Medio Ambiente

Banco de Bosques y Ferrero suman sus rugidos para preservar al yaguareté

por

11/05/2015

Banco de Bosques y Ferrero suman sus rugidos para preservar al yaguareté

Desde hace dos años, Ferrero, a través de su marca Kinder Natoons, apoya la iniciativa dirigida a la protección del gran felino argentino que se encuentra en peligro de extinción.

Por Revista Magna

Banco de Bosques y Ferrero, a través de la marca Kinder Natoons, se unen por segundo año consecutivo para lanzar “Sumá tu Rugido”. La campaña está enfocada en la preservación del yaguareté, animal declarado Monumento Natural Nacional, en serio peligro de extinción y del cual sólo quedan aproximadamente 200 individuos en el país según estimaciones científicas.

Kinder Natoons colabora con el proyecto de reinserción de los yaguaretés en los Esteros del Iberá a través del cual podrán criarse en su hábitat natural y en el entorno ideal para subsistir. La marca invita a todos los padres e hijos a sumar su rugido e involucrarse con el medio ambiente ayudando a preservar al yaguareté, el gran felino argentino y el único rugidor del continente americano. De esta manera, Kinder Natoons busca concientizar a los niños sobre las maravillas del mundo animal y natural de nuestro país, generando compromiso a mediano y largo plazo.

El yaguareté es un gran cazador pero nunca ataca humanos. De las ocho subespecies que hoy la zoología considera que existen, la presente en Argentina es la más corpulenta.

“Sumá tu rugido”

En la campaña, Matías Martin convocará a todos los padres e hijos a sumar su rugido para generar conciencia sobre la importancia que tiene el yaguareté para el ecosistema. Además, eligiendo cualquiera de los productos de Kinder Natoons los niños estarán colaborando con las iniciativas para preservar la especie.

Se participa de la promoción con una APP donde los padres e hijos pueden sumar su rugido por la causa, por medio de fotos o videos. Un jurado especial elegirá los dos ganadores, basados en ambientación y originalidad, entre otros aspectos.

Habrá dos ganadores para la promo, uno de ellos podrá viajar un fin de semana junto a uno de sus padres a los Esteros del Iberá en Corrientes para conocer más sobre el proyecto de reinserción del yaguareté en la zona, donde se encuentra extinto. El otro ganador viajará a la reserva de Vida Silvestre Uruguaí en Misiones para conocer más sobre las iniciativas para la preservación de la especie.

Proyecto Iberá: Adán y Eva, la historia comienza nuevamente…

Busca crear una cuarta población de yaguaretés comenzando desde cero en los Esteros del Iberá. Se encuentra a cargo de The Conservation Land Trust, una organización de profesionales especializados en reintroducción de especies y restauración ecosistémica.

Los yaguaretés que serán parte del proyecto Iberá son ejemplares que hoy se encuentran en cautiverio y que no pueden ser liberados exitosamente en su ambiente natural. Sin embargo, se sabe que las madres podrían exitosamente entrenar a las crías para cazar. Si estas crías crecen en un ambiente libre de humanos (a pesar de estar monitoreadas de forma remota), entonces es posible que puedan adaptarse con éxito a la vida en libertad.

Adán y Eva serán los nombres de la primera pareja que llegue a los Esteros del Iberá. Eva ya está allí para comenzar con el desarrollo del proyecto que es único en el mundo, mientras espera a Adán.

Ignacio Jiménez Pérez, Director del Proyecto Yaguareté en Iberá, miembro de The Conservation Land Trust.

El Gran Rugido

El 29 de abril, en una acción de Banco de Bosques, se ubicaron en la Plaza San Martín de la ciudad de Buenos Aires 200 esculturas de yaguaretés en tamaño real de hembras, machos y cachorros, para formar una gran foto en señal de alarma por lo que está ocurriendo con el rey de nuestros bosques.

Esta acción servirá para establecer un campamento permanente de Banco de Bosques contra la caza furtiva en El Impenetrable, lugar donde habita la población más vulnerable de yaguaretés.

Los 200 yaguaretés fueron confeccionados por el artista plástico Javier Goldschtein junto con un gran número de voluntarios en la ex Felinera del Zoo de Buenos Aires. Los niños participantes completaron el trabajo pintando en vivo la última mancha a cada escultura, dado que en esta especie su patrón de manchas es lo que los identifica.

Situación del Yaguareté

El yaguareté (Panther onca) es el único rugidor de América. Su presencia en los ecosistemas es clave porque actúa como regulador del resto de las especies, por eso los científicos lo llaman “especie paraguas”. La ausencia del yaguareté en un ecosistema aumenta la incidencia de desequilibrios ecológicos.

En Argentina solía ocupar una vasta extensión desde el noroeste hasta el noreste y desde allí hasta la provincia de Río Negro, con fuerte presencia en todo ese gran territorio.

Décadas de caza, desmontes y recientemente atropellos en rutas, han retraído las poblaciones de yaguaretés a una situación límite. Se estima que existen sólo 200 ejemplares en el país. Su categoría de riesgo oficial para la República Argentina es hoy de peligro crítico. Sólo se encuentra en tres poblaciones. La primera es la Selva de Yungas (Salta y Jujuy) que, dentro de su situación crítica, está en mejores condiciones que las otras dos dada su conectividad con la Selva de Yungas en Bolivia, lo cual permite un flujo de individuos, mayor territorialidad, abundancia de presas y, por lo complicado del acceso, mayor protección.

Emiliano Ezcurra, Director Ejecutivo de Banco de Bosques.

La segunda es la del Bosque Atlántico (Misiones y límite con Brasil y Paraguay), en serio riesgo dada la alta fragmentación del hábitat, lo que ha llevado a que se generen “islas” de selva lo cual complica el intercambio de individuos. Es la zona donde existen los atropellos debido a que la capilaridad de caminos asfaltados es alta y que la presencia humana es muy densa.

La tercera es la más crítica de todas y se encuentra en El Impenetrable (Santiago del Estero, Chaco y Formosa). Aquí la pérdida de hábitat, producto del desmonte por avance de los monocultivos agrícolas sumado a la caza, ha hecho que esta población esté al borde del colapso. Su presencia ha disminuido notablemente.