Cultura

Ana María Bovo: “Dicen que cuenta bien quién escucha bien y yo empecé escuchando”

por

30/06/2014

Ana María Bovo: “Dicen que cuenta bien quién escucha bien y yo empecé escuchando”

En una entrevista en la que reflexiona sobre su carrera, la narradora de historias asegura: “La sencillez es un arma poderosa para transmitir los asuntos más complejos de mi propia experiencia y la ajena”.

Por Mariana Muryn | mmuryn@revistamagna.com.ar 

En sus más de 25 años de trayectoria, Ana María ha recibido numerosas nominaciones y premios. Entre ellos la distinción Teatro del mundo (U.B.A.) por “Maní con chocolate”, “Hasta que me llames”, y “Emma Bovary”.

Además de desempeñarse como actriz, escritora, docente, dramaturga y directora teatral, su clara y firme voz tiene el poder de hechizarnos con  relatos propios y ajenos; de llevarnos al auténtico mundo de la imaginación. En medio de los talleres que dicta y las producciones de sus foto-relatos, la reconocida narradora oriunda de Córdoba le cuenta a Revista Magna sus reflexiones sobre el desempeño de este oficio de antaño que despierta la sensibilidad y los valores presentes en todos los tiempos.

¿Qué sentís al tomar conciencia de que llevás a cabo un trabajo tan ancestral como lo es la narración oral?

He configurado mi profesión presentándome como narradora de historias y he conseguido llevar adelante una tarea ancestral en un medio urbano y transformar ese rito en una profesión. Me causa orgullo y muchas satisfacciones.

¿Cuál fue el camino que te fue llevando a emprender tu vocación?

El camino fue muy largo. Creo que lo emprendí sin darme cuenta, cuando ya desde chica sentía atracción por las historias que contaban las visitas que llegaban a mi casa. Dicen que cuenta bien quién escucha bien y yo empecé escuchando. Después, cuando fui mayor, tomé mi propia voz para dar cuenta de historias propias y ajenas.

En tus narraciones hay una preferencia por lo autobiográfico, contadas siempre desde una mirada de ternura hacia lo vivido, ¿llevás esa misma mirada en la vida cotidiana?

Mi preferencia, mi inclinación por lo autobiográfico sobrevino mucho después, cuando adquirí la confianza y la certeza de que provocarían una gran identificación, un profundo acercamiento al público. Creo que si contienen ternura es porque un narrador o una narradora debe tener esa condición para mirar y comprender la experiencia humana. Llevo conmigo esa misma mirada en la vida cotidiana y por eso la traslado luego a mis relatos autobiográficos.

Sobre esta relación entre la experiencia y el relato, ¿cómo abordás el pasaje de la anécdota a la buena historia?

El pasaje entre una anécdota y una historia significativa reside habitualmente en la mirada que el narrador adquiere con el paso del tiempo sobre su propia historia y los nuevos significados que ofrecen una perspectiva acerca de nuestra existencia.

La sencillez de tus relatos es una de las características más fuertes, ¿menos es más a la hora de narrar?

La sencillez es un arma poderosa para transmitir los asuntos más complejos de mi propia experiencia y  la ajena. Confío en que menos es más.

Entre tanta imagen y tecnología características de nuestra época, ¿creés  que la palabra ha perdido fuerza?

Me parece que la tecnología no puede renunciar al uso de la palabra ya que en las redes sociales se percibe un frenético deseo de comunicación. Lo que sí lamento es que algunas palabras muy bellas como por ejemplo “penumbra” o “melancolía” se vayan perdiendo entre tantas otras que se vuelven muy técnicas y muy propias del sobreentendido, eso hace que el lenguaje se empobrezca.

Dentro de tus trabajos más recientes se destacan los fabulosos foto-relatos en las redes sociales, ¿cómo fue el proceso de esta nueva apuesta?

Mis foto-relatos parten de fotografías que tomo con mi celular a personas, objetos, lugares que se cruzan delante de mis ojos y que mi mirada decide tomar como punto de partida para un relato breve. Encontré este nuevo formato para comunicarme  a través de las redes sociales como narradora. Resultó una apuesta muy acertada porque recibo agradecidos y conmovedores comentarios a las historias que ofrezco.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Estoy escribiendo una novela que publicaré el año próximo. También estoy en la preproducción de un audio libro para chicos que será un modo de reencontrarme con mi tarea inicial de narradora en la salita del jardín de infantes. Además, ya tengo el boceto de dos espectáculos muy diferentes que presentaré en sucesivas temporadas.

Más información