Medio Ambiente

ECO Tips para tener en cuenta en estas fiestas (y siempre)

por José Barcia, autor del libro “El Suicidio del hombre”

30/12/2014

Diciembre, fin de año. Dentro del balance que realizamos del 2014 deberíamos hacer un balance sobre las costumbres cotidianas que desarrollamos y pensar en la salud de nuestro Planeta, de la que depende nuestra subsistencia. Y también, deberíamos cuestionarnos sobre lo que realizaremos en el 2015 con el mismo fin: lograr la supervivencia de nuestro Mundo para nosotros y las próximas generaciones. Más allá de que esta decisión debe ser tomada por los gobiernos y las grandes corporaciones, cada uno desde su lugar puede hacer una diferencia.

ECO Tips para tener en cuenta en estas fiestas (y siempre)

Desde mi libro “El Suicidio del hombre” hablo de diferentes temáticas cotidianas vinculadas a la ecología, les paso una serie de consejos referidos a estas áreas para tener en cuenta en estas fiestas (y siempre):

ENERGÍA

En estos días previos a las fiestas se ven luces encendidas por todas partes. Tanto en pequeños como en grandes locales comerciales y también en nuestros hogares, siempre hay que evitar el despilfarro de la energía eléctrica en la iluminación con lámparas de bajo consumo o leds que actualmente nos ofrece la tecnología y apagar luces encendidas innecesariamente. Lo mismo puede decirse de artefactos como televisores encendidos que nadie mira.

La obra desarrolla ejemplos de situaciones diarias que llevan a la muerte del Planeta. CUIDEMOS EL AGUA

El agua de lluvia en muchos casos puede juntarse fácilmente haciendo que los desagües se viertan en recipientes, incluso de gran tamaño (200 litros). En el libro “El suicidio del hombre” se cuenta la experiencia que tuvieron numerosas localidades del interior de la Provincia de Santa Fe, donde era costumbre recolectar agua de lluvia en cisternas antes de que se construyeran redes, ya que el agua subterránea es de pésima calidad. El agua de lluvia, que es prácticamente destilada, se puede utilizar para lavar ropa, regar jardines e incluso lavar platos y recipientes que se utilizan en estos días. El volumen de agua de lluvia que se pueda recolectar (a costo cero), se restaría del volumen de agua que es necesario extraer de pozos o ríos, tratar y distribuir, con costos significativos y que tendemos a ignorar.

AIRE ACONDICIONADO

Evitar el uso de acondicionadores de aire y combatir las altas temperaturas con ventiladores que consumen sólo un 5 % de la energía necesaria para un acondicionador. Evitemos el paradigma “casas frías, planeta caliente”

NO ABUSAR EN EL USO DEL PAPEL Y PLASTICOS

Los plásticos, que en innumerables aplicaciones facilitan nuestra vida, se han convertido paradójicamente en enemigos mortales de nuestro planeta, y por ende en nuestros enemigos mortales, incorporándose millones de toneladas diarias a vertederos en los que tardarán cientos de años en degradarse, o en ríos y mares donde están matando a muchas especies marinas.

No utilizar de manera desmedida elementos descartables (bandejas, vasos y cubiertos de plástico). Comprar bebidas en botellas de vidrio o plástico retornables. El  packaging actual, en una loca guerra por las ventas, nos obliga a desechar en estas fiestas bolsas, bolsitas, etiquetas y papeles en grandes cantidades, que irán a parar a vertederos que ya están saturados (optar por regalos con menos packaging).

LA BASURA

Es muy importante que los residuos orgánicos sean separados de los inorgánicos (papel, cartón, vidrio, metales y plástico) en los propios hogares. En este tema, la concientización de la población  ha comenzado con la instalación de contenedores separados para que sea posible el reciclado de los inorgánicos en plantas industriales,  y poder convertir en “compost” a los orgánicos. En estas fiestas se usarán y desecharán millones de botellas plásticas y vidrio

Para ello es muy importante que los niños pequeños sean educados en la tarea de recuperación. El manejo de la basura se ha constituido en un enorme problema para la humanidad, por ello no sólo es necesario hacer todos los esfuerzos para el reciclado, sino primariamente reducir la cantidad de residuos a su mínima expresión, evitando el escandaloso derroche del consumismo prevaleciente.


 (*) José Barcia (1937): Nació en Rosario donde reside actualmente. Se recibió de Ingeniero Mecánico y Electricista en el año 1965 en la Universidad del Litoral. Escribió “El suicidio del hombre” en 1 año, pero el plan del libro y su título se gestó 20 años atrás, momento en el que comenzó su preocupación por el destino de esta civilización inconsciente de su propio futuro y legado. “En el libro trato de informar y divulgar las verdaderas razones que están llevando a la especie humana a la destrucción. Esto suena exagerado pero no lo es”, afirma el autor.