Tecnología

Leer noticias en Facebook nunca fue una actividad inocente

por Ana Virginia Lona

28/07/2015

Al informarnos a través de las redes sociales corremos el riesgo de que la circulación de noticias de diversas fuentes, ideologías e intereses quede bajo el control de unos pocos, incluso de aquellos usuarios que no están conscientes de su rol como replicadores de ciertos intereses en detrimento de otros.

Leer noticias en Facebook nunca fue una actividad inocente

Muchos de nosotros seguimos algún que otro sitio de noticias a través de su espacio en Facebook. Seguramente, varias veces por día hemos publicado noticias en esa plataforma o las hemos replicado de algún contacto, convirtiéndonos en una suerte de corresponsales virtuales de los medios de comunicación.

Quizás la costumbre de hacerlo nos haya enceguecido un poco sobre la responsabilidad que tenemos como ciudadanos cuando republicamos una noticia en el muro de nuestro perfil.

La mayoría de las personas utilizan sus celulares para navegar en Internet diariamente, no siempre es cómodo leer artículos de revistas digitales o de sitios de noticias con esos dispositivos. A veces parece más fácil republicar a través del botón “Compartir” con la plena confianza en el medio que la publicó pero especialmente en la persona que tenemos en nuestra lista de contactos. Tal vez eso nos juegue en contra.

Una costumbre virtual en aumento

Un artículo del sitio TICBeat mencionó un estudio realizado por el Pew Research Center de Estados Unidos sobre el rol de las noticias en Twitter y Facebook entre el público estadounidense, en el cual da cuenta del aumento del uso de las dos redes sociales más conocidas como punto de información.

Si bien el estudio contempla solo a los usuarios estadounidenses, esta tendencia puede percibirse en todo el mundo. Los sitios y blogs que difunden noticias tienen una mayor presencia en las redes sociales, cuestión que es cada vez más recomendada por los estudios de mercadotecnia digital a los medios corporativos e independientes de información.

Ellos ya están al tanto

Hace unos meses, el blog de noticias en inglés de Facebook dio a conocer una nueva actualización que permite a los usuarios denunciar publicaciones como falsas noticias. Esto todavía es solo posible en Estados Unidos, no hay novedades sobre este cambio para Latinoamérica.

Por otro lado, hace unos días, el Huffington Post comentó sobre la “preocupación” que expresó el vocero de la red social sobre el mal uso de la herramienta que la plataforma provee, la cual permite a los usuarios editar los titulares de los enlaces que publican.

Teniendo en cuenta esto, informarse a través de las redes sociales no parece ser tan sencillo. Corremos el riesgo de que la circulación de noticias de diversas fuentes, ideologías e intereses, quede bajo el control de unos pocos, incluso de aquellos usuarios que no están conscientes de su rol como replicadores de ciertos intereses en detrimento de otros.

Cuando los usuarios que se informan son noticia

Es innegable que la repercusión que tiene una noticia en Facebook ha sido primicia más de una vez en los medios de comunicación convencionales. La manera en que nosotros, los usuarios, hemos hecho circular una noticia, ha sido parte de las noticias. Sin embargo, también eso ha servido como medición de nuestra reacción ante ciertos eventos, ideas o políticas estatales o corporativas que sirven a los grupos de poder, privados y públicos.

Nuestra huella en la plataforma ya no tiene un carácter virtual del todo separado de la vida real. Es ahora cuando nuestra responsabilidad comienza, como usuarios y también como ciudadanos.

Combatiendo la desinformación

El problema de las políticas de cada sitio web o plataforma social tendientes a combatir la desinformación es bastante más complejo de lo que parece. No todos sabemos ni ignoramos las mismas cosas. Informarse en tal o cual sitio de noticias también tiene mucho que ver con nuestra visión del mundo.

Evidentemente vamos a informarnos en aquellos sitios en los que vemos reflejada una visión del mundo similar a la nuestra. Aunque no siempre este “reflejo” es evidente. Por esta razón, es imperativo volverlo explícito en la forma de una toma de conciencia de nuestro papel en las redes sociales.

Varios de nuestros contactos podrían denunciar alguna noticia verdadera pero que, a su juicio, parecería falsa porque no reflejaría lo que ellos consideran que es el mundo, sea por la razón que fuere, no viene al caso ahora. Igualmente haríamos nosotros.

Hay varias formas de empoderarse como ciudadanos, una de ellas es no dejar que otros controlen la información que circula en Internet. No es tarea sencilla pero tampoco imposible. Leer un artículo antes de republicarlo en nuestros muros, así provenga de los sitios de noticias más confiables, a nuestro juicio, o de nuestro amigo o amiga más y mejor informado, podría ser una forma de tomar las riendas de nuestro derecho a la información.

Aunque debo decir que eso no basta, visitar varios sitios de noticias de medios considerados antagónicos puede también ayudarnos a acceder a lo que realmente ocurre en el mundo. En definitiva, abandonar un poco la pereza virtual, y no dejar que otros decidan que tal o cual noticia no se publique por ser considerada falsa, cuando puede no serlo.


Ahora podés seguir leyendo: Chat vs. Café: ¿cómo charlamos detrás de las pantallas?