Turismo

Destinos soñados: Las Tanusas Resort and Villas

por

15/05/2015

Destinos soñados: Las Tanusas Resort and Villas

De visita en Buenos Aires, el arquitecto chileno Bernardo Bouquet Crespo habla, sin ocultar su entusiasmo, de Las Tanusas Resort and Villas, un emprendimiento enclavado en una de las playas más hermosas del Pacífico ecuatoriano que lleva su firma de autor.

Por Alba Muñiz

“El proyecto de Las Tanusas Resort and Villas surgió primero como hotel, después se expandió con bungalows y ahora estamos desarrollando un complejo habitacional”, nos cuenta el arquitecto Bernardo Bouquet Crespo, quien se encargó del diseño del hotel y del master plan, y es presidente de la compañía inmobiliaria a cargo del emprendimiento.

Bouquet Crespo se encuentra montando "una compañía dedicada a hacer temas hoteleros/inmobiliarios en Latinoamérica", entre muchos otros proyectos que lleva a cabo.

El complejo está ubicado en la zona de Puerto Cayo, en la costa ecuatoriana -donde se encuentran hermosas playas de arena blanca- y cercano a la ciudad de Manta, capital de la provincia de Manabí.

Bouquet Crespo define la propuesta del hotel como “versátil” porque “está pensada para aquellos que se quieren alejar del mundo y eligen descansar en un lugar con todas las comodidades". Pero también hay opciones para realizar actividades variadas, dentro del mismo complejo o haciendo excursiones a lugares cercanos.

“Tenemos 500 metros de playa privada. Tú eliges entre irte a una villa, equipada con piscina propia, living comedor y cocina o estar en el hotel. Si no quieres ver a nadie te quedas en tu bungalow y pasas el fin de semana tranquilo. O, si deseas un poco más de acción, vas al edificio principal, donde está el restaurant, el spa, el gimnasio y puedes jugar tenis o golf”, explica.

La temporada alta es de diciembre a mayo, donde se disfruta a pleno del sol y la playa. Pero a lo largo del año hay distintas actividades para realizar. “El Pacífico es un buen lugar para hacer surf y buceo. También se puede observar mucha flora y fauna. Estamos cerca de Galápagos, entonces todos los pájaros que hay en la isla también están aquí. Y si bien no tenemos tortugas gigantes, en agosto hay avistaje de ballenas jorobadas. O puedes ir a observar monos al bosque de Pacoche o visitar una reserva arqueológica”, señala.

Además, se organizan excursiones a la Isla de la Plata, que está frente a Las Tanusas y en la que habita una gran variedad de aves. Esta pequeña isla forma parte del gigantesco Parque Nacional Machalilla -ubicado en las cercanías del hotel-, uno de los pocos lugares en Ecuador donde la selva se junta con el mar.

Otras opciones son snorkeling, pesca de altamar, senderismo, cabalgatas, kayaking y biking. “Así que puedes descansar, o hacer turismo aventura o las dos cosas”, remacha el arquitecto. “Mucha gente viene a Las Tanusas antes o después de ir a Galápagos, donde el ritmo de actividades es muy fuerte. Entonces aquí se recuperan”, explica.

“La compañía con la que estoy haciendo este emprendimiento es una multinacional que se dedica a construir ciudades privadas en el mundo. Entonces ponemos el ojo en darle el equipamiento a la gente que se quiere ir a vivir en mitad de la nada, básicamente”, reflexiona sobre el complejo habitacional que se está levantando cerca del hotel.

Las Tanusas es un proyecto -podría decirse- familiar. El inversionista mayoritario es cuñado de Bouquet Crespo. Y  la denominación del emprendimiento proviene de la unión de dos nombres de integrantes femeninas de la familia.

La temporada alta para visitar el complejo es de diciembre a mayo, donde se disfruta a pleno del sol y la playa.

Cómo se hizo Las Tanusas

Utilizando software de última generación -los planos en papel ya parecen ser historia antigua para algunos arquitectos- se pensó en encarar construcciones que unieran lo contemporáneo y la vanguardia con las edificaciones típicas de la provincia de Manabí.

“Y de la nada nosotros hicimos un desarrollo inmobiliario en el que quisimos unir lo sofisticado del mundo europeo o americano, de donde yo estaba viniendo, e incorporarlo en este mundo latinoamericano mucho más agreste. Por tal motivo, nos basamos en los elementos propios de la zona para proponer un diseño arquitectónico. Y nos valimos de los mismos materiales que usa el lugareño para construir sus casas. Y eso yo creo que nos salió bien. Quedó bonito”, se enorgullece.

“Por ejemplo, utilizamos el cade, que es una planta que se ha usado toda la vida en la zona y que es muy buena contra la lluvia. En el hotel tenemos losas de hormigón y sobre ellas ponemos el techo de cade”, informa.

También usaron caña guadua, una especie de bambú que crece en la región. “Es acero pero de madera. Tiene su misma flexibilidad aunque, obviamente, una resistencia a la fuerza mucho menor. Y, además posee una estética muy local”, señala el arquitecto.

Muchas personas se acercan a Las Tanusas antes o después de ir a Galápagos para recuperarse de la gran cantidad de actividades que realizan allí.

Otro material utilizado es la teca, considerada la reina de las maderas y con la que los ingleses construían sus barcos en el siglo diecinueve. “Es la única madera que resiste el ataque del comején”, informa Bouquet Crespo. Y agrega: “Es el nuevo petróleo en Ecuador. Está bastante cotizada y hay muchas plantaciones, al igual que en Colombia y Bolivia”.

“Los lugareños construyen siempre sobre pilares para preservarse de la humedad y de los animales. Por eso edifican en altura. Nosotros usamos pilares de hormigón, porque el esqueleto debe ser bien sólido. El hormigón le da a tu edificio una duración mucho más larga”, comenta.

“Además, buscamos opciones ecoamigables. La doble cubierta del techo hace que los edificios se calienten menos. Las losas del piso son ventiladas y tenemos ventilación cruzada. Son todas formas de amortiguar el calor y que reducen el uso de aires acondicionados. También contamos con paneles solares para calentar el agua, incluso la de las piscinas. Todo contribuye a que el proyecto sea bastante sostenible en sí”, explica.

Para el complejo inmobiliario se hizo un concurso internacional. Se presentaron diez arquitectos y ganaron seis, entre ellos la argentina Stella Maris González, que ahora vive en Milán y trabaja para Dolce&Gabbana. “Tenemos un abanico de arquitectos a quienes les pedimos que siguieran trabajando con el mismo concepto utilizado para la construcción del hotel. Así surgieron algunas casas que son un poquito más contemporáneas, otras que lo son menos, pero la idea es que todos los diseños tengan una lectura similar siendo distintos entre ellos. Son de muy baja altura, poca densidad, exclusividad y buenos materiales. Y también incorporan elementos locales para la construcción”, señala.

Para el diseño arquitectónico, se utilizaron elementos propios de la zona.

Gastronomía y Arte

Rodrigo Pacheco es el chef estrella del restaurant de Las Tanusas. “Trabajó mucho tiempo en Francia y entonces entendió muy bien la combinación entre lo local y lo sofisticado que puede tener Europa, especialmente en la cocina francesa. Entonces, el concepto del hotel se engancha muy bien con el concepto de la comida. Y ha tenido muy buenos resultados. Todos los que han probado sus platos coinciden en que son fabulosos. Y te estás comiendo el mismo cebiche que hicieron aquí desde siempre pero con un toque francés. O estás degustando un camarón que se consumió en la región toda la vida pero que tiene una salsa de una hoja que se encuentra en el Amazonas y que le da un toque especial. Y entonces, cuando lo saboreas, quedas fascinado”, describe. Y agrega: “Trabajamos también con una artista ecuatoriana que se llama Belén Mena y que nos pintó unos murales siguiendo la misma línea conceptual y que engalanan algunas paredes del hotel”.

Algo más sobre Bouquet Crespo

Este chileno de 37 años que pasó buena parte de su infancia en Argentina, empezó sus estudios de arquitectura en su país natal y los continuó en Madrid, a partir de 2004. Allí también hizo un doctorado en la Universidad Politécnica. En 2008 se instaló en Nueva York, donde empezó su experiencia con hoteles, con el diseño de un proyecto a gran escala para desarrollar en Abu Dabi, capital de los Emiratos Arabes Unidos. Dos años más tarde ya estaba encarando Las Tanusas. “Ahora estoy itinerante porque tengo algunos trabajos en Chile y otros más en Ecuador. Estoy montando una compañía que se dedique a hacer temas hoteleros/inmobiliarios en Latinoamérica”, cuenta.

“Yo siempre hago el diseño y soy parte del negocio también. En mi país, en cinco hectáreas en la zona del Valle de Colchagua -de donde salen los buenos vinos chilenos- desarrollamos un proyecto inmobiliario para gente de clase media, un sector social que ha crecido mucho en los últimos 20 años. También he hecho iglesias. En Chile hice una que se cayó por el terremoto y ya la reconstruimos. Y continúo realizando algunas trabajos en España”, agrega.


Más información en tanusas.com | info@lastanusas.com