Turismo

Chipre, la isla de Afrodita

por

24/07/2015

Chipre, la isla de Afrodita

Mitad griega mitad turca, punto de encuentro entre Europa, Asia y África; además de tener las aguas más limpias de todo el Mediterráneo, tiene mucha historia para contar. Magna te invita a que la conozcas.

Por Julieta Mazzeo | jmazzeo@revistamagna.com.ar

La historia de Chipre tiene un lugar central en la Mitología Griega, y a nosotros nos encantaría empezar este artículo contándote algo al respecto.

En los orígenes de todo lo que conocemos, cuando todavía no había vestigios de vida, ni de mundos, y tan solo existía el vacío, para los griegos estaba lo que ellos llamaban la Abertura, un agujero negro en el que nada podía ser distinguido: el Caos. Luego apareció la Tierra (Gea), que ya no se trataba de un espacio vertiginoso sino que era más bien estable y nítida. Gea era el piso del nuevo mundo, la madre universal por excelencia. El tercer personaje que aparece es Eros -el amor primordial-, aquel que no preside a los amores sexuados, sino al impulso de la vida. Con ese impulso Gea engendra a Urano (el cielo y sus estrellas). También a Ponto, el agua. Engendra a toda la vida que existe dentro de ella.

Entonces así queda conformado el nuevo universo: tenemos a los primeros dioses -Caos, Gea y Eros-, y a las dos entidades paridas -Urano y Ponto-, a quienes también se les rinde culto. A partir de allí, toda la serie de relatos e historias de amor, pasiones oscuras y tragedias con las que encantaron al mundo desde la época de Homero.

La primera de estas historias comienza con la castración de Urano. Imaginen al cielo continuamente tendido sobre la tierra, cubriéndola por completo. En esta instancia el amor primordial no puede tener otra función que la sexual, allí vemos a un Urano apareándose con Gea sin cesar. Tal es así que, del fruto de este amor, nacen varios hijos (la primera generación de Titanes) los cuales no logran salir del vientre de su madre porque su padre está continuamente saciándose en ella. La madre universal, molesta y desesperada, arregla con Cronos -el más joven de sus hijos- una trampa para liberarse de la presión de su padre. Entonces, cuando este vuelve a penetrarla, Cronos corta su falo con una hoz y lo arroja al mar. A partir de ese momento, Urano se separa definitivamente de la tierra, y se va muy alto, tal como podemos apreciar ahora al cielo. También surgen otros hechos, pero el que más nos incumbe a nosotros es el de la castración, ya que de la mezcla del semen de su falo una vez caído en el Ponto, y de la espuma de las olas, es que nace Afrodita.

Nicosia tiene uno de los niveles de vida más altos del mundo. | Imagen: avueltasporelmundoblog.files.wordpress.com

La nueva diosa del amor, la que navegó perdida en el Mare Nostrum hasta arribar a las costas septentrionales de su isla: Chipre. Se dice que tras sus pasos crecieron las flores más hermosas y perfumadas de todos los tiempos, así como Eros e Hímero, el amor y el deseo. Ya no sería este el mismo amor que el primordial, sino aquel amoroso, que va a unir de ahora en adelante a los seres mediante juegos de seducción y celos.

Teniendo en cuenta a Chipre desde esta perspectiva, no podemos más que pensarla como a un lugar especial en el mundo.

La tercera isla más grande del Mediteráneo -después de Sicilia y Cerdeña- es el punto de intersección entre África, Medio Oriente y Europa. Lugares que fueron cuna de civilizaciones por miles de años. Tierras y mares que se surcaron y batallaron para construir la historia que hoy conocemos. Esta isla, sin dudas, habrá servido de escala en todas aquellas travesías, empezando por los antiguos micénicos, fenicios, babilonios, luego los persas, los griegos, Ptolomeos, romanos… hasta concluir con el Imperio Otomano. Bajo el dominio de todas estas culturas se inscribe la identidad de los chipriotas. Y es imposible comenzar a hablar de este país sin antes nombrar a las dos culturas que la presiden: la griega y la turca.

Se dice que hoy día nadie es completamente “chipriota”, se es más bien o grecochipriota o turcochipriota. Afirmar lo contrario resultaría hasta ofensivo. Teniendo en cuenta que una cultura tan fuerte en la historia de la humanidad como la griega fue la que más tiempo dominó la isla, es fácil poder entender por qué hay tantos chipriotas que se sienten griegos. De hecho, luego de la declaración de independencia con Inglaterra, pidieron la adhesión con dicho país (como lo había logrado Creta en su momento), pero aquí no sería un tema sencillo de resolver.

Alguien se preguntará qué tiene que ver Inglaterra en toda esta cuestión, y es que luego de la Primera Guerra Mundial se disolvió el Imperio Otomano y muchos de sus territorios se dividieron entre las potencias europeas. En este caso, Chipre quedó bajo dominio inglés, y su legado fue de tal magnitud que todavía se conservan muchas de sus costumbres como, por ejemplo, manejar por el lado derecho. Dato que hay que tener en cuenta al momento de alquilar un auto.

Capilla cristiana ortodoxa sobre un acantilado en la playa de Ayia Napa. | Imagen: Julieta Mazzeo

Otra de las culturas fuertes que ocupó la isla durante muchos siglos fue la turca, cuando el Imperio Otomano aún tenía la supremacía de gran parte de esa zona del globo. Aunque menor que la griega, siempre fue aproximadamente del 30% de la población. Por demás estaría aclarar que esta minoría siempre se opuso a la enosis de Chipre y Grecia, creando tensión entre las partes.

Cuando se logró la independencia con Inglaterra, se firmó un pacto entre Chipre, Turquía y Grecia en el que se proclamaba una república binacional, respetándose ambas culturas. Los grecochipriotas estarían autorizados a usar la bandera de Grecia, cantar su himno y seguir a la Iglesia Ortodoxa; mientras que los turcochipriotas mantendrían su religión musulmana, usarían la bandera de Turquía al lado de la de Chipre y también cantarían su himno. Pero claro, cualquiera que conozca un poco la historia del mundo sabrá entender que los acuerdos de paz nunca duran lo suficiente.

En resumidas cuentas, la situación actual es la siguiente: existe una linea divisoria entre los sectores de las distintas culturas en tensión, la que ellos llaman “the green line” por estar custodiada por la ONU (si les interesa el dato, hay 183 cascos azules argentinos hoy en día en Chipre), y ser la zona “libre de fuego”. Históricamente, nunca estuvieron separados por sectores pero un conflicto bélico que hubo en los años '70 los llevó a esta situación, incluso, a la de abandonar ciudades enteras que hoy pueden verse desde lejos completamente vacías, como ciudades fantasmas, como tal es el caso de Famagusta.

Desde aquel momento, además, hay tropas turcas apoyando a sus hermanos chipriotas y, por esa razón, es muy habitual escuchar a cualquier griego decir que “los turcos están ocupando la isla”. Sin embargo, aunque literalmente esto sea una verdad, si nos proponemos desmenuzar la historia con atención, quizás podamos llegar a un punto de vista más neutral, teniendo en cuenta que los primeros en romper el pacto fueron los griegos, unidos a un grupo revolucionario de Atenas. Pero nosotros aquí no estamos para hablar de política exterior, sino para deleitarnos con nuevos rincones del mundo y sus culturas.

Playa principal de Protaras,  lugar ideal para un descanso en familia. | Imagen: Julieta Mazzeo

Actualmente, Chipre es miembro de la Unión Europea y es reconocido mundialmente como una República Presidencialista. Por su parte, la República Turca del Norte de Chipre solo es reconocida por Turquía.

Nicosia, la capital del país, y la última capital dividida del mundo, puede ser un buen punto para comenzar a caminar estas tierras. Sobre todo porque desde hace muy poco tiempo se liberaron zonas y ahora es mucho más sencillo cruzar la frontera, más aún siendo turista. Aunque puedan verse helicópteros de vez en cuando, o los cascos azules circulando, hay que saber que la isla es un territorio seguro, así que no hay que ir con miedo.

Cuatro o cinco días pueden ser suficientes para recorrerla. Los destinos más importantes son: el casco histórico de Nicosia (desde donde se puede cruzar la frontera), las ciudades de Paphos, Larnaca y Limassol que, además de buenas playas, tienen sitios arqueológicos para visitar. La ciudadela griega de Kourio con su gran teatro griego y el santuario de Apolo. El Parque Nacional Troodos en el centro del país donde, además de hacer eco turismo durante todo el año, en la temporada invernal se puede esquiar y, debido a las altas temperaturas de la zona continental, también se puede disfrutar de un after esquí en las playas de Limassol que son las más cercanas. ¿Increíble o no? El poder gozar en un mismo día de la nieve y el mar no es algo habitual.

Las ciudades costeras de Ayia Napa y Protaras son el principal punto turístico en el verano, mayormente visitado por ingleses y rusos. Cuentan con una extensa variedad de oferta hotelera y gastronómica, así como también de vida nocturna. Sus aguas -además de  ser las más limpias de todo el Mediterráneo- son muy tranquilas, casi como una pileta. Ideal para unos días de relax en pareja, o unas vacaciones con niños pequeños. Si se busca un poco más de adrenalina, habrá que ir a las playas de Paphos que son las más turbulentas.

Teatro griego de la ciudad de Kourio. | Imagen: Julieta Mazzeo

Con respecto a la zona norte, perteneciente a los turcos, y de la que poco quieren hablar los griegos (de hecho en todas las guías turísticas figura como “Chipre ocupado”), hay quienes concuerdan que tiene las playas y los edificios antiguos más lindos. Han convertido iglesias en mezquitas y la amalgama dio como resultado arquitecturas muy interesantes.

Chipre es, sin dudas, un lugar en el mundo que merece ser visitado en algún momento de la vida. Un lugar pequeño en el que habitan culturas muy diferentes. Un lugar protagonista en la cuna de la humanidad. Un lugar para, sí o sí, rendir culto a su diosa y sentirse exuberante.

¿Querés ir?

Las opciones para llegar en avión no son muchas dadas las pocas compañías que llegan a la isla. Desde hace unos años Chipre no cuenta con una aerolínea nacional, por lo cual debe depender de vuelos internacionales. Pero si se organiza con tiempo, seguramente se pueda encontrar un buen itinerario.

Desde Europa, empresas como Alitalia, Air France, British Airways y Lufthansa cuentan con varias frecuencias semanales aunque todas con escala. Pero dada la relación que vincula Chipre con Inglaterra como ex colonia, desde Londres se pueden encontrar las mejores conexiones y hasta algún que otro vuelo directo. Las únicas aerolíneas que vuelan directo, sin embargo, son las low cost RyanAir y Vueling, aunque con pocas frecuencias semanales y la ultima solo en temporada de verano. Desde Oriente Medio se puede volar fácilmente partiendo de Israel.

¿Deseas saber un poco más?

Como la relación entre países de la Iglesia Cristiana Ortodoxa es muy fuerte, y sus lazos son como una hermandad, muchos rusos eligen este país para sus vacaciones y, también, para realizar negocios e inversiones. La reconstrucción de la marina de Limassol, por ejemplo, es una reciente inversión rusa.

Otra de las costumbres de los miembros de esta iglesia es la de festejar el nombre de su santo. La mayoría de las personas son llamadas como un santo, entonces ese día se realiza el festejo que es más importante, incluso, que el del cumpleaños. Pero claro, no todos son llamados con nombres de santos católicos, entonces, hay un día especial destinado al festejo de quienes, por ejemplo, llevan nombres de griegos paganos, como Penélope. No tienen el día de su santo, pero al menos tienen un día para celebrar su nombre.


Ahora podés seguir leyendo: Bienvenidos a bordo