Cultura

¿Cómo empezar a pintar?

por Gastón Gaillardou

14/06/2017

Gastón se dedica a este arte desde hace muchos años. Todo empezó sin que se diera cuenta, y luego se volvió una parte fundamental de su vida. Hoy, desde su taller, nos cuenta las claves para que te animes y empieces vos también a dar pinceladas.

¿Cómo empezar a pintar?
El artista, trabajando en una nueva obra.

Todos los días alguien me pregunta cómo se hace para aprender a pintar. La respuesta parece simple: anotarse en un curso. Pero en esta breve reseña quiero darte mi parecer al respecto, desde la perspectiva de alguien que pinta sin haber pasado nunca por ningún taller.

La pintura, así como la escritura o la música, son a mí ver expresiones del alma. Por lo tanto, entender esto y darle un sentido prioritario es fundamental. Sin esto la técnica puede ser muy buena, pero estará despojada de la capacidad de transmitir, y eso sí es algo que un artista no puede permitirse. No quiero decir que no debas asistir a un taller o curso en donde te proporcionen herramientas útiles para la tarea. Pero sí procurá siempre no estar condicionado solo por la técnica. Esta tiende a veces a igualarnos y se generan obras similares. Mejor aún, ¿por qué no probar con salirse de los esquemas?

Hasta acá parece fácil, sin embargo intuyo que querés saber cómo se comienza. Muchos de los que hoy pintamos comenzamos dibujando. Un lápiz negro o una simple birome son en general las primeras herramientas para expresar tu arte. Pero probá hacer lo mismo cambiando la hoja por el lienzo y el lápiz por acrílicos y pincel. Es mucho más simple de lo que parece.

Al principio algunos copian y luego se aventuran a dar rienda suelta a sus propias creaciones. Un consejo: no desesperes por encontrar rápido tu propio estilo. Eso llega solo con el paso del tiempo. Tampoco te limites a una idea fija. Muchas veces (es mi caso) comenzás a pintar a partir de una idea y luego el resultado final es completamente diferente.

Mi "técnica" o estrategia, por así llamarla, consiste justamente en la falta de ella. Comienzo con el fondo, mezclo colores y luego le voy dando forma a los detalles, los cuales suelen tapar a veces casi por completo lo hecho al inicio. En definitiva, el arte "fluye". No puede ser parte de un esquema. Lo que realmente creo es que habita dentro de cada uno de nosotros, sólo hay que dejarlo salir y adoptar el resultado. 

Si tenés ganas de pintar, quizás debas comenzar por decidirte a hacerlo. Buscá una superficie (puede ser un lienzo, una pared o la puerta de un placard antiguo) y fijate qué sale. Seguramente el resultado te sorprenda.