Cultura

De YouTube a la biblioteca

por Ana Virginia Lona

11/04/2016

Gran cantidad de jóvenes videoblogueros han publicado libros, con los que han ganado que sus seguidores se conviertan en lectores, mientras que los defensores de escritores más tradicionales los miran de reojo.

De YouTube a la biblioteca
IMAGEN: “El libro troll” de El Rubius propone que el lector haga de su día a día un experimento y que cuente sus vivencias en las mismas páginas de la publicación.

La onda videobloguera ha llegado a las librerías. La mayoría de los youtubers que más público reúne en el mundo hispanoparlante de internet ha publicado un libro. Textos que van desde historias de aventuras interactivas, instrucciones para ser un buen troll o una novela de ciencia ficción. El libro producido por este grupo es un nicho comercial de mucho éxito en el mundo.

El día que los youtubers publicaron libros

El famoso Rubius tiene un éxito de ventas con El libro troll, que ya desde el título da cuenta de la dirección que toma el asunto de la publicación. Sí, es un instructivo para ser un troll, digamos. Impulsa al lector a hacer bromas a sus allegados y luego mostrar los resultados en las plataformas audiovisuales1.

Otro dúo de youtubers escritores es el compuesto por Willyrex y Vegetta777, que lanzó un libro de ficción llamado Wigetta. Un viaje mágico para niños y jóvenes, inspirado en las aventuras de los videojuegos y cuya lectura interactiva lleva a los lectores a elegir la dirección que esta tomará de acuerdo con los capítulos que elijan leer.

Yellow Mellow tiene en su anaquel su propio libro llamado Aquí cada cual con sus cosas: Guía para la vida2. En este texto, la autora expone su propia filosofía de vida, tal cual cuenta en el prólogo. Sería una suerte de extensión de lo que ya plantea en su canal de YouTube.

Dalas Review, un videobloguero español de 22 años, ha publicado a principios de 2016 su primera novela llamada Fugitivos en el tiempo. El joven autor cuenta en su perfil de Wattpad que la escritura lo acompaña desde la infancia y que ha cumplido su sueño como escritor.

Un libro por el canal de YouTube o al revés

Ser un videobloguero no impide que alguien tenga otros intereses. Evidentemente muchos de ellos producen un tipo de texto que responde a los intereses de su público mayoritario y aprovechan un nicho comercial con mucho potencial, pero otros consideran a la escritura como una de sus pasiones y el éxito en internet les ha permitido hacer realidad su sueño. Si no tuvieran la notoriedad que tienen, quizás la publicación del libro hubiera tardado años en concretarse o no se hubiera dado.

Un artículo de febrero de 2016 del diario La Nación da cuenta de este fenómeno. Para realizarlo, consultaron al cofundador de un sitio dedicado a la venta de libros en línea, Matías Casoy, quien asegura que los jóvenes consumen literatura que es producida por sus coetáneos.

¿Qué onda con los prejuicios?

El prejuicio que sufren los vlogueros es tan grande que pareciera que tienen que justificarse a cada paso que dan. Suele menospreciarse cualquier habilidad que tengan, más allá de su éxito en las redes sociales audiovisuales. Como si ser una estrella en internet suprimiera cualquier otro talento potencial o ya bastante pulido que tenga la persona. Ante todo, son personas cuyos intereses suelen canalizarse a través de internet, el cual les permite ganar dinero y así costear otros intereses que surgen o que ya estaban presentes.

¿Leer en la escuela a los youtubers?

¿Es una locura lo que planteo? Soy de los que opinan que cualquier libro que te abra las puertas a la lectura es bienvenido, pero el hábito de leer requiere de la interacción con los demás cuyas lecturas sean diversas.

En su momento, cuando Harry Potter apareció -en especial en el mundo académico- se veía con horror que los niños y jóvenes comenzaran con este tipo de literatura. Sin embargo, por algún lado tienen que empezar, ¿o no?

Sí, nos encantaría que leyeran el Quijote sin chistar, pero denles tiempo, ya llegarán. No es ningún secreto que la mayoría de los chicos no lee. Y tampoco es un secreto que los adultos tampoco leen.

En este momento, los jóvenes han creado su propio grupo virtual de lectores, casi sin proponérselo, y se recomiendan textos entre sí. Lo rico y prolífero de la lectura es la variedad. Sería muy bueno ampliar esa interacción y que no se limite en una misma franja etaria. Aunque rara vez la lectura es lineal e inmutable con los años, los adultos podrían aportar sus propias lecturas a sus hijos.

En una casa en la cual leen los adultos, suele suceder que esto sea imitado por los más pequeños. También nosotros podríamos comenzar con un lindo hábito y contagiar esas ganas de explorar autores y géneros diversos. No está mal que un videobloguero publique un libro y nuestros hijos lo devoren. Lo malo sería que toda su lectura se agotara allí.


1-Primer capítulo de El libro Troll de El Rubius.

2-Prólogo del libro de YellowMellow Aquí cada cual con sus cosas: Guía para la vida con vista previa en Google Libros.