Tendencias

Elegancia y distinción de la mano del estilo escandinavo

por

02/08/2013

Elegancia y distinción de la mano del estilo escandinavo

Decorar a partir de materiales propios de la zona, optando por las artesanías regionales y el paisaje de áreas como Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca es muy fácil y Revista Magna te enseña cómo lograrlo.

Por Revista Magna

El estilo escandinavo de interiorismo se atribuye al diseñador Carlo Larsson y surge a principios del siglo XX a pesar de que se mantiene hasta la actualidad, con algunas variantes. Aquí abundan los colores neutrales de los paisajes regionales con un aspecto envejecido.

Este estilo se caracteriza por ser plenamente minimalista y con una predominancia de líneas rectas. Debido a las regiones en las que surge, la arquitectura y el diseño de interiores está determinado por el clima y la ubicación geográfica. En esta zona, la escasa luz natural y los prolongados inviernos obligan a que los interiores sean amplios y luminosos para aprovechar al máximo la luz del día.

Esto se logra a partir del empleo de ventanas amplias para facilitar precisamente el ingreso de la luz natural. También se caracteriza por techos altos y habitaciones espaciosas.

Por supuesto que para lograrlo, debe predominar el color blanco, acompañado de tonos claros que permitan iluminar los diversos espacios. Al mismo tiempo, el estilo nórdico es la combinación de los muebles de madera con los lacados blancos o las maderas claras.

Este material también está presente en los pisos, los cuales son en tonos claros y neutrales, para contribuir a la generación de espacios amplios y a la luminosidad de los ambientes.

Para darle fuerza a este estilo, se permiten detalles de colores vibrantes como el rojo, el azul claro o el beige. Las paredes en estas casas son como lienzos en blanco y los grandes cuadros son los que aportan el toque de color.

httpdecoracionydisegno.blogspot.com.ar

Otros elementos que se prestan para darle un detalle a los espacios son las telas, aunque en cada ambiente se adecua a su manera el género y los tonos. El estilo escandinavo es perfecto para combinarlo con tonos flúor pero también queda muy bonito con tonos claros, como el nude.

Al mismo tiempo, para la elección de materiales y texturas se tienen en cuenta la naturaleza y la geografía características de dichas zonas. En textiles se utilizan el lino y el algodón, que sirven de soporte a los diseños de cuadros o rayas, aunque también  aparecen los estampados floreales con dibujos repetitivos y fondos claros.

http

El estilo busca combinar lo tradicional con lo moderno para lograr ambientes distinguibles y con mucho estilo.

Como último detalle, debemos considerar que los complementos que mejor se ajustan al estilo nórdico son la cerámica y el vidrio.