Politica

España y la Corona de espinas

por

16/06/2014

España y la Corona de espinas

El Rey Juan Carlos de España dejará de ser “Su Majestad” cuando su hijo Felipe VI se haga cargo del trono luego de una abdicación en medio de escándalos de corrupción; crisis política, social y económica; y reclamos varios que tienen en vilo a los habitantes de su país. Desde España, la periodista, conductora de TV y locutora Anita Thomsen nos habla sobre este tema para aclararnos el panorama a los argentinos (ya que lo más cercano que tenemos en la Monarquía es Máxima). Dimes y diretes, y hasta una disputa sucesoria forman parte de esta historia, acá te lo contamos todo, ¿vale?

Por Alan Laursen | alaursen@revistamagna.com.ar

Sin lugar a dudas la abdicación de un Rey es un hecho político desconocido para Argentina. Pero en España, con la reciente renuncia al trono de Juan Carlos I el 2 de junio -en favor de su hijo Felipe, tal como lo indica la línea de sucesión- ha sido algo trascendental. Su sucesor pasará a gobernar como Felipe VI junto a su esposa, la futura reina y ex periodista Letizia Ortiz. Pero lejos de ser esto un cuento de hadas, todo se da en medio de una crisis política y económica que tiene alterados a los españoles, a la que se suman algunos escándalos del Rey y de otros miembros de la Corona.

"Felipe debe alejarse de los escándalos", afirma Anita.

El Rey Juan Carlos de Borbón-Dos Sicilias, quien está casado con Sofía de Grecia –parte de la Corona de ese país, aunque Grecia ya no sea una monarquía- fue proclamado Rey de España en el año 1975 en sucesión del dictador español Francisco Franco, quien falleció ese año luego de décadas de gobierno militar. Y desde entonces ha tenido aciertos y desaciertos, elogios y críticas, reconocimientos y repudios. Para explicarnos un poco algunas de las aristas políticas de esta historia contamos con el testimonio de Anita Thomsen, periodista, conductora de TV y locutora, nacida en Copenhague, Dinamarca, pero radicada en Las Palmas de Gran Canaria, Islas Canarias, (España) desde hace cinco décadas.

En Argentina no tenemos monarquía así que para muchos el tema es totalmente lejano y ajeno. Para que podamos ponernos en la piel de los españoles un rato, cuénteme: ¿Cómo experimentan los españoles en general la abdicación del Rey Juan Carlos? ¿Por qué se dice que se va con una imagen muy negativa respecto a la que solía ostentar?

Ante todo tengo que explicar que soy danesa de origen, nací en Copenhague, pero hace 50 años tengo mi residencia en Las Palmas de Gran Canaria, Las Islas Afortunadas, Las Islas Canarias que pertenecen a España. Dinamarca es un país con una larga historia de Reyes y Reinas, a mi llegada a Canarias me tocó vivir los primeros años bajo un régimen muy diferente, quien mandaba en el país era Francisco Franco. Cuando falleció Franco llegó Juan Carlos I al trono como Rey de España y comenzó unos cambios muy importantes. Juan Carlos, que no fue elegido por el pueblo sino nombrado por Franco, comenzó una tarea bastante difícil, especialmente el 23 F (23 de febrero de 1981) durante el intento de golpe de estado. Fue para el Rey un día muy importante donde logró enseñar a los españoles su poder frenando a los militares.

La abdicación del Rey ha sido una sorpresa para los españoles, aunque la verdad es que los últimos años ha metido la pata en varias ocasiones. Matando elefantes en África, una posible novia llamada Corinna –alemana, de origen por cierto danés-, más el tema del yerno -marido de su hija Cristina- Iñaki Urdangarin, que está imputado en varios asuntos económicos nada claros. No creo que nadie sepa la verdad sobre la abdicación ni por qué ahora, en un momento en que el país está bastante revuelto por la crisis económica y política.

¿Hay una visión muy distinta respecto a la imagen de Felipe?

El príncipe Felipe es una persona muy bien preparada, según encuestas es bastante bien valorado por los españoles, es un hombre agradable y educado. No ha habido con él ningún escándalo, por lo menos conocido.

¿Qué tipo de esperanzas piensa que abrigan los españoles respecto a su futuro Rey? ¿En qué contexto llega este recambio?

Felipe debe alejarse de los escándalos. Ya sea los asuntos del “corazón”, caza en África, el “por qué no te callas” o su relación con dictadores. Los escándalos del Rey Juan Carlos le han restado credibilidad y Felipe puede ser “aire fresco” en un contexto de poca credibilidad en la Corona. Las encuestas así lo señalan: 56% de los españoles cree que Felipe puede “recuperar el prestigio de la Corona” (contra 22% que creía que lo podía hacer Juan Carlos). Transparencia (finanzas) y sobriedad (no escándalos), los conceptos clave para que Felipe devuelva la credibilidad perdida por la Corona.

¿Cuál cree que es la mayor virtud y legado del Rey Juan Carlos?

El Rey Juan Carlos ha sido actor clave en la democracia de España, no cabe dudas. La Monarquía española necesita modernizarse. A diferencia de otras coronas, como la británica, la belga o la holandesa, la Casa de los Borbón ha emprendido un reformismo muy tímido. Así tras la abdicación del Rey Juan Carlos de Borbón, quien jugó un papel fundamental en la era posfranquista, pero que hoy se ve rebasado por cierta impopularidad y falta de credibilidad, existen desafíos que caen sobre su heredero, el Príncipe de Asturias, si quiere revalorizar la Corona. El Rey Juan Carlos de Borbón encarna una paradoja: el sucesor que eligió Francisco Franco, tras su longeva dictadura y al mismo tiempo ese personaje que renunció a los poderes absolutos heredados por “El Generalísimo” y cedió paso a la democracia española. Ya sea por ver en la Monarquía Constitucional el sistema político ideal para la supervivencia de la Corona o por una verdadera convicción democrática, pero Juan Carlos será recordado como el monarca que dio paso a la democracia tras casi cuatro décadas de dictadura franquista.

Juan Carlos de Borbón vivió tres etapas políticas. Su ascenso al trono en 1975 (tras la muerte de Francisco Franco), su participación decisiva en el fracaso al golpe de estado del 23 de febrero de 1981 y su relación con los cuatro presidentes del Gobierno posteriores al periodo de transición de Adolfo Suárez. Siempre fue definido por aquellos que convivieron intensamente con él como un hombre con profunda “inteligencia práctica”, poco apego a la intelectualidad clásica y con un olfato político destacado. Más reflexivo que reactivo y un conservador declarado.

Juan Carlos I de Borbón no estará presente en la ceremonia de proclamación de su hijo con el fin de darle "el máximo protagonismo", según anunció la Casa del Rey. Imagen: zoomnews.es

Se ha visto que todavía hay reclamos para que la Monarquía sea abolida y se instaure la República. ¿Piensa que esa voz será escuchada y tendrá éxito?

“España, mañana, será republicana”, gritaban millares de manifestantes en la Puerta del Sol de Madrid, reclamando el fin de la monarquía española después de la abdicación del Rey Juan Carlos, tras 39 años en el trono. “No más reyes, referéndum”, “los Borbones a las elecciones”, o “transición real... sin rey”, se leía en las pancartas agitadas por los manifestantes en esa céntrica plaza madrileña, donde ondeaban las banderas roja, oro y violeta de la segunda república española, proclamada en 1931. En unas 40 ciudades más hubo marchas con cientos de manifestantes en favor del referéndum tras el anuncio de la abdicación del Rey.

Que si tiene éxito o no, pues no tengo ni idea, el tema es que la nueva generación no ha vivido por ejemplo la noche del 23F, se lo ha contado la historia, pero no es lo mismo haberlo vivido como lo viví yo. El 23 F fue una noche con muchos nervios y puedo decir hasta con miedo ya que por fin España se había librado de un dictador, por fin llegaba la democracia a España y nadie quería perder esa oportunidad de LIBERTAD.

 Esa nueva generación no comprende porque no se les pregunta “¿república o monarquía?”.  Y es comprensible ya que tampoco se preguntó al pueblo cuando Juan Carlos subió al trono.

Pero también están algunos viejos que vivían los años con Franco y que piensan que en la época de Franco se vivía mejor en España. Yo suelo decir que también se vivía mejor en otros países en Europa durante la época de Franco y poco tiene que ver con Franco. Todos los mandatarios españoles de la democracia se han manifestado a favor de mantener la figura y nunca han cuestionado su legitimidad histórica. En el Partido Popular (PP) eso es relativamente normal ya que es un partido donde 77% de los militantes se definen como monárquicos o “juancarlistas”. En el caso del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), la división es más pronunciada. Según la última encuesta publicada en enero de 2014 por el diario El Mundo, 45.2% de los militantes socialistas respaldan a la Corona como la forma de Gobierno más adecuada para España. Sin embargo, 47.9% señalaron que no están a favor de la Monarquía como forma de Gobierno para España. Así, el Rey abdica habiendo conseguido el consenso a su favor de los dos partidos políticos más importantes de España.

Usted que nació en un país en dónde también hay una monarquía, ¿Cree que en otros países, especialmente los europeos, la monarquía todavía goza de popularidad? Incluso hay monarcas de los que en nuestro continente se sabe muy poco o nada.

Yo creo que otros países europeos con monarquía gozan de buena salud, son países con una larga historia con monarcas. No pasa lo mismo en España donde la monarquía es nueva. Las casas reales en Europa, como por ejemplo la casa real de Dinamarca son muy populares,  representan y promocionan a sus países en el mundo entero.

Los holandeses han cambiado su rey tras la abdicación de su soberana. Casualmente ambos son hombres. La mujer de Guillermo, nuestra compatriota Máxima, goza de inmensa popularidad en los Países Bajos. ¿Qué hay de Letizia? ¿Es una figura querida en su país? Más aún teniendo en cuenta su popularidad anterior como periodista.

Letizia Ortiz Rocasolano, casada desde hace una década con el heredero de  la Corona de España Felipe de Borbón, la ex periodista, será la primera reina de origen plebeyo en la monarquía española. Guapa, inteligente, meticulosa, concienzuda y creativa. Así describen sus conocidos a esta mujer, nacida el 15 de septiembre de 1972 en Oviedo, Asturias, quien en su momento declaró que “nació para ser reportera”. Letizia emprendió una carrera profesional en televisión, que la llevó a varios canales privados, entre ellos Bloomberg y CNN+, hasta que en 2000 entró en TVE, para la cual cubrió acontecimientos como los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York; así como la llegada de buques-hospital españoles al sureste de Iraq después de la guerra.

Justo cuando su carrera iba en ascenso, en el 2004, su vida dio un giro de 180 grados: la periodista anunció su compromiso con el futuro rey de España. Como resultado de su enlace y porque el protocolo real así lo exige, Letizia dejó de trabajar en medios de comunicación.

Creo que la futura reina de España Letizia será una persona muy importante no sólo para su marido el futuro Rey de España, Felipe VI, sino importante para la imagen de la casa real y para los ciudadanos de España ya que ella ha vivido una vida “normal”, sabe lo que es trabajar y lo que cuesta ganar un sueldo, comprar un traje y un par de zapatos, esto se ha notado en que ella en muchas ocasiones repite o recicla sus trajes.

El retador

Y si no tuviera poco con los que piden la abolición de la Monarquía y la instauración de la República, el futuro Rey de España Felipe VI tiene un noble que le disputa el trono y es primo del Rey de Holanda, esposo de nuestra compatriota Máxima (cualquier relación con la goleada 5 a 1 de Holanda contra España en el Mundial de Brasil debe ser desestimada).

Cuando Juan Carlos I se encargó de la transición post-franquismo tuvo como contrincante a otro miembro de la casa de Borbón: Carlos Hugo de Borbón-Parma quien intentó robarle el puestito a Juan Carlos. Ya su padre Javier de Borbón-Parma se autoproclamó Rey de España en 1952. Parece que a Franco no le gustó demasiado y lo sacó corriendo del país algo que a Carlos Hugo también le pasó tiempo después cuando fue retenido en el aeropuerto por querer ser “el Príncipe de Asturias” y deportado nuevamente. Recién pudo volver en el '77 y ser perdonado por Juan Carlos, quien le dio la ciudadanía española.

Pero se ve que la perseverancia es de familia y ahora Carlos Javier de Borbón-Parma y Orange-Nassau (primo político de Máxima) -para seguir la tradición- le quiere serruchar el piso a Felipe VI argumentando que desde su abuelo vienen intentando traer a España una democracia moderna y europea, y culpa a la actual dinastía entronizada de los problemas sociales y políticos del país. Para ser una disputa entre dos casas reales que vienen peleando desde mediados del siglo XIX tienen que agradecer los españoles que estamos en 2014 ya que una guerra de sucesión con decapitaciones, encarcelamientos y sangrientas batallas sería lo último que les falta. ¿Algo más? Si, la futura reina Letizia también tiene una detractora entre su parentela: su tía paterna Henar Ortiz es fervorosa militante del referéndum para que los españoles puedan elegir entre república y monarquía, y en numerosas ocasiones ha criticado a la casa real. ¡Parientes son parientes! Como decían los de antes: pasa en las mejores familias.