Medio Ambiente

Ideas ecológicas: huertas en casa

por María Soledad Chiramberro

28/02/2013

En un patio amplio, una terraza o un balcón es posible armar un pequeño espacio que nos brinde verduras y hortalizas naturales y muy nutritivas. En pocos pasos podrás obtener una amplia variedad de alimentos sin salir de tu casa y aprovechando al máximo los recursos de la naturaleza.

Ideas ecológicas: huertas en casa
Resulta muy útil y práctico colocar cartelitos en las cabeceras de las hileras con el nombre de lo que se plantó y la fecha. | Imagen: huertasicondius.blogspot.com

Para comenzar debemos tener en cuenta que una huerta orgánica implica un uso apropiado del suelo, el aprovechamiento de recursos naturales y el cuidado del agua. Por esta razón, hay que considerar partir de un buen sustrato, para esto necesitamos colocar dentro de una maceta una capa de 3 cm de leca en el fondo, 1/3 de fibra de coco o turba, 1/3 de humus de lombriz y 1/3 de vermiculita o perlita.

Algunos especialistas recomiendan macetas rectangulares de fibrocemento (0,30 cm x 1,20 mts), pero si se tiene menos espacio se pueden emplear jardineras redondas u otros recipientes similares, procurando hacerle un agujero en la parte inferior. El material de la maceta puede ser variado: plástico, metal, terracota, cemento, cerámica, entre otros.Como fertilizantes, tratándose de una huerta ecológica podemos usar todos los desechos orgánicos de la cocina (aunque debemos procurar que ninguno sea de origen animal, salvo por la cáscaras de huevo), y otros como humus de lombriz, algas, guano, etc. Un consejo: las plantas aromáticas ahuyentan muchas plagas, por eso es recomendable colocar algunas cerca de las macetas de verduras u hortalizas.

Luego de armar el suelo, debemos decidir qué plantar. Si optamos por partir de semillas, hay que considerar hacer un surco, mojar la tierra y colocar las semillas. Después de tapar dichas semillas, hay que volver a regar en forma de lluvia.

Si optamos por plantines debemos realizar un pequeño pocito en la tierra seca, colocar allí el plantín y luego tapar moviendo la tierra con las manos, apisonándola con los dedos. Una vez trasplantadas, regar con una regadera fina.

Resulta muy útil y práctico colocar cartelitos en las cabeceras de las hileras con el nombre de lo que se plantó y la fecha.

¿Qué plantamos?

Podemos optar por una amplia variedad de verduras, hortalizas y aromáticas, aquí te mencionamos sólo algunas:

Verduras y hortalizas

Tomate cherry: se cultiva en primavera y verano. Lo conveniente es comenzar con plantines enraizados, exponerlos a pleno sol y acompañar su crecimiento con cañas o varillas, ya que se trata de una especie trepadora.

Ciboulette: es una variedad de la cebolla, lo que se consume son sus hojas. Es conveniente plantarla en febrero o marzo, comenzando con plantines enraizados. Es una planta que requiere pleno sol y se ve afectada por el exceso de humedad, por eso es conveniente tener cuidado con el riego para evitar que se generen hongos. Luego de 2 o 3 meses, se observará un abundante follaje, pero se debe cortar 2/3 parte de la planta.

Radicheta: es una planta que parte de una semilla que tarda 10 días en germinar, el momento ideal para sembrar es fines de septiembre. Hay que plantarla con una distancia de 15 cm entre planta y planta. Es importante podar las hojas viejas y regarla abundantemente durante el verano.

Lechuga: se cultiva en las cuatro estaciones, en macetas de 20 cm de profundidad y a una distancia de 30 cm entre planta y planta. La recolección se da cada 90 o 120 días, dependiendo de la variedad que se cultive.

Morrón: es una planta tropical y subtropical que alcanza los 75 cm de altura. Sus semillas se plantan al inicio de la primavera, a una distancia de 40 cm entre planta y planta. Requiere un riego abundante y el fruto se empieza a cosechar a los 130 días de plantado.

Aromáticas

Orégano: esta planta produce hojas y flores durante 5 años, requiere mucho sol y sufre el exceso de riego. Es conveniente podarla 3 o 4 veces al año.

Albahaca: no tolera el frío, por lo que debe plantarse a principios de la primavera. Para su desarrollo, las semillas o los esquejes enraizados se plantan en surcos. Para su riego debemos humedecer el sustrato sin encharcar la tierra.

Perejil: se reproduce con semillas, se van recolectando las hojas y los tallos tiernos. Es recomendable cortar pequeños manojos de vez en cuando, para que de esta manera la planta se renueve rápidamente. Hay que plantarla con una separación de 15 cm. Se cosecha hasta fines del verano y es importante protegerla del sol del mediodía.

Romero: hay que cultivarlo en macetas grandes y necesita estar en un lugar con sol. El riego no debe ser abundante y es importante asegurarle un buen drenaje.

[caption id="attachment_309" align="aligncenter" width="650"]uidados posteriores

Si bien debemos ajustarnos a los requerimientos de cada planta, lo ideal es contar con -por lo menos- 6 horas de sol diarias (el horario ideal es de 10 a 16 horas).

Considerando que estamos realizando un cultivo ecológico, no debemos excedernos en el empleo de agua. Si bien las huertas en maceta necesitan un riego más frecuente que en tierra, antes de regar debemos verificar cuales son las plantas que realmente lo necesitan.

Combinando diversas hortalizas, flores y aromáticas y procurando rotar el suelo manteniéndolo fértil, podremos lograr el equilibrio y el autocontrol del sistema sin tener que aplicar ningún preparado químico.

Una vez que se cosecharon las primeras plantitas, hay que remover la tierra y prepararla para una nueva siembra. Además, se debe revisar todos los días las plantas para ver si tienen plagas (como hormigas, babosas u orugas)

Tips

-Regar cuando no de el sol directo sobre las plantas para que no se quemen, mojando siempre la tierra y no las hojas.

-En caso de regar con manguera, el chorro no debe ser fuerte, por esto hay que regar suave y despacio para que la tierra no se lave y pierda nutrientes.

-Las verduras de hoja van mejor con riego por aspersión.

Es necesario indicar que en este tipo de cultivos no se debe pretender obtener frutos perfectos, ya que como sabemos, los que compramos en el supermercado provienen de plantas manipuladas genéticamente lo cual genera frutos parejos, de un tamaño y forma determinados.

Aunque sin dudas, la cosecha casera será muchísimo más sabrosa y estaremos haciendo nuestro aporte al cuidado del medio ambiente.