Sexo

El complejo de Edipo, ¿la razón de todos los males?

por

28/02/2013

El complejo de Edipo, ¿la razón de todos los males?

Todas hemos escuchado alguna vez hablar sobre el mal del “mamero” relacionado con el Edipo, lo que muchas de nosotras quizás no sabíamos es de donde surge.

Por Sol Chipian | Lic. en Psicología UBA

Si hay que hablar de complejos,  podríamos charlar por horas. Pero el tema que nos convoca hoy es uno en especial, “EL” complejo diría yo. Es el de Edipo. Sí, el famoso complejo de Edipo al que todos nos referimos cuando vemos a nuestro chico de 35 años demasiado pegado a su mami.

Yo no entiendo, tu madre te llama cinco veces por noche. Te llama en la entrada, en el plato principal, en el postre y por las dudas…en la cama. No vaya a ser que se quede sin  arruinarme la noche completa. “Bueno Bichi, sabes que los sábados a la noche a mamá le agarra la depre… Te dije que era mejor ir a cenar a la casa de ella”, la justifica él.

Freud define el complejo de Edipo como el deseo inconsciente de mantener una relación sexual (incestuosa) con el progenitor del sexo opuesto y de eliminar al padre del mismo sexo (parricidio).

quino - adn con complejo de edipo

Yo se que suena terrible pero conservemos la mente abierta señores, recuerden que se mantiene en el inconciente y que si a Juancito le preguntan a los 35 años no va a recordar nada de esto.

Entonces profundicemos el concepto que nos da Freud sobre la conflictiva Edípica para poder entender mejor de qué se trata. ¿De dónde surge la denominación “complejo de Edipo”? De un mito. El padre del psicoanálisis se inspiró en la mitología clásica, más exactamente en la tragedia Edipo Rey de Sófocles y que es más o menos así: Edipo, hijo legítimo de Layo y Yocasta, sin saberlo se casa con ésta (su madre) y mata a su padre. Yocasta al enterarse de que se ha casado con su hijo se suicida y Edipo se quita los ojos y deambula por toda Grecia.

Hasta ahí la trágica historia, ahora ¿cómo explicar lo que realmente sucede en la cabecita de todo niño sin importar la cultura, la etnia o la educación que reciba? Bueno porque todo niño/a alrededor de los 3 y 5 años empieza a notar las diferencias anatómicas cuando nace un/a hermanito/a más pequeño/a o  incluso cuando ve a sus padres.

Como dijimos anteriormente el niño querrá inconscientemente mantener una relación incestuosa con la madre pero el padre no se lo permitirá pues es él quien duerme con su esposa, entonces es así cuando los celos del niño despiertan. Lo mismo sucede con la niña.

Y ya que de inconsciente estamos hablando en él es donde aparece la respuesta bastante rudimentaria que el niño imagina ante la diferencia anatómica de los sexos. Como ve que su hermanita no tiene pene, cree que se lo han cortado (amenaza de castración). Entonces teme que le suceda lo mismo por sus deseos incestuosos para con su madre.   Por la amenaza de castración el niño sale del complejo de Edipo, se identifica con su rival, (su padre) lo toma como modelo para más adelante poder tener una mujer como la de él.

En cambio en la niña pasa lo opuesto, ya que cree que su clítoris es un pequeño pene que le crecerá. Pero al ver que las mujeres grandes no tienen, deduce que han sido castradas, entonces irá en busca del padre para que él le de lo que su madre no puede. Y es así como la niña querrá un hombre de la misma forma que su madre lo quiso. Ella entrará en el complejo de Edipo a diferencia del niño que saldrá de el.

Ahora, ustedes se preguntaran, adonde querré ir con esta clase magistral que acabo de dar. Es que por algo Juancito está metido todavía debajo de las polleras de la mami. Este conflicto debe resolverse durante la adolescencia donde se traspasan las cargas afectivas de mami y papi a otra persona. De no ser así el niño o no tan niño queda pegoteado a su mamá, sin importar la edad que tenga.

Y en cualquier relación que comience surgirá una incomodidad característica junto con el afloramiento de los sentimientos inconcientes de culpa de aquella temprana infancia.

Entonces señora si usted tiene un nene de entre tres y cinco años y no quiere verlo pegado a sus rodillas los próximos 30 años, no lo deje dormir con ustedes en el lecho matrimonial porque pobrecito tiene pesadillas. No lo bañe hasta los 12 porque viene cansado del colegio y le da fiaca.

Sabemos que nuestros niños tienen una imaginación frondosa, ya Freud en tiempos en que nadie se hubiera animado a ni siquiera pensarlo lo dijo, hay sexualidad en los niños. (no genitalidad) Entonces no empujemos a que las blancas palomitas sean a los 40 años  grises palomones, porque lamentablemente somos nosotras, sus futuras nueras, las que sufrimos las consecuencias.