Novedades

Pour Elle, la nueva fragancia de Azzaro

por Revista Magna

01/09/2015

Un eau de parfum que combina la elegancia solar con la sensualidad irresistible de la mujer.

Pour Elle, la nueva fragancia de Azzaro

Azzaro Pour ElleDedicado a una feminidad solar, glamorosa y seductora, el nuevo opus olfativo de los perfumes Azzaro explora la faceta femenina de la seducción Azzaro y propone una visión de la mujer coherente con su tiempo: segura de sí misma, alegre, hedonista, de una increíble sensualidad, es una mujer cautivadora que sabe lo que quiere, "una mujer que se atreve" cada vez un poco más, pero nunca demasiado. A ella le gusta participar en el juego de la seducción y ponerle chispa a su día a día. Su estela es su imagen: solar, sexy, y con carácter, en una palabra: irresistible. Azzaro Pour Elle viste la piel con su firma "floral amaderada ambarina".

Nota de salida solar: las premisas 

Un instante excitante plasmado en la fragancia por una pareja inesperada: el cardamomo de notas frescas, intensas, alimonadas-especiadas, combinado con un acorde rosáceo, acidulado y chispeante. Una nota de salida deslumbrante, sorprendente, colorista y muy prometedora.

Seducción magnética: el hechizo

Este sentimiento intenso plasmado a través de la rosa, la quintaesencia de la feminidad y la elegancia, el esplendoroso símbolo del amor. Su esencia es valiosa, sus efluvios generosos, llenos de intensidad y finura. Esta revela su faceta atrevida, modernizada por el lirio, carismático, especiado y solar. Una fusión floral armoniosa se perfila en torno a esta pareja perfecta: elegante, glamorosa y con carácter.

Estela sensual: el ardor

La piel se enciende por la magnitud sensual, densa y sexy del incienso olíbano y de la madera de cashmerán. La estela intensa de Azzaro Pour Elle, misteriosa, voluptuosa y esplendorosa, marca la piel y los sentidos con un poderoso perfume de pasión.

El frasco

Para que la magia actúe indefinidamente, los frascos Azzaro Pour elle son recargables, gracias a su recarga de 80 ml. Basta con desenroscar el spray para teñir de nuevo el precioso objeto con su delicado tono dorado y seguir embriagándonos de su irresistible estela.