Vida Sana

Cibercondría: diagnosticado por la web

por

29/05/2013

Cibercondría: diagnosticado por la web

Es uno de los males más corrientes asociados al uso de la tecnología. Los médicos rechazan está practica y cada vez son más las personas que confían en el diagnostico que nos proporciona internet.

Por Revista Magna

En algunos casos podríamos pensar que la información que encontramos en la red nos puede ayudar a entender nuestra salud o incluso un síntoma en particular. Sin embargo, es una potencial fuente de generación de ansiedad para las personas que tienen poca o nula formación médica.

Estudios recientes afirman que el 85% de los pacientes consulta en la web temas de salud antes de acudir a la consulta o incluso luego de haber sido diagnosticado por el médico.

La cibercondría provoca autodiagnostico y automedicación. Imagen: cambio.com.co

Hoy la práctica recurrente es abrir Google y colocar en el buscador todos los síntomas que padecemos pretendiendo encontrar el diagnóstico exacto.

El termino cibercondría fue acuñado por los investigadores Ryen White y Eric Horvitz de Microsoft Research para referirse a esta tendencia de infundada preocupación que  genera unos determinados síntomas como resultado de la búsqueda en la literatura médica que se puede encontrar en internet.

Por su terminación, la asociamos a la hipocondría, definida como una afección caracterizada por una gran sensibilidad del sistema nervioso que provoca una preocupación constante y angustiosa por la salud. Es así como este nuevo término se genera de la conjunción de este trastorno asociado a la búsqueda y consulta constante a través de Internet.

Estos investigadores parten de un amplio estudio que analiza la experiencia de cómo la gente busca información médica en la web ante síntomas comunes que la mayor parte de las veces son benignos. El problema reside en que un simple dolor de cabeza o de estómago puede ser interpretado erróneamente como muy grave, dando por resultado por ejemplo, algún tipo de tumor.

La cuestión radica no sólo en la práctica de buscar en Internet, sino que además esto se ve complejizado por los motores de búsqueda que tienen el potencial de provocar una escalada innecesaria de información que va mucho más allá de lo que inicialmente se pretende.

La situación se agrava aún más, ya que los afectados por la cibercondría suelen autodiagnosticarse y recurren a la automedicación basándose en ese “diagnóstico web”. Este hecho puede tener graves consecuencias y efectos adversos, ya que todo diagnóstico debe ser hecho por un médico, así como la supervisión de cualquier tratamiento y/o medicación.

¿Cómo prevenimos la cibercondría?

Antes que nada debemos ser consientes de que Internet es una buena fuente de información para otras cuestiones pero no para lo referido a la salud y mucho menos al diagnostico y la medicación.

Es importante seguir confiando en el diagnostico y tratamiento médico y sobre todo educar a nuestros hijos sobre el uso responsable y correcto de la web.