Tendencias

Deco ecléctica: fusionando estilos

por Revista Magna

28/02/2013

Se trata de un estilo que por sobre todas las cosas es personal y permite jugar con la imaginación y combinar objetos y accesorios de distintas épocas, todo en un solo lugar.

Deco ecléctica: fusionando estilos
La clave: saber combinar objetos clásicos y modernos.

El término eclecticismo proviene del griego “eklegein” que significa escoger. Fue aplicado a la filosofía para designar a la compatibilidad de puntos de vista, su mezcla y combinación hasta lograr un todo orgánico. Entrada nuestra época, más precisamente en el siglo XX, fue plenamente incorporado en la decoración de interiores.

Suele ser la opción ideal cuando planificamos la decoración de nuestra casa o de un ambiente y nuestro gusto no sigue un estilo definido. También nos puede pasar de coleccionar elementos de lo más diversos que pueden o no pertenecer a una misma corriente arquitectónica o decorativa y que a partir de su conjunción pueden convertirse en un sello muy personal para nuestro hogar.

La conjunción de diversos estilos como el clásico, el colonial, el rústico, el moderno y el tecnológico da por resultado un espacio absolutamente personal y funcional.

Lo llamativo es que el estilo ecléctico se caracteriza por la ausencia total de normas en decoración, ya que en realidad satisface la necesidad de incluir en un mismo espacio una gran variedad de gustos y formas de una manera estética. Generalmente, aunque de forma inconsciente, optamos por este estilo, sobre todo en espacios que se caracterizan por alguna temática en particular como una inspiración cinéfila, el exotismo y lo artesanal.La clave es saber combinar objetos clásicos y modernos. Además de permitirnos adoptar diferentes objetos, podemos darnos la libertad de combinar materiales de todo tipo como madera, cristal, resinas plásticas, metales, etc.

El lugar ideal para decorar con este estilo sin dudas son las salas de estar, porque brindan un espacio excelente para abrir nuestra mente y dejar volar la imaginación.

En este espacio, los muebles son ideales para lograr el estilo ecléctico, ya que podemos optar por un sillón de corte clásico con patas labradas y acompañarlo con sillones individuales muy modernos.

Revista Magna
El estilo ecléctico se caracteriza por la ausencia total de normas en decoración. | Imagen: decoracionia.com

Otra sugerencia podría ser combinar un sofá moderno minimalista con una lámpara colgante antigua y acompañar el conjunto con telas de texturas clásicas (bien podría ser colocarlas en las fundas de almohadones).

La cocina también es un lienzo en blanco posible de ser intervenido desde el eclecticismo, podemos pensar en utilizar muebles de maderas rústicas, con cuadros de madera moderna e integrar al espacio una cocina y una campana  contemporáneas. Jugar con lo rústico y el acero inoxidable es una buena opción.

El eclecticismo resulta ideal para aquellas personas que gustan de exhibir objetos familiares, reliquias, cuadros, souvenires, trofeos, etc.

Detalles a tener en cuenta

Antes de comenzar debemos pensar en la temática, de allí se desprenderá todo lo demás, para poder lograr mezclar todo en un mismo espacio de manera armónica y con mucho estilo.

La iluminación nos permite resaltar un espacio o un elemento como puede ser un objeto o las paredes. Pensar en estanterías en donde los objetos tengan una iluminación particular es una buena opción para resaltar aquello que deseamos mostrar.

Los colores en el eclecticismo no son un obstáculo, fácilmente se complementan de manera fresca y excitante. Las paredes pintadas en tonos crema o blanco y resaltadas con elementos atractivos a la vista aportan vida a cualquier lugar.

También podemos apelar a colores vivos que llamen la atención o a la combinación de colores oscuros sobre claros. Aquí podemos jugar sobre las superficies, aplicando los toques de color en paredes, tapicería, alfombras, cortinas, etc.

Los adornos marcan este estilo, permitiendo incorporar desde piezas arqueológicas, bustos, cuadros, hasta infinidad de complementos. Sin embargo, no debemos excedernos en la cantidad de piezas que colocamos.

Cabe resaltar que en este estilo no existe el error en la selección de distintos estilos y lo importante es atrevernos a incorporar elementos que pudieran parecer antagónicos. Así el espacio que logramos podrá resultar divertido y dramático, espiritual y sensual, excéntrico, atrevido y colorista.