Tecnología

El “How-to…” o la licuefacción del conocimiento, diría Zygmunt Bauman

por

16/03/2015

El “How-to…” o la licuefacción del conocimiento, diría Zygmunt Bauman

¿A cuántos de nosotros no se nos ocurrió buscar en Internet cómo arreglar un desperfecto de una lámpara o cómo solucionar un problema con nuestra computadora? El “How-to…” tuvo un crecimiento rápido y silencioso en la web en estos últimos años y responde a inquietudes y soluciones diversas de los internautas de todo el mundo.

Por Ana Virginia Lona

Un número cada vez mayor de usuarios de Internet se monta sobre la ola de los consejos, estrategias y enseñanza rápidos y relativamente eficientes propuestos para casi cualquier actividad y área de conocimiento de lo que se conoce por su palabra inglesa, el “How-to…” pero que también se los puede encontrar en su traducción al español como “los cómos” o “cómo hacer…”.

El universo de los “cómos” es bastante amplio. A grandes rasgos se pueden encontrar los que ofrecen estrategias para lograr la mejora de alguna actividad o un comportamiento específico, así como también los que enseñan aspectos sencillos de alguna actividad que no requiere conocimientos previos especializados. Podemos también encontrar consejos de esos que son tan antiguos como la humanidad, por ejemplo cómo lograr que la pareja vuelva a enamorarse de uno o cómo lograr tener más amigos.

Para pensar sobre su uso y éxito deben tenerse en cuenta varias cuestiones que parecen no estar conectadas entre sí pero que fueron moldeando un servicio anónimo, colectivo y virtual que aporta soluciones y respuestas a cuestiones específicas. Es importante también plantear el potencial beneficioso que tiene la modalidad del “How-to…”, teniendo en cuenta el aspecto perjudicial de la propuesta tomada como solución mágica a los problemas cotidianos.

El universo de los “How-to…” puede dar una falsa percepción, cuasimágica, de lo que realmente es construir conocimiento pero también puede ser una puerta de acceso a una vasta galaxia de conocimiento. | Imagen: bc-malesurvivors.com

Un alumno encubierto

“El cómo” es un producto que fue creciendo a medida que el acceso a Internet y a la tecnología multimedia fue en aumento en franjas variadas de la sociedad. Aunque los informáticos fueron los que popularizaron este tipo de publicaciones en la web, la práctica de transmitir conocimiento de manera virtual, rápida, sencilla y mediante la presentación breve por pasos a seguir se puede rastrear en la educación que fue ganando terreno en el uso de recursos multimedia y de Internet para transmitir conocimiento.

A partir de la masificación de estas nuevas formas de aprendizaje y enseñanza, se fue formando una nueva figura del individuo con capacidad para autogestionar su aprendizaje1. También es un factor importante el mayor grado de alfabetización en la sociedad, en parte gracias a las políticas inclusivas que contemplan la tecnologización de la educación, lo que permite la autogestión sobre actividades o áreas de conocimiento no especializadas, sin importar su naturaleza.

Nos encontramos ante una sociedad que tiene la capacidad de autogestionar su aprendizaje sobre casi cualquier temática. El aprendizaje es la base de nuestra supervivencia porque somos animales sociales. Transmitir conocimiento es una forma de mantener a los grupos humanos unidos mediante una cosmovisión común. Enseñar y aprender es también una manera de perdurar en el otro. La fuerza cohesiva que tenemos los humanos nos impulsa a democratizar el conocimiento.

Todo dicho así parece el paraíso, sin embargo existe y se lo puede encontrar en sitios gestionados por grupos de personas que colaboran en la elaboración de contenido con las características del conocimiento impartido paso a paso, de manera breve y sencilla.

Conocimiento inmediato, soluciones cuasimágicas

Existe también otro aspecto de la naturaleza de las publicaciones de los “cómos” y es la superficialidad del conocimiento por la inmediatez de respuestas y soluciones a inquietudes que se plantean como necesarias en un determinado momento. Muchas de ellas se centran únicamente en la resolución de una dificultad o el conocimiento de un aspecto en particular pero sin profundizar en ello. Detenerse a analizar cualquier otro aspecto es percibido como una pérdida de tiempo, ya sea porque no es el momento, ni el lugar o porque no interesa más que responder a cierta inquietud momentánea, percibida como necesaria.

Este rasgo es lo que Zygmunt Bauman llama la modernidad líquida2. La modernidad plantea constantemente una ruptura de lo vigente para dar nacimiento a un nuevo orden de cosas. La licuefacción de la modernidad implica un “no tiempo”, todo fluye, nada se detiene más que lo “necesario” para “solidificarse” en una forma determinada, según ciertas cuestiones que se plantean como importantes en determinado momento para una sociedad que está constantemente mutando.

Lo inmediato, lo que fluye y llena el espacio únicamente para poder continuar con la vida cotidiana es lo que caracteriza también al universo de los “cómos”. Este se trata de un tipo de conocimiento que tiene el potencial de poder “solidificarse” para construir algo mucho más duradero en el tiempo pero que la mayoría de las veces sólo busca responder a inquietudes momentáneas y superficiales.

El universo de los “How-to…” puede dar una falsa percepción, cuasimágica, de lo que realmente es construir conocimiento pero también puede ser una puerta de acceso a una vasta galaxia de conocimiento. Como propuesta solidaria y de formación, estas publicaciones pueden ser una herramienta muy interesante para trabajar en las aulas, con los alumnos, así como también puede ser aprovechada como puerta de acceso para el conocimiento y su democratización para las personas de bajos recursos. La banalización de su utilización depende de la sociedad, su uso puede ser aprovechado al máximo incluso en la educación familiar.

El rasgo colaborativo y solidario que tienen los “cómos” es lo que puede “solidificarse” y perdurar en el tiempo para el aprovechamiento benéfico por parte de la sociedad.


  1. Guzmán Carreño, Ingrid Rocío. (2012) “Tecnología al Alcance de Todos”. Aula Virtual de Aprendizaje complementaria a la clase presencial de Tecnología e Informática del Liceo Empresarial del Campo con el fin de compensar la falta de equipos físicos y la insuficiente práctica personalizada. Uniminuto. Colombia.
  2. Bauman, Zygmunt. (2003). La modernidad líquida. Fondo de cultura económica. México.