Cultura

Encender la creatividad

por

07/08/2014

Encender la creatividad

La inspiración y el proceso creativo no son cuestiones de artistas solamente sino de cualquier persona inmersa en sus desafíos cotidianos. En esta nota recorremos el camino de la creatividad junto a Silke, artista textil austriaca residente en Argentina y autora del libro ¿Testigos o protagonistas? sobre claves para el desarrollo de la misma.

Por Mariana Muryn | mmuryn@revistamagna.com.ar

Así como la cultura griega concibió a las musas como diosas encargadas de inspirar a artistas y filósofos, el romanticismo atribuyó tal tarea a un genio como agente externo que infundía un hilo de luz para que las ideas se manifiesten en alguien. Hoy, con una mirada un poco más compasiva, la creatividad no empieza con una explosión de luz que nos llega de un lugar lejano, tampoco es solamente un don o talento innato sino un proceso que se desarrolla y que no sólo influye en el producto final, sino que cambia nuestra actitud ante la vida. Todos somos “hacedores” en diferentes esferas de la existencia y cuando comenzamos a entender cómo funciona este proceso y los factores externos que influyen podemos ser conscientes de cómo nutrir nuestra inspiración. Con una trayectoria internacional en el ámbito artístico, Silke, nuestra artista consultada, reflexiona: “Estoy convencida de que la creatividad es transversal a la vida porque en cada acto del ser humano se abre un espacio para la creación. Es por eso que existe para  hombres y mujeres de todas las edades el desafío y la oportunidad de combinar, desplegar, desarrollar e integrar sus recursos creativos en la propia tarea. Este potencial está siempre disponible y nos acerca a lo que soñamos lograr, tanto en la vida cotidia­na o profesional como en cualquier otro escenario de nuestra existencia. Con la actitud y la mirada apropiadas se descubren en este proceso nuevas vías y usos alternativos para cada recurso, hecho que aumenta nuestras posibilidades de alcanzar respues­tas innovadoras. La sinergia entre conocimiento e intuición, entre emoción y percepción, apertura y curiosidad, libertad y técnicas, aviva la pasión y brinda, como al artista, el gozo maravilloso de ser creativos. Desarrollar la creatividad es uno de los caminos que permite materializar los anhelos y accionar nuestra capacidad de transformar la realidad”.

El libro "Testigos o protagonistas" de Silke alienta al lector a sentirse cómodo en el propio mundo, a disfrutar de la libertad de soñar y vivir la pasión por crear, reafirmando que la creatividad enriquece siempre.

Curiosidad

Para iniciar este proceso, la curiosidad es uno de los primeros factores de importancia ya que junto a la capacidad de asombro logran una actitud de apertura mental que nos prepara para abordar el desafío. Además, la curiosidad evita que nos quedemos sólo en una alternativa posible. A través de su experiencia como curiosa innata de diferentes técnicas, materiales y disciplinas para sus obras, Silke nos hace reflexionar: “El camino lo comenzamos a crear nosotros, mi camino jamás lo sentí limitado a una técnica, los encasillamientos no eran para mí. Desde muy pequeña tuve la suerte de estar con una maravillosa Maestra de Arte, quien me introdujo en todo tipo de técnicas y me animó a realizar todas mis imaginaciones. Como consecuencia me sentí libre para crear y concretar todo lo que en mi interior pulsaba para ser manifestado”

¿Qué hago? ¿Cómo lo hago?

A veces, el punto de partida de la creación es un caos que contiene una gran variedad de  ideas pero aun desorganizadas. Para que estas ideas puedan madurar y manifestarse, en su libro ¿Testigos o protagonistas? -que escribió junto a Alejandra Benitez- Silke aborda  la creación como un proceso de dos etapas fundamentales: qué hago y cómo lo hago. “Para la primera etapa, la del qué es lo que tengo para expresar, hay una gran variedad de detonantes posibles: a veces surge de un entre­namiento profesional del 'kilometraje' donde se conjugan el flujo de ideas y de intuicio­nes. Por otro lado, hay muchas formas o métodos que ayudan a que emerja de la profundidad del ser lo que tiene para expresar. Una vez que sé que es lo que quiero expresar, viene el segundo paso: cómo lo hago, acompañado del gran desafío: cómo hacerlo visible. Este es el tiempo de concretar. Aconsejo comenzar con un borrador, eso significa usar palabras, trazos, colores o sonidos que reflejen, hagan visible, cuenten, describan o te acerquen a las percepciones o sensaciones vividas. No se pretende obtener nada pulido sino crudo pero puro. En el momento del boceto intervienen la evaluación crítica y el análisis concreto”.

El juego 

Crear es también encontrar la libertad de ser espontáneos y huir de los “lugares conocidos”. Para esto es necesario bajar las expectativas y correr el foco de la pura utilidad, sólo así podremos volver a una relación lúdica con las cosas. Sobre si la espontaneidad y el juego colaboran en la creación, Silke nos cuenta: “Si bien el artista alberga potencialmente su futura obra, para salir a la luz necesita de la libertad creativa, del juego, de la espontaneidad, del hacer, hacer y hacer, y no temer al error”.

Internacionalmente reconocida en el Arte Textil, el trabajo de Silke no tiene fronteras: su búsqueda de un lenguaje más abarcador la lleva a incorporar música, escenografía, palabras y danza en un fecundo entrecruzamiento de las artes.

Los bloqueos

Aunque no siempre emerjan, puede ser que en algún momento se presenten bloqueos que generan pánico; pero hay que entenderlos como momentos  en los cuales estamos receptivos a estímulos externos para luego ser verdaderos protagonistas con ideas renovadas. Desde su experiencia, Silke dice: “Las pocas veces que me pasó, dejo la obra a medio hacer y la ubico en un lugar donde me bombardea siempre con su presencia, mientras tanto me dedico a otros temas. Sucede que la realización de una obra tiene las mismas reglas que la relación de pareja: es un dar y recibir. En la mayoría de los casos la obra se resuelve así. Pero también hay veces que no llego a un resultado feliz. Tengo que plantearme si esa idea quería ser concretada así o tal vez pretendía otro camino”.

La sensación de logro

Sobre el sentimiento de realización, Silke nos explica: “Cuando la obra queda concluida, me invaden diferentes sentimientos. Por un lado el asombro de lo que surgió y por otro una cierta tristeza porque la obra culminó. Es semejante a la sensación que siento al leer la última línea de un libro que me mantuvo en un estado de irrealidad que parecía supremo: una sensación de abandono. Sin embargo, la obra se dio a luz”.

Quizá cuando efectivamente resolvemos un problema, cuando conseguimos llegar a esa meta que queríamos, tal como cuando se finaliza una obra artística, el sentimiento de realización llega y con él, el anhelo de ir por otros desafíos.

Más información:

Podés visitar la página de Silke, recorrer su trayectoria y reflexiones en el siguiente link: silke.com.ar

Te contamos que Silke dará un “Taller de Creatividad para Todos” el 6 de septiembre de 2014 en Palermo en la Fundación Columbia. Más detalles acá.