Cultura

Inicio de clases: el backstage

por Natalia Coderch

04/03/2017

Los preparativos para la vuelta al colegio pueden volverse un verdadero dolor de cabeza para los padres.

Inicio de clases: el backstage

En vacaciones, todo se reduce a sol, armonía, risas y juegos hasta que un baldazo de publicidades te inunda con la información de LA VUELTA AL COLE. Y vos que estabas en un relax total despatarrada sobre una reposera lagarteando al sol, empezás a sentir retorcijones. Pequeñas maripositas en el estómago, que nada tienen que ver con el “enamoramiento” que te agarraste por el sexy guardavidas de la playa, sino una especie de pseudo colapso nervioso, porque sabés lo que el famoso regreso al mundo escolar significa: un gran monstruo que te acecha casi desde el día en que tu hijo nació.

De chica jamás reflexionaste sobre lo estresante que podía ser para tus padres el calvario de la preparación para el inicio escolar. Quizás fuiste de esos niños que pensaban en qué lindo y emocionante era reencontrarte con tus compañeros de curso y conocer a tus nuevos maestros, pero… de ninguna manera se te ocurrió que antes de cada inicio de clases hay un backstage. Un detrás de escena que implica recorrer casi toda la Argentina en busca de la bendita mochila de Pokémon. Pero no cualquier mochila, sino la negra con pintitas amarillas, esa que tiene el dibujo de Pikachu, en 3D, sentado sobre el hombro de Ash, o la cartuchera de Soy Luna, pero no una simplona, sino la que tiene 158 compartimentos, con glitter y luces de colores, y tiene un valor tan elevado que pareciera que fuera bilingüe.

Ni hablar del vil uniforme o el guardapolvo que descubrís que a tu hijo ya no le entra o que está hecho trizas como si una granada hubiera hecho explosión sobre él. Resignada a tener que gastar gran parte de tu sueldo, vas en busca de la vestimenta escolar. Pero no sos la única: hay al menos 50 individuos más en cada local realizando el mismo ritual que vos. Ahí es cuando en tu mente se produce una disputa entre tus ansias de ser más organizada para la próxima vez y tus quejas porque el resto de las personas deja todo para último minuto, así, exactamente como vos, pero te quejás igual, porque por suerte quejarse sigue siendo gratuito.

Pero la búsqueda del outfit no es nada sencilla. ¿Te habías ilusionado con que iba a serlo? ¿Acaso el universo iba a alinear los planetas para que encontraras todo en un mismo negocio? Tienen el short, pero no en azul, tienen el sweater, pero no el talle indicado, y así con cada prenda, así que derretida de calor y atacada con los infames precios, luego de recorrer no menos de tres tiendas de uniformes, cumplís el objetivo. Tilde al ítem de la vestimenta y a otra cosa, mariposa.

Cuando creíste que tenías todo cocinado, te percatas de que no tenés idea de dónde está la interminable lista de materiales que te dieron al finalizar el año pasado. Y antes de poner la casa patas para arriba y dejar todo como si hubiera pasado un tornado, recurrís a la herramienta número uno, salvadora, aunque a veces generadora también, de crisis de nervios en la vida de una madre: “El grupito de WhatsApp de las mamis”. Agarrás tu teléfono y escribís: “¿Chicas, porfis, alguna me podría pasar la lista de los materiales que no me acuerdo en dónde la puse?”. Ni terminaste de enviar el mensaje que una lluvia de respuestas se avecinó sobre la pantalla de tu celular. Desde, “Sorry, no estoy en casa, vuelvo del laburo y te la paso”, hasta siete mensajes diciendo “Yo también la necesito”, y cuatro fotos de la supuesta lista de materiales, de las cuales, una de ellas salió movida y completamente ilegible, otra salió cortada, otra se equivocó y envió la lista del supermercado, pero por suerte la última de las fotos tiene la lista completa y en foco. Escribís “gracias, genias” con carita feliz, y aunque sos la típica ortiva que vive criticando el grupito de WhatsApp, pensás “menos mal que estas están siempre al divino botón y tienen todo a mano”, y te vas a hacer la recorrida de las librerías, para descubrir que no sos la única en el país que tiene un hijo en edad escolar y que hace todo sobre la hora.

El detrás de escena de los preparativos de la vuelta al colegio es un arduo trabajo que todos los padres realizan año tras año. Una vez que cumplís con el objetivo y lográs tener todo listo para el primer día de clases, sentís que esa gran aventura de recorrerte media Argentina en busca del kit escolar, se compara con “La odisea” de Homero, por lo tanto, no podés dejar de sentirte realizada. Y sí, hacer todo contrarreloj siempre hace parecer todo más complejo y agotador. ¡A volver a clases se ha dicho, “blancas palomitas”!