Turismo

¿Cómo elegir el mejor asiento del avión?

por Gustavo Gerrtner

20/11/2014

Ya sea que estemos solos o acompañados, o que se trate un trayecto corto o largo, viajar en un asiento cómodo es una de las cosas más importantes. Algunas aerolíneas suelen reducir el espacio entre butacas e incluso cobran por seleccionar algunas de ellas, sin importar la clase en la que viajemos. Es por eso que en esta nota te contamos qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir el mejor lugar -sin gastar de más- para que nuestro viaje sea lo más placentero posible.

¿Cómo elegir el mejor asiento del avión?
Que nos toque un buen asiento no es sólo cuestión de suerte. | Imagen: spencerboerupblog.com

Si estamos por comprar nuestro pasaje, podremos ver que muchas compañías permiten seleccionar el asiento sin costo adicional. Para saber cuál es el mejor de todos los disponibles, podemos chequear las reseñas en SeatGuru. Este sitio web permite conocer, gracias al aporte de los usuarios, las características de las butacas de cada avión de casi todas las aerolíneas del mundo. Basta con buscar filtrar según los datos de nuestro vuelo y tendremos de inmediato un mapa completo del interior del avión que nos tocará para esa ocasión. De este modo, podemos adelantarnos y elegir el asiento que tiene el mejor espacio para estirar las piernas o incluso aquel que cuenta con tomacorriente para cargar nuestros dispositivos móviles.

SirChandler es un reconocido blogger de viajes y aviones. Es probable que haya pasado más tiempo arriba de un avión que con los pies sobre la tierra. Por eso, cuando Revista Magna le preguntó qué tiene en cuenta a la hora de elegir su asiento dijo: “Suelo viajar en la parte de atrás del avión, porque si el mismo no está lleno, hay más chances de tener lugares vacíos y poder ‘ocupar’ ese espacio extra. También en muchos casos sirve para embarcar primero, pero claro, se baja entre los últimos”. Y agregó: “En los vuelos largos tampoco buscaría sentarme cerca de los baños, porque estaría escuchando siempre los ruidos de la puerta con gente entrando y saliendo”.

Si viajamos con un bebé, dependiendo del tipo de avión, la aerolínea puede ofrecernos un moisés. Los mismos suelen ubicarse en el inicio de cada sección. De este modo, habrá una doble ventaja: espacio extra para los padres y la tranquilidad de poder dejar a sus hijos en un lugar cómodo. En el caso de viajar con niños pequeños, lo ideal es elegir asientos del lado de la ventanilla y no sobre el pasillo. Esto se debe a que probablemente necesitemos levantarnos para acompañarlos al baño, y así evitar molestar al resto de los pasajeros.

 SeatGuru nos ayuda a conocer de antemano los mejores (y peores) asientos del avión. | Imagen seatguru.com

“Por lo general, todos los asientos se reclinan por igual, salvo los de la última fila que en algunos casos no se reclinan” explicó SirChandler. También dijo: “La fila previa a la salida de emergencia tiene recline limitado: esto es porque en caso de una emergencia, puede obstaculizar una eventual evacuación del avión”. Hay que saber que la fila de emergencia no es sólo para estirar las piernas. De hecho, es lo último en lo que habría que pensar (si bien es inevitable). En caso de un problema, la persona que esté sentada en esos asientos será la que ayude a la tripulación a abrir la puerta de emergencia. Y también tiene que saber que en el despegue y aterrizaje no puede estar durmiendo ni con bolsos o cosas en el piso, como en el resto de los asientos.

Con esta información, los vuelos pasarán a ser una parte agradable de tu viaje.