potenciar el efecto anti- estrés de las comidas.