Sexo

El cinturón de castidad es un mito

por Ana Virginia Lona

19/11/2015

Según numerosos estudiosos del medioevo, este elemento surgió en realidad entre los siglos XIV y XVI como una estrategia de distorsión de la realidad de una época de la cual el Renacimiento quería diferenciarse. Su posterior existencia concreta no tiene validez para la historiografía de la Edad Media, ya que, al atribuírsele un origen medieval, la función que se le adjudica no tiene sentido en épocas posteriores.

El cinturón de castidad es un mito

El cinturón de castidad era un elemento represivo e intimidante principalmente impuesto a las mujeres cuyo diseño se asemeja al de la ropa interior y estaba hecho de algún material metálico para impedir que la mujer fuera violada o seducida cuando el marido se encontraba lejos de ella.

Actualmente, es muy común verlo en ilustraciones, películas, series de TV, videos musicales, literatura ficcional y hasta académica en los que se sitúa a este elemento en Europa del medioevo. Nadie pensó jamás que este objeto, despreciado por unos y halagado por otros, no existió nunca… no en aquella época, al menos.

Según los estudiosos de la Edad Media, entre ellos Felicity Riddy, académica dedicada a la literatura medieval de Escocia e Inglaterra; el doctor Albrecht Classen, profesor de la Universidad de Arizona, Estados Unidos.; y Régine Pernoud, historiadora francesa dedicada especialmente a rescatar la historia de la Edad Media, el cinturón de castidad surgió en realidad entre los siglos XIV (Renacimiento italiano) y XVI, siglos durante los cuales Europa comenzó este revisionismo a las culturas antiguas, griegas y latinas. Los investigadores no han encontrado en los textos previos a este periodo ninguna mención sobre algún objeto cuyo fin fuera el de resguardar el honor de la mujer y la fidelidad de ésta al hombre medieval.

Las investigadoras Judith Bennett y Ruth Karras explican que el mito surgió durante el Renacimiento, momento en el cual se buscaba reconstruir la Edad Media desde el punto de vista renacentista y, según rastrean en los textos de dicho periodo, comenzaron a configurarse varios mitos sobre lo que se conoció durante mucho tiempo como el oscurantismo1.

¿Por qué sobrevivió el mito tantos siglos? Al parecer, según Albrecht Classen, citado por Louise Sylvester en el volumen 4 de Medieval Clothing and Textiles2, los académicos no verificaron correctamente las fuentes que consultaban. Otra de las razones podría ser que hayan hecho una interpretación literal de alguna mención en un texto o varios de ellos. Otro factor que aportó a la confusión fue la falta de conocimiento de la metodología de estudio para abordar otros soportes como la pintura, piezas de museo, ilustraciones, literatura histórica, legal o ficcional, entre otras fuentes donde se encontraron menciones, dibujos o elementos sobre el cinturón de castidad.

Sylvester explica que Classen encontró un interés en el cinturón de castidad durante el siglo XIX, momento en el cual la curiosidad por la Edad Media resurgió con otra mirada. Muchas ideas y objetos sólo fueron retomados como elementos anacrónicos.

Los museos se sacan el cinturón

Lo mencionado anteriormente, sumado a la difícil tarea de imaginar a una mujer utilizando este elemento de metal que de seguro produciría graves lesiones, produjo que importantes museos del mundo como el British Museum decidieran retirar este elemento de exhibición por considerarlo un falso histórico.

La importancia de la reconstrucción del pasado legitimador del presente

Si tenemos en cuenta que los investigadores se acercaban a la Edad Media desde la perspectiva de los historiadores renacentistas o de los primeros de la edad moderna, la realidad medieval se veía distorsionada por los intereses y motivaciones de quienes elaboraban un pasado que diera sentido y legitimara su presente.

Esta operación de reconstrucción del pasado legitimador del presente es una de las actividades intelectuales que siguen vigentes y son bastante comunes por lo que se evidencia la importancia del revisionismo histórico en todo momento y desde diversos puntos de vista.


 

  1. Bennett, J., Karras, R. Women, Gender, and Medieval Historians. The Oxford Handbook of Women and Gender in Medieval Europe. 2013
  2. Sylvester, L., Medieval Clothing and Textiles, Volumen 4. Comp. Robin Netherton y Gale R. Owen-Crocker. The Boydell Press, Woodbridge, 2008.