Vida Sana

Arándanos: una fuente de salud

por Revista Magna

16/03/2013

Es un fruto diminuto, aunque en su interior se esconden grandes propiedades que lo hacen un gigante en la alimentación saludable. Te contamos todos los beneficios de este producto, posible de consumir de diversas maneras. 

Arándanos: una fuente de salud
Los llamados blueberry (arándano en inglés) pueden ser consumidos en salsa, mermelada y jugo.

Según se sabe, desde los escritos de Plinio y Virgilio se tiene constancia de la identificación de esta pequeña fruta, en ese entonces conocida por su nombre en latín: Vaccinium.

Si bien en los últimos años ha recobrado gran importancia por la variedad de maneras de consumirlo que existen, este fruto es una parte fundamental de la dieta de la fauna nativa norteamericana, como osos y diferentes especies de pájaros. Pero años atrás, antes de la Conquista de América, los arándanos eran consumidos por los aborígenes y recién en el año 1800 los conquistadores comenzaron a descubrirlo como fruta.

Los llamados blueberry (arándano en inglés) pueden ser consumidos en salsa, mermelada y jugo aplicables en la repostería y la cocina tradicional. Imagen: cuestionentrerriana.com.arMuchas experimentaciones se han generado en torno a este fruto con el objetivo de encontrar las condiciones favorables para realizar grandes producciones de arándanos.

En tales investigaciones se descubrió que su cultivo en zonas específicas ha logrado reducir las enfermedades, los ataques de insectos y disminuir el stress de algunas plantas provocado por las temperaturas extremas, las inundaciones y las heladas.

Las mayores producciones de arándano se cultivan en las ciudades norteamericanas de Michigan, New Jersey y Carolina del norte. De otro lado del mundo, en Europa se producen en Alemania, Francia y Polonia, y en el hemisferio sur las producciones importantes son: Chile, Argentina, Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda.

Los llamados blueberry (arándano en inglés) pueden ser consumidos en salsa, mermelada y jugo. También son aplicables en la repostería y la cocina tradicional.

Propiedades de los arándanos

Según la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos, el valor nutricional del arándano se resume como bajo y libre de grasas y sodio, libre de colesterol y rico en fibras, refrescante, tónico, astringente, diurético, antioxidante y con vitamina C, sumado al contenido de ácido hipúrico. Todas estas características hacen de este fruto un producto indispensable desde el punto de vista nutricional.

El pigmento que le otorga el color azul al fruto (anthocianina) interviene en el metabolismo celular humano disminuyendo la acción de los radicales libres, asociados al envejecimiento, el cáncer, las enfermedades cardíacas y el Alzheimer.

Arándanos para prevenir enfermedades

Por la abundancia de pigmentos naturales, permiten neutralizar la acción de los radicales libres que son nocivos para el organismo, dando lugar a efectos fisiológicos muy diversos: antiinflamatorios, antibacterianos y de acción antioxidante.

Además su consumo implica un gran aporte de vitamina C, que permite potenciar el sistema inmunológico o de defensas del organismo y contribuye a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso del cáncer. Asimismo la vitamina C tiene la capacidad de favorecer la absorción del hierro de los alimentos, por lo que mejora o previene la anemia ferropénica. La fibra es un componente abundante en estas frutas, por lo que su consumo habitual puede resultar beneficioso para tratar el estreñimiento y la atonía intestinal.

Por otra parte, está comprobado que el jugo de arándano se usa extensivamente para prevenir las infecciones en las vías urinarias, ya que inhibe la adhesión de bacterias a las células uroepiteliales, reduciendo así el riesgo de infecciones.

Con respecto a las enfermedades cancerígenas, el amplio contenido de quercetin permite reducir el riesgo de padecer cáncer de próstata, colon y seno.

Gran fuente de minerales

Los arándanos son una importante fuente de potasio, hierro, calcio, taninos de acción astringente y de diversos ácidos orgánicos. Y además, por su bajo valor calórico generan un escaso aporte de hidratos de carbono.

Control del colesterol y beneficios para el corazón

Debido a su poder antioxidante, los arándanos aumentan el HDL colesterol (el llamado colesterol bueno) y como consecuencia su consumo se asocia a la disminución en la probabilidad de sufrir afecciones cardíacas.

Estudios realizados en la Universidad de Scranton (Estados Unidos) afirman que bebiendo tres vasos de jugo de arándano por día se aumenta perceptiblemente en un promedio de 10% el HDL. Lo que significaría una reducción aproximada del 40% en el riesgo de enfermedad cardíaca.

La ingesta de este jugo ayuda además a reducir los problemas gastrointestinales ocasionados por determinados virus. Un estudio realizado por científicos del Institute of Technology, de Haifa y la Universidad de Tel Aviv (Israel) comprobó que el jugo de arándanos contiene propiedades antiadherentes que evitan que esta y otras bacterias se fijen en las paredes del estómago.

Sin despercidicios

No sólo el fruto de los arbustos es utilizado, se ha comprobado que las hojas de los arándanos tienen propiedades verdaderamente majestuosas.

Las virtudes astringentes de esta planta se utilizan para tratar las hemorroides sangrantes, con lavados e irrigaciones del cocimiento de las hojas.

Para los casos de disentería crónica o de diabetes  se puede realizar una infusión en la cual se debe colocar 1 onza de hojas de arándanos trituradas o desmenuzadas en un recipiente y agregarle 1 litro de agua hirviendo. Se deja enfriar y luego se cuela. Tomando 3 o 4 tazas al día se podrá controlar estas enfermedades.

Para regularizar las funciones intestinales y evitar las fermentaciones pútridas el consumo de alrededor de medio kilo por día es una buena opción.

Es destacable además el empleo de esta fruta en la industria farmacéutica, ya que lo utilizan como componente de antibióticos, medicamentos para combatir la diabetes y cuadros diarreicos, extracción de colorantes y patologías de la visión.

Las virtudes del arándano lo hacen ideal para consumir como comida fresca, pero además pueden ser utilizados en platos dulces y salados, fríos y calientes, en jugos y helados, en repostería e incluso en ensaladas.

Después de todos estos datos, para incorporar a los arándanos dentro de nuestra dieta diaria no debemos olvidar consultar al médico sobre la dosis que se necesitaría consumir, las interacciones con los medicamentos, sus beneficios y posibles efectos secundarios.


Fuentes: alimentacion-sana.com.ararandanosargentinos.com.arbotanical-online.com