Vida Sana

Conseguí cuidar tu dieta en el trabajo con hábitos saludables

por

28/02/2013

Conseguí cuidar tu dieta en el trabajo con hábitos saludables

Sabemos que llevar un régimen por tiempo prolongado es difícil pero en la oficina puede ser aun peor. Te ofrecemos tips infalibles para que mantengas la línea aun si tenés un trabajo sedentario.

Por buenacuerdo.com.ar para Revista Magna

Estar delgado y en forma puede suponer un auténtico sacrificio con el paso del tiempo si no se han adquirido hábitos saludables. Entre todos los lugares en los que resulta más complicado mantener el peso, la oficina ocupa uno de los primeros puestos. Y es que el espacio de trabajo puede constituirse como todo un handicap para cumplir el régimen, especialmente por el estrés y la ansiedad acumulados, los snacks calóricos, la ingesta de alimentos ante la pantalla de la computadora o la vida sedentaria.

Entre todos los lugares en los que resulta más complicado mantener el peso, la oficina ocupa uno de los primeros puestos. Imagen: efeblog.com

Si querés evitar que las horas de trabajo afecten de forma negativa tu salud y te hagan ganar peso de más, es fundamental tener algo de voluntad y seguir unos consejos sencillos para mantener una dieta equilibrada. Cambiá tus hábitos para conseguir, además de ganar la batalla del peso, sentirte más seguro de vos mismo, más optimista en tu día a día, y ser más eficaz en tu trabajo.

  • Huí de la panadería y de los aperitivos industriales: Todos estos productos de consumo rápido te darán muchas calorías sin proporcionarte energía. Para calmar el hambre cambiá estos alimentos por otros realmente sanos y nutritivos, como un jugo natural, un puñadito con tres o cuatro almendras, una galleta de arroz o una fruta.
  • Socializá con tus compañeros en los almuerzos: No comas nunca frente a la pantalla de la computadora ya que dejarás de ser consciente de las cantidades que ingerís. Por el contrario, salí a almorzar con tus compañeros de trabajo. De esta manera, vas a tomar menos alimentos, de forma más pausada, y afianzarás tus relaciones personales y profesionales.
  • Bebé agua o líquidos: El agua no sólo te saciará y ayudará a que reduzcas la silueta a través del drenaje, sino que evitará que caigas en el picoteo al mantenerte hidratado. Y es que, en no pocas ocasiones, la sensación de sed puede ser confundida con la de hambre, llevándonos a comer cuando no lo necesitamos.
  • Cuidá los horarios de tus comidas: No comas a deshoras ya que descuadrarás tu cuerpo, que se empeñará en guardar más grasas al no reconocer cuando comerá otra vez. Pedile a tu jefe que te ponga horarios regulares para el almuerzo, siempre a la misma hora en la medida de lo posible.
  • No te saltés las comidas y comé cada cuatro horas algo ligero: Saltándote comidas engordarás más, ya que los picos de glucosa serán interpretados por tu metabolismo como carencia, y este te hará comer más en la siguiente ingesta.
  • Llevá tu comida casera a la oficina: Para evitar comer alimentos que no sabás cómo han sido preparados, ni que aderezos incluyen exactamente, lleva tu propia comida a tu puesto de trabajo. Y si te ves obligado a comer fuera, optá siempre por carnes y pescados a la plancha que vos mismo condimentarás.
  • No te aburras de la dieta: Navegá por internet para encontrar recetas variadas hipocalóricas o anotate en un curso de cocina exótica para dar un nuevo aire a tus platos de régimen.
  • El ejercicio es clave: Para estar en forma y reducir el peso de más acumulado, cambiá el auto por una bicicleta para ir a la oficina. Las encontrarás a buen precio en páginas web que contengan una gran variedad de anuncios. Y si estás buscando trabajo, aprovecha el tiempo libre para hacer algo más de ejercicio al aire libre, ¡te sentará bien!