Cultura

"Cartas urgentes, cuentos sin prisa", ópera prima de Gastón Gaillardou

por Revista Magna

29/05/2017

Te invitamos a conocer esta obra que busca ser una verdadera síntesis de las vivencias, logros alcanzados y anhelos inconclusos de su autor.

Gastón nació en 1971 en Buenos Aires. Transitó muchos caminos pero ninguno lo define, aunque seguramente sí la suma de todos ellos.

Gastón Gaillardou escribe desde hace mucho, tanto que ya no recuerda cuando comenzó. Desde chico estuvo rodeado de libros. Y es que la literatura fue un vicio que pasó de generación en generación.

"Mi viejo escribía. Escribía realmente muy bien" -cuenta Gastón-. "De hecho editó varios libros de sonetos. Mi abuelo también lo hacía. Yo desde chico me devoraba los libros y escribo desde muy joven. Después la vida te mueve un poco el eje. Pero siempre con mayor o menor frecuencia seguí escribiendo".

Cuando su papá falleció, casi como un homenaje inconsciente, Gastón se decidió a recopilar los textos que llevaba escritos en toda su vida. La tradición familiar no podía perderse. Así nació "Cartas urgentes, cuentos sin prisa" (Quo Vadis Ediciones), un libro de párrafos breves pensados como cartas, y de cuentos cortos, como un diálogo con alguien secreto, o simplemente con el amor, la esperanza o la ausencia.

Además de escribir, Gastón dibuja y pinta. Expresarse se vuelve una necesidad y el arte lo inunda por doquier. En todas sus obras se propone dejar algo de sí mismo, incorporando como elementos sus sentimientos, sus alegrías, e incluso sus miedos. "Cuando uno le pone el alma, alguien recepciona eso. Es como un hilo invisible, que genera otra conexión", remata el autor. Te invitamos a conocer un poco de su obra:

Carta al reencuentro

Sabes que te espero, ¿lo percibes?

Creo que te extraño, ¿lo sientes?

Intuyo que vienes, ¿cuánto falta?

¿Serás tú quien me encuentre o yo quien te busque?

¿Piezas de un perfecto plan predestinado u hojas al compás de un viento en el otoño?

Cómo cruzarán nuestros caminos si ambos no sabemos hacia dónde vamos,

¿tendrá nuestro aliento por fin la encrucijada?

Reencuentro a ti te pregunto, y espero la respuesta.

Sé que me escuchas, escondido en el silencio de la casa, en la distancia entre las camas,

en la frialdad de los diálogos, en el borroso recuerdo, en las horas perdidas,

en los anhelos inconclusos, en las lágrimas derramadas, en la vida que pasa.

Intuyo que vienes... ¿cuánto falta?


Encontrá a Gastón Gaillardou en Instagram como g.g_tallerdecuadros.