Tendencias

Buenos Aires al descubierto

por Mariana Muryn

28/07/2014

Para que las personas se involucren más en la ciudad que transitan a diario, un grupo de arquitectos y urbanistas crearon Moderna Buenos Aires, un programa que sorprende a la gente con historias sobre la arquitectura de Buenos Aires y que ayuda a adoptar una nueva mirada que redescubra lo conocido.

Buenos Aires al descubierto

Frente a la estación de trenes de Retiro, al atravesar el camino de árboles de la Plaza San Martín y subiendo hacia el centro de la ciudad, se divisa entre las copas floridas  un gran edificio que se impone hacia lo alto y que nos adentra en un clima similar al de la película Metrópolis de Fritz Lang. El edificio se llama Kavanagh, fue construido en 1934 y pocos saben que fue el primer rascacielos de Buenos Aires y de toda América del Sur en un período clave en el cual la modernización arquitectónica había asumido un compromiso cultural y estético en la ciudad.

La campaña consiste en una serie de acciones con el fin de establecer una relación más cercana entre la producción de la arquitectura y los habitantes de la ciudad.

Y es que Buenos Aires tiene ese qué se yo... alberga construcciones inmensas convertidas en hitos de la ciudad pero que se nos escapan en el andar por sus calles con el veloz reloj en la muñeca que nos marca el paso. Así, suele pasar desapercibido el valor visual de esta ciudad que según nos cuenta la arquitecta Cristina Fernández, parte del equipo de Moderna Buenos Aires, es una de las primeras ciudades del cono sur que adoptó tempranamente la arquitectura del movimiento moderno que, salvo en ciudades como San Pablo, Río de Janeiro y Brasilia, no fue un fenómeno frecuente en otras ciudades latinoamericanas.

Ante tal distracción, un grupo de arquitectos pertenecientes al Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo se preguntaron por qué siendo tan pregnante y extendida la arquitectura moderna era poco reconocida por los habitantes de la ciudad de Buenos Aires; partiendo de esa pregunta, en el año 2011 asumieron el compromiso de salir a las calles y darla a conocer en recorridos que proponen por diferentes puntos de la ciudad como Belgrano, Palermo, la calle Corrientes, la avenida Libertador y visitas a algunos de los edificios más emblemáticos como por ejemplo la Biblioteca Nacional. El período elegido por los arquitectos y urbanistas voluntarios para mostrar esta riqueza es el que se extiende de 1930 hasta 1970, momento en el cual la arquitectura de Buenos Aires  tuvo su metamorfosis hacia una modernidad inminente. Las magníficas obras construidas durante tal período reflejan el crecimiento de la ciudad, la parición de nuevos actores sociales y el surgimiento de otros modelos urbanos. Situándonos en ese contexto podemos entender e imaginarnos el impacto del edificio de Avenida Corrientes y Pueyrredón que inspiró al poeta Baldomero Fernández Moreno para su famoso poema Setenta balcones y ninguna flor, afirmando que en la ciudad también puede haber poesía. Sobre esto, la arquitecta Cristina Fernández resalta: “Uno de los rasgos sobresalientes de Buenos Aires es la diversidad de lenguajes estéticos y constructivos de sus edificios, a los que se agrega la arquitectura moderna y la contemporánea”.

El edificio Kavanagh, construido en 1934 por el Arq. Gregorio Sánchez, el Ing. Ernesto Lagos y el Agr. Luís María de la Torre, constituyó en su momento un alarde técnico tanto en su estructura de hormigón armado como en sus modernas instalaciones.

Por eso, a través de las acciones que propone Moderna Buenos Aires, su trabajo es doble: por un lado, ayuda a redescubrir la sensibilidad de sus habitantes para que conozcan la riqueza que encierra la arquitectura que viste la ciudad y por otro lado, lograr un mejor vínculo entre los arquitectos y la sociedad desde una perspectiva realista e inclusiva que permita, sin entrar en una discusión académica, conocer la arquitectura de la ciudad.

Sobre el interés que despierta tal iniciativa, Cristina Fernández cuenta: “Viene mucha gente a los recorridos y a las actividades que realizamos. La reacción es muy buena y además tenemos muchas visitas en nuestra página web, las personas ven nuestras entrevistas y videos”. Esta intención de hacer más perceptible la trama de la ciudad fue tan bien recibida que además de los recorridos -algunos de los cuales son en bicicleta-, Moderna Buenos Aires tiene como labor fundamental el registro audiovisual de la arquitectura del período moderno en su página de Internet. También prometen una serie de documentales cortos sobre arquitectura que se emitirán por televisión y  su próximo proyecto es el desarrollo de una aplicación para celulares que facilite a los interesados información sobre diferentes obras y sus respectivas direcciones para realizar recorridos de manera autónoma; esta última aspiración apunta a que la gente conozca a fondo los lugares que transita y se apropie de su historia del mismo modo que –paradójicamente- disfrutan de las historias que les cuentan cuando visitan un lugar totalmente desconocido.

El Banco Hipotecario (antiguamente Banco de Londres) se encuentra en Reconquista 101. El proyecto del Arq. Clorindo Testa y SEPRA, por su original y audaz planteo estructural, plástico y funcional, es una de las obras más trascendentes de la arquitectura moderna argentina.3

Más información:

  • Si querés conocer más acerca de Moderna Buenos Aires, podés ver este video en su página web donde además hay un archivo audiovisual sobre diferentes obras de Buenos Aires.
  • En su fanpage podés informarte sobre las inscripciones para los próximos recorridos.