Turismo

Isla de Pascua: un tesoro arqueológico

por Revista Magna

16/03/2013

¿Quién no vio alguna vez en su vida una imagen de esas enormes estatuas erigidas a orillas del Océano Pacífico? Los “Moai” son imponentes esculturas talladas en piedra volcánica que forman el paisaje de este hermoso lugar. 

Isla de Pascua: un tesoro arqueológico
Los monumentales rostros se han convertido en el símbolo de la Isla de Pascua.

La conocida Isla de Pascua se ubica en el Océano Pacífico y es la más alejada del territorio continental. Resulta muy interesante apreciar que en ella aún se desarrolla la cultura pascuense por la constante práctica de las costumbres de los lugareños, quienes conservan los “Moais” que sus antepasados levantaron.

La conocida Isla de Pascua se ubica en el Océano Pacífico y es la más alejada del territorio continental. Imagen: neetescuela.comAspectos geográficos

La Isla de Pascua emerge de una gran plataforma submarina originada por una intensa actividad volcánica. Por su ubicación representa una gran entrada para los países orientales del Pacífico hacia el continente americano.

Su superficie de forma triangular de 180 kilómetros cuadrados compone el vértice oriental del triángulo polinésico.

Fue descubierta hace más de 1.500 años por un grupo proveniente de Polinesia que se asentó en ella y dio origen a una civilización comparable la maya o la azteca. Las extraordinarias esculturas en piedra o “Moai” que expresan su cosmovisión religiosa y política son los vestigios de esa importante cultura.

La Isla de Pascua, se sitúa el Parque Nacional Rapa Nui y la ciudad más importante es Hanga Roa.

Atrae a miles de turistas cada año, quienes vienen a descubrir sus impresionantes sitios arqueológicos, disfrutar de su belleza natural y conocer un poco más de su cultura y tradiciones.

Por estas características, que la hacen única la Unesco declaró a la isla Patrimonio de la Humanidad en 1995.

Historia

Hace más de 1.500 años atrás, la isla recibió a un grupo de viajeros polinesios, quienes llegaron hasta esas nuevas tierras en busca del Te Pito o Te Henua. Pero pasarán algunos siglos para que los primeros colonos se establezcan definitivamente en la isla y crezcan como una nueva comunidad.

Los polinesios, con fuertes raíces tradicionales pretendieron mantener viva su cultura, venerando a sus ancestros. Así nacieron los “Moai”, esas magníficas esculturas de piedra que en la actualidad se pueden apreciar desde toda la isla.

Su nombre común se debe a la fecha en que fue descubierta por la civilización occidental, un domingo de Pascua de 1722 cuando arribaron marinos holandeses.

Los monumentales rostros se han convertido en el símbolo de la Isla de Pascua. En el siglo X, cuando fueron creadas, representaban la principal actividad de los isleños, junto con las tareas esenciales para la subsistencia como la agricultura y la pesca.

En esa época, se llegaron a erigir 300 altares ceremoniales y cerca de 600 “Moai", los cuales representaban el poder de los sacerdotes y de la nobleza. Según los relatos y las investigaciones antropológicas, fueron épocas pacíficas en las cuales la población alcanzó los 10 mil habitantes.

En la actualidad, no sólo se destaca su importancia arqueológica, sino también las características ecológicas de la isla las cuales posibilitan investigaciones geológicas y astronómicas que la sitúan como uno de los epicentros científicos más interesantes de América del Sur.

Por estas características, que la hacen única la Unesco declaró a la isla Patrimonio de la Humanidad en 1995. . Imagen: moaisisladepascua.wsVerdaderas obras de arte

A diferencia de los polinésicos, que fueron confeccionados en madera, los “Moai” de Rapa Nui fueron esculpidos en piedra volcánica, que era extraída de la cantera del volcán Rano Raraku. En general miden 4 metros de altura, con la excepción del “Moai Paro” que llega a los 10 metros y pesa 85 toneladas.

El procedimiento de creación constaba de un primer paso de tallado de la roca con cinceles de basalto y, luego de terminar esta etapa del “Moai”, lo trasladaban con ayuda de cuerdas vegetales al lugar donde se emplazaba el ahu (altar). Una vez levantado, se le tallaban los ojos, nariz, las orejas alargadas y se tatuaba la espalda.

En un ritual típico de esta cultural, el “Moai” era investido del poder para proteger el linaje y la isla y recién después de esta ceremonia se le colocaban los ojos de coral blanco y obsidiana y un sombrero de escoria roja parecido al turbante de los arikis, que simbolizaba su divinidad.

Posteriormente, entre los siglos XVII y XVIII los enfrentamientos entre las diferentes tribus por el poderío en la isla y la escasez de alimentos generaron guerras tribales que terminaron prácticamente con la cultura “Moai”. Después de las luchas, se impuso un nuevo orden político religioso que desterró el culto al hombre y derrumbó todos los “Moai”.

En su lugar, se recupero una de las tradiciones polinésicas más antiguas: el culto a las aves. Estas nuevas manifestaciones religioso-culturales frenaron las guerras tribales, iniciando un tiempo de paz en Rapa Nui.

Recién en 1772, cuando el holandés Jacob Roggeween arribó a las islas el día de Pascua de Resurrección, se habría iniciado el contacto de los habitantes de Rapa Nui con el resto del mundo y es a partir de este año que empieza a haber registros escritos de su cultura.

En 1888, Chile estableció la soberanía sobre la isla gracias a la labor del capitán Policarpo Toro. En un principio, este territorio se concesionó a una empresa ganadera para su explotación, lo que obligó a los pobladores a abandonar la pesca como principal modo de subsistencia y someterse a trabajos como agricultores y ganaderos.

Esta situación se comenzó a revertirse paulatinamente a partir de 1917, cuando la administración del territorio insular pasó a la armada de Chile. En la década del ´30 se inició la actividad turística en la isla como una nueva forma de subsistencia.

 En la actualidad, con más de 3.600 habitantes, la isla de Pascua está marcada por el desarrollo turístico y las investigaciones científicas, entre ellas la arqueología, que realiza importantes avances en el conocimiento histórico y social de la isla.

Los estudios comprueban que si bien la cultura Rapa Nui está ligada a la Polinesia, su estado de aislamiento permitió desarrollar un sistema de creencias propio y auténtico.

Los estudios comprueban que si bien la cultura Rapa Nui está ligada a la Polinesia, su estado de aislamiento permitió desarrollar un sistema de creencias propio y auténtico. Imagen: patriagrande.com.veDatos  turísticos

-El aeropuerto Mataveri recibe regularmente vuelos de la empresa LanChile y es la principal vía de acceso a la isla.

-Posee un clima subtropical marítimo con una temperatura media anual de 20,3 ºC y con un régimen de lluvias que se concentran en el mes de mayo.

-El turismo es una de sus principales actividades económicas, seguida por la pesca, la agricultura y la ganadería. El buceo, las caminatas y escaladas, los deportes náuticos y las cabalgatas encuentran un escenario paradisíaco en esta isla lejana.

Otros paseos

Playa Anakena

Esta playa de arena blanca rodeada por un bosque de hermosos cocoteros es merecidamente popular los fines de semana. Desde el mes de diciembre a marzo hay vendedores de bebidas y comida.

Esta playa no sólo es un lugar paradisíaco para disfrutar, sino que además representa un verdadero tesoro arqueológico a partir del cual se fueron descubriendo características brillantes de la cultura del lugar.

Playa Ovahe

Esta playa, ubicada a 30 Km. de Hanga Roa, se destaca por su arena rosada de origen volcánico, a los pies de un acantilado de piedras del mismo color. Aquí su fondo marino y fauna lo convierten en un hermoso paraje para realizar snorkeling.

Playa Pea

Ubicada en Hanga Roa, al costado sur de la caleta de pescadores. Cuenta con una pileta natural formada con piedras. El excelente olaje de esta playa la ubica entre las mejores para la práctica del surf, bodyboard y natación.

Hanga roa

En Rapa Nui “Bahía larga” es la principal ciudad, puerto y la capital de la provincia de Isla de Pascua, en Chile. Prácticamente la totalidad de los habitantes pertenecientes a esta comuna se localizan en este poblado ubicado al sudoeste de la isla.

Iglesia Hanga Roa

Vale la pena visitar, sobre todo durante la Misa de los días domingos, la Iglesia de Hanga Roa, ubicada en las calles Te Pito o Te Henua y  Tu’u Koihu. En el interior se encuentran intrincadas esculturas de madera que ilustran la adaptación de la cultura Rapa Nui al Catolisismo.

El complejo de Tahai

Aquí s pueden vislumbrar ahu restaurados, así como numerosos restos de viviendas, las cuales habitaban las familias de los notables pascuenses. De estas construcciones, sólo quedan las fundaciones de piedra y el empedrado del suelo con los agujeros hechos para recibir el armazón de madera.

Volcanes de la Isla de Pascua

Rano Raraku

El visitante que recorre las pendientes externas e internas del Rano Raraku puede contemplar varias decenas de estas imponentes obras que, en su mayoría, tienen el cuerpo enterrado.

Rano Kau

Ubicado en el extremo suroeste de Isla de Pascua, el cual representa uno de los tres grandes conos que forman parte de la superficie de la isla. Tiene una altura de 324 metros sobre el nivel del mar y de acuerdo con estimaciones geológicas su origen se remonta a un proceso eruptivo ocurrido hace unos 2,5 millones de años.

El Poike

Se trata de una montaña erosionada, que alcanza los 370 metros y es la más antigua desde el punto de vista geológico, presenta una estructura volcánica diferente del resto de la isla. En su costado sur se encuentra una original escultura orientada hacia la cima, una especie de gárgola gigante cuya boca posiblemente servía para recolectar agua de lluvia.

Mauga Terevaka

Es el punto más alto de la isla. Esta cima de 511 metros de alto está rodeada por otras dos colinas, el Maunga Puka y el Maunga Kuma. Más abajo se encuentra un lago de cráter, el Rano Aroi, que es la tercera reserva de agua dulce de la isla.

Lo importante a tener en cuenta es que Isla de Pascua es un lugar excepcional para los amantes del trekking y de la vida al aire libre. Pero además es el complemento ideal para quienes gozan de la tranquilidad y la relajación que producen sus playas.


Fuentes: welcomechile.comturismoisladepascua.comturismochile.com