Vida Sana

En invierno, siempre es mejor prevenir que curar

por

05/07/2015

En invierno, siempre es mejor prevenir que curar

Consejos y recomendaciones para que en la época más fría del año te cuides y protejas a los tuyos de posibles enfermedades.

Por Revista Magna | 05/07/15

fríoAnte la llegada de los fríos intensos y la consecuente circulación de virus respiratorios que afectan la salud de personas de todas las edades, el ministerio de Salud de la Nación aconseja medidas de prevención generales que contribuyen a la disminución de la transmisión de esos virus, tales como el lavado adecuado y frecuente de manos, la limpieza de superficies, la aireación de ambientes, el mantenimiento de la lactancia materna y toser o estornudar cubriéndose la boca con el pliegue del codo, al tiempo que reitera que aun es oportuno que se vacunen contra la gripe aquellas personas comprendidas en los grupos de riesgo.

Al mismo tiempo, las autoridades sanitarias recomendaron concurrir a la consulta médica cuando los niños experimenten síntomas como fiebre, mocos o dificultad para respirar, y señalaron que la atención debe ser urgente si los bebés enfermos se encuentran decaídos y rechazan el alimento, si respiran aceleradamente, con ronquidos o silbidos y se les hunde el pecho al respirar. El riesgo es mayor si tienen menos de tres meses, bajo peso o nacieron prematuramente.

Además, se encuentra vigente la Campaña de Invierno que, con un abordaje integral, involucra a todas las enfermedades respiratorias, entre las que se cuentan la bronquiolitis, la enfermedad tipo influenza (ETI), las infecciones respiratorias agudas graves (IRAG) y las neumonías. Los principales ejes de la campaña consisten en la prevención, vigilancia epidemiológica, de laboratorio, diagnóstico y tratamiento precoz de las mismas.

La estrategia de la internación abreviada

La bronquiolitis y otras enfermedades respiratorias son infecciones producidas en los pulmones, bronquios o laringe de los bebés. Los afectan, sobre todo si tienen menos de dos años, porque les hace difícil la respiración. La mayor parte de las veces son causadas por un virus, duran alrededor de una semana y, por lo general, no se necesitan antibióticos para su tratamiento. Se contagian a través de las gotitas de saliva de una persona enferma que tose o estornuda cerca del bebé. Y también a través de las manos contaminadas con un virus.

Cuando llega un bebé al Centro de Salud u hospital con síntomas de una infección respiratoria, probablemente le indicarán una internación abreviada, allí mismo. La internación abreviada es la modalidad de atención indicada de las infecciones respiratorias de los bebés en los Centros de Salud, donde serán evaluados y les aplicarán un medicamento en aerosol.

El bebé deberá quedarse dos horas en el lugar para el control de su evolución. Si mejora, probablemente regresará a su casa, le darán el medicamento en aerosol con las instrucciones para aplicarlo y le indicarán que regrese al día siguiente para su control.

La importancia de la vacunación antigripal oportuna

El objetivo de la prevención primaria a través de la vacuna contra la gripe es disminuir complicaciones y muertes por este virus. Por este motivo es clave que reciban la vacuna para así estar protegidos quienes están incluidos dentro de los grupos que presentan mayor riesgo. Pese a que los fríos intensos ya llegaron, las autoridades sanitarias remarcaron que aun es  oportuno que reciban la vacuna aquellas personas que la tienen indicada.

La población objetivo de la vacunación antigripal comprende el personal de salud, niños de 6 a 24 meses, las embarazadas en cualquier trimestre, puérperas hasta el egreso de la maternidad sino fueron vacunadas durante el embarazo, personas de 2 a 64 años con factores de riesgo, como enfermedades cardíacas, respiratorias, renales crónicas, inmunodepresión, diabetes  y obesidad, entre otras, y todas las personas mayores de 65 años.