Medio Ambiente

Alimentos orgánicos: precio vs. beneficios

por

18/06/2014

Alimentos orgánicos: precio vs. beneficios

En comparación con los productos que habitualmente consumimos, tienen un mayor valor nutritivo, mejor sabor y están libres de tóxicos. Sin embargo, cuestan entre un 20 y un 100 % más.

Por Ma. Soledad Chiramberro | mschiramberro@revistamagna.com.ar

Los llamados alimentos orgánicos son aquellos productos agrícolas o agroindustriales que se producen atendiendo al conjunto de procedimientos denominados "orgánicos".

El uso de técnicas no contaminantes, la disminución en el empleo de energía y de sustancias inorgánicas hacen que estos productos resulten amigables para la protección del medio ambiente, y permitan una alimentación más saludable.

En la actualidad son muchos los países que emplean este tipo de técnicas en la producción alimenticia. Incluso, de llevarse adelante el proyecto, Argentina podría convertirse en un país productor de carne ecológica.

Todos los alimentos elaborados bajo estas normas llevan una etiqueta que garantiza que son realmente ecológicos y que han pasado los controles de calidad establecidos en cada país.

En la producción orgánica se respetan los tiempos naturales del animal, lo que garantiza un producto mucho más sano, nutritivo y sabroso. | Imagen: almamagazine.com

Este tipo de alimentos debe cumplir cuatro condiciones. En primer lugar representar un volumen significativo de ventas y comercio en el mercado interior. Segundo, tener un impacto ambiental importante. En tercer lugar presentar un potencial significativo para mejorar el medio ambiente a través de la opción de los consumidores y por último destinar una parte significativa de su volumen de ventas al consumo final.

Tal vez el factor negativo en lo concerniente a los alimentos orgánicos es el precio de venta de estos, mucho más elevado que el de los convencionales. Aunque esta diferencia se va reduciendo debido al aumento de la demanda y al mismo tiempo a la incorporación de otras variedades de alimentos producidos bajo los mismos regímenes, todavía estos productos no son accesibles al común de la gente. El valor de estos alimentos es mucho mayor en un 20 y un 100 %.

Por otro lado, las características positivas que se le atribuyen a los productos orgánicos son difíciles de establecer mientras no exista una regulación general. Un ejemplo claro es el de la leche: para que esta sea considerada orgánica, la vaca de la que se extrae debe estar alimentada 100 % con granos que no hayan sido tratados genéticamente ni fertilizados los suelos. Tampoco debe recibir antibióticos u hormonas.

Es muy difícil lograr producir alimentos que estén totalmente libres de pesticidas, debido a que en los suelos estos permanecen largos periodos de tiempo en cantidades insignificantes o pueden contaminarse de suelos próximos a ellos.

En la actualidad se producen todo tipo de alimentos bajo pautas orgánicas: carnes, huevos, miel, aceitunas, azúcar, yerba mate, té, café, legumbres, frutas, hortalizas, vinos, aceites, lácteos, con toda la variante de derivados y formas de comercialización, por ejemplo, congelados, conservas, dulces, etc. Es decir, toda la producción agropecuaria y su correspondiente agroindustria.

Su cultivo apuesta por un ciclo circular de producción, sustentable en el tiempo y amigable con el medio ambiente. | sanar.org

El gran beneficio de los alimentos orgánicos es que están absolutamente libres de residuos químicos. No se permiten en su elaboración los aditivos y conservantes (salvo los naturales); plaguicidas ni fertilizantes. Además, tienen menos o nulos residuos de medicamentos veterinarios; no contienen hormonas ni metales pesados (presentes en suelos y aguas) y no pueden ser irradiados.

En este sentido existen varias razones para consumirlos:

-Por su valor nutritivo: cultivados en suelos equilibrados por fertilizantes naturales, los alimentos biológicos son de mejor calidad por su contenido en vitaminas, minerales, hidratos de carbono y proteínas.

-Por su sabor: sólo regeneradas y fertilizadas orgánicamente, las plantas crecen sanas y se desarrollan de mejor forma, con su auténtico aroma, color y sabor, lo cual permite redescubrir el verdadero gusto de los alimentos originariamente no procesados.

-Por su garantía de salud: algunos pesticidas prohibidos en determinados países debido a su toxicidad continúan siendo utilizados en Uruguay. Los estudios toxicológicos reconocen la relación existente entre los pesticidas y ciertas patologías, como el cáncer, las alergias y el asma. Además no afecta la fertilidad en las parejas como muchos plaguicidas y no afectan al sistema hormonal provocando sobrepeso como sí pueden hacerlo los productos químicos utilizados en la agricultura convencional.

Por todas estas razones es de vital importancia incorporar productos orgánicos a nuestra dieta. No es necesario que los vayamos a comprar, muchos de ellos los podemos producir en casa (una pequeña huerta para los que cuentan con un poco de espacio) para aseguramos de comer sano, por nuestra salud y la del medio ambiente.