Vida Sana

Chía: un milagro contenido en una pequeña semilla

por

28/02/2013

Chía: un milagro contenido en una pequeña semilla

La semilla de chía es considerada uno de los alimentos más importantes de los últimos años debido a la gran cantidad de propiedades que ofrece para bajar el colesterol, como antioxidante natural, fuente de Omega 3, etc. Enterate un poco más acerca de este noble producto.

Por Revista Magna

La historia de esta pequeña  semilla nos remonta a la época precolombina, cuando la chía era uno de los cuatro alimentos básicos de los mayas y los aztecas (civilizaciones de América Central). El consumo de esta semilla era acompañado de maíz, amaranto y porotos. Durante este período no sólo cumplieron la función de alimentos, sino que además se utilizaron para elaborar medicinas.

lLos aztecas usaban la chía en distintos preparados nutricionales y medicinales | Imagen: laplata.olx.com.ar

Según se sabe, los mayas entregaban estas semillas como ofrenda a los dioses, en agradecimiento por las cosechas. Existen pruebas de que el cultivo de esta semilla en el valle de México data del año 3.500 a.C.

Por su parte los aztecas usaban la chía en distintos preparados nutricionales y medicinales, así como también en la elaboración de ungüentos cosméticos. Era una gran fuente de energía en los momentos de guerra para alimentar a los ejércitos.

Cuando América es colonizada, no sólo desaparecieron miles de nativos, sino que además los colonizadores buscaron eliminar las tradiciones existentes para instalar las propias. Esto llevó a que se desvalorizara todo lo que provenía de la cultura maya y azteca, provocando la destrucción de los campos destinados a la producción de esta semilla.

De acuerdo a diversas investigaciones, las dietas precolombinas eran superiores a las que actualmente se consumen en la misma región pero gracias a que la chía logró sobrevivir en pequeñas parcelas en áreas montañosas en las zonas de México, Guatemala y Nicaragua, hoy podemos disfrutar de una de las semillas más beneficiosas.

Ventajas de la chía

-Es la mayor fuente vegetal de ácidos grasos Omega 3

-Contiene antioxidantes, proteínas, aminoácidos, vitaminas, minerales y fibra

-Aporta proteínas muy importantes para las personas vegetarianas

-No contiene gluten

-Sus semillas se pueden consumir solas o incorporadas a otros alimentos

-Es una importante fuente de energía

-Ayuda a controlar los niveles de colesterol y la tensión arterial

-Facilita la digestión, mejorando el tránsito intestinal

-Ayuda a controlar el apetito

-Colabora en el mantenimiento de una buena salud cardiovascular

-Permite controlar los niveles de azúcar, aportando ciertos beneficios para diabéticos

-Pueden consumirlas personas de todas las edades

Todos estos beneficios hacen de la chía uno de los alimentos ideales para acompañar cualquier dieta.

Si optamos por consumirla como semilla, una buena opción es colocar entre dos y cuatro cucharadas de semillas en un vaso con agua o jugo | Imagen: mnatural.com

Sin duda, la fama de la chía en los últimos tiempos se debe a los beneficios y propiedades que ofrece para bajar el colesterol. Por sus componentes -en especial los ácidos grasos insaturados- resulta indispensable para tratar la hipercolesterolemia. Algunas de las propiedades para tratar dicha patología son:

-Contenido elevado de ácidos grasos omega 3 (que sólo pueden obtenerse a través de los alimentos) o ácido linolénico y Omega 6

-Aportan flexibilidad a las membranas de las células, lo cual les permite un mejor metabolismo celular

-Los ácidos grasos que esta semilla contiene permiten aumentar el colesterol HDL y reducir triglicéridos y colesterol LDL

-Además posee un alto contenido en fibra que, como dijimos anteriormente, mejora el tránsito intestinal, eliminando las impurezas y toxinas que se acumulan en el organismo

Cómo consumirla

Hay tres maneras fundamentales de consumir chía: como semilla, aceite o harina. Si optamos por consumirla como semilla, una buena opción es colocar entre dos y cuatro cucharadas de semillas en un vaso con agua o jugo. Debemos mezclarlas enérgicamente para que entren en contacto con el líquido y luego se deben dejar reposar entre 15 minutos y media hora. Una vez transcurrido ese tiempo, por las propiedades de la semilla en contacto con el líquido, se formará un gel que es el que finalmente consumiremos.

Otra opción es consumirla con leche, yogurt, ensaladas, frutas, salsas, sopas, cremas, verduras, etc. En preparaciones más elaboradas, se puede incorporar a la harina 3 o 4 cucharadas de semillas enteras o molidas y utilizarla en masas de panes, galletas, barritas energéticas, entre otras. Lo ideal, según recomiendan los especialistas, es consumirla molida e ingerir de 10 a 25 gramos de semillas de chía al día.

En el mercado además se ofrecen aceites producidos de primera presión en frío con chía, por ello suelen ser mucho más concentrados en Omega 3 que las semillas en sí mismas y que cualquier otro aceite. Resultan ideales para agregar a cualquier comida.

Una receta milenaria

Una de las bebidas que formaban parte de la cultura azteca y que tiene a la chía como protagonista consiste en la llamada “Agua fresca de chía”. Para elaborarla, necesitamos una taza de semillas de chía, 100 ml. de jugo de limón, una taza de azúcar y 2.5 litros de agua.

Debemos remojar las semillas de chía en medio litro de agua durante dos o tres horas. En el resto del agua se añade el jugo de limón y el azúcar. Luego se agrega la chía remojada y se deja un rato en la heladera, después del frío está lista para tomar. Antes de servir, se deben mover las semillas con una cuchara de madera para que se repartan por toda el agua. Y el resultado es una bebida refrescante y digestiva.