Vida Sana

Los alimentos más peligrosos para tu perro

por Jennifer Houston para womanitely.com | Traducción: Revista Magna

23/06/2014

Estamos acostumbrados a convidarles a nuestros amigos caninos cualquier cosa que comemos. Sin embargo, esta actitud que demuestra cuánto los queremos puede resultar en un daño para ellos. Enterate cómo cuidar más aun a tu fiel mascota.

Los alimentos más peligrosos para tu perro
En Italia ya existen los helados para canes, que no contienen componentes dañinos para ellos.

La mayoría de las personas que tienen un perro saben que no es una buena idea alimentarlo con lo que tienen en el plato pero, de vez en cuando, los trozos de comida pasan directamente de la mesa a la boca del can. Si bien esto generalmente no es tan terrible, hay algunos alimentos humanos que los perros no deberían probar por nada del mundo. Ciertos alimentos pueden ser peligrosos o incluso mortales para ellos. El saber cuáles son puede ayudarte a evitar un accidente trágico:

Ajos y cebollas

Mantené estos vegetales lejos de tu perro. Ambos se utilizan con frecuencia en la cocina para dar sabor, pero pueden convertirse en un problema serio si nuestra mascota los come. La cebolla y el ajo crudos son los más peligrosos, pero debe evitarse el consumo de estos aunque estén cocidos. Ciertos compuestos dentro de los elementos de la familia de la cebolla pueden causar intoxicación en los perros. Desafortunadamente, los síntomas aparecen recién tres o cuatro días después de la ingesta. Notarás que tu perro tiene poca energía y que su orina es de color naranja o rojo oscuro.

Chocolate

Darle chocolate puede parecer una forma de malcriar a los perros que les gusta lo dulce. Lamentablemente, la cafeína y la teobromina en el chocolate pueden ser mortales para los animales. Cuanto más oscuro sea el chocolate, más peligroso es. Si tu perro come chocolate puede experimentar vómitos, irritación y dolor en el abdomen. Las convulsiones y la muerte pueden ocurrir en los casos en que se ingieren grandes cantidades de chocolate.

Palta

Casi todas las partes del árbol de palta son tóxicas para los animales, incluyendo la fruta. Si bien para resultar envenenado tu can debería comer mucha palta, las toxinas en la carne y la piel del fruto no son el único problema. El carozo también puede suponer un peligro de asfixia. Si se ingiere, puede causar un bloqueo intestinal.

Xilitol

Quizás no reconozcas este ingrediente, pero lo más probable es que se encuentre en los chicles sin azúcar o en cualquier otro producto sin azúcar que haya en tu casa. El edulcorante artificial no causa problemas en los seres humanos, pero si un perro lo come, sus niveles de azúcar en la sangre se reducirán drásticamente. Esto puede traducirse en convulsiones y confusión. En los casos en que un perro ha comido una gran cantidad de xilitol, uno de los problemas más serios fue la insuficiencia hepática.

Pollo

Las aves de corral son peligrosas para los perros, no a causa de las toxinas que contienen, sino por los huesos ya que se astillan y pueden causar obstrucciones estomacales e intestinales o algo peor. El pollo crudo es seguro para los animales, pero una vez cocido, los huesos se vuelven armas potencialmente letales. Si sospechás que tu perro se comió un hueso de pollo, vigilalo. Ante cualquier señal de dolor o malestar, llamá a un veterinario. A menudo, los fragmentos óseos pasan de manera natural y sin graves consecuencias, pero esto no es siempre así.

Comida mohosa

Puede parecer normal darle un poco de comida vieja a tu perro, sabiendo que se la va a comer. Desafortunadamente, esto podría ser problemático si la comida tiene moho. Algunos hongos que crecen en los alimentos contienen micotoxinas tremorgénicas. Estas pueden causar temblores que se vuelven cada vez peores hasta que se conviertan en convulsiones. El resultado final, si no se trata, podría ser la muerte. Evitá darle a tu perro alimentos con moho y tené cuidado de no dejar comida mohosa en la basura, o dónde tu perro pueda olerla e ingerirla.

Mazorca de choclo

Parece inofensiva, pero en realidad si tu perro la mastica puede ser fatal ya que es capaz de causar obstrucciones intestinales que pueden conducir a complicaciones graves.

Productos lácteos

Dejá de darle leche o helado a tu mascota ya que la mayoría de los perros son intolerantes a la lactosa. Aunque no es exactamente peligroso, los resultados son desagradables ya que les produce gases y diarrea. Dicho esto, sí se les puede dar pequeñas cantidades de queso y yogur, ya que tienen una mínima cantidad de lactosa.

Salmón crudo

Darle a tu perro un trozo de salmón crudo nunca es una buena idea. Mientras que el salmón cocido no acarrea problema, crudo puede causar  “envenenamiento por salmón” (o SPD por su nombre en inglés). La enfermedad es causada por parásitos y puede parecerse al parvovirus. Los síntomas más comunes son fiebre alta alrededor de una semana después de comer el pescado, seguida de vómito y diarrea con sangre amarilla. La enfermedad suele ser mortal si no es tratada desde el principio.

Hígado

Alimentar a tu can con pequeñas cantidades de hígado cocido no está mal, pero no le des demasiado. Dado que el hígado puede contener altas cantidades de vitamina A, resulta tóxico para los animales. Un exceso de vitamina A puede causar deformación de huesos, anorexia y, rara vez, la muerte.

Por último…

...llevá a tu mascota al veterinario tan pronto como sea posible si sospechás que está envenenada. Aunque la mayoría de los alimentos humanos pueden ser ingeridos por los animales, es posible que ellos consuman otros que no son buenos para su salud. Recordá que está bien tirarle un pedazo de carne de vez en cuando, pero no le ofrezcas ninguno de los alimentos de esta lista si deseás mantener a tu perro sano y fuerte.