Cultura

Marisol Otero: “La recompensa al esfuerzo es hacer lo que uno ama”

por

31/03/2014

Marisol Otero: “La recompensa al esfuerzo es hacer lo que uno ama”

Con una vocación presente desde muy pequeña, hoy es una de las principales figuras de la comedia musical en Argentina. Su educación, la beca que le cambió la vida, Broadway y la ONG que amadrina son algunos de los temas que toca en esta entrevista.

Por Mariana Muryn | mmuryn@revistamagna.com.ar

Es la segunda de nueve hermanos y desde los 13 años que trabaja. A los 15, con una meta impostergable consiguió una beca de la Fundación Bernardo Houssay a través de una grabación casera mostrando su privilegiada voz luego de no haber sido admitida en principio por no tener calificaciones “excelentes” en el colegio. Gracias a ello, realizó su carrera de Canto en el Conservatorio de Ramos Mejía y desde ese momento se ha preparado sin interrupciones para poder cumplir su sueño que llegó en 1998 con la interpretación de La Bella y La Bestia en el Teatro Opera junto a Juan Rodó. Hoy, con muchísimas interpretaciones de grandes musicales dirige una Escuela de Comedia Musical que lleva su nombre y amadrina la ONG Educultura, acercando la Comedia Musical a barrios carenciados. En una charla con Revista Magna, Marisol Otero nos cuenta acerca de su presente profesional y reflexiona junto a nosotros sobre aquellas cosas que fue encontrando en su camino por la música.

"Disfruto de todo lo genial cuando me pasa y trato de estar en el presente porque sé que también en la vida hay cosas duras", asegura Marisol.

Desde el año pasado estás haciendo la comedia musical Mágico Rock, ¿verdad?

Si, además de hacer los shows de Musicales on the Rocks, en este momento estoy haciendo el infantil con música del gran “Flaco” Spinetta que se presentó el año pasado, ahora estamos haciendo funciones por diferentes teatros de Argentina pero volverá con todo en vacaciones de invierno.

En alguna oportunidad develaste que el mensaje de la obra era el de poder elegir lo que nos hace felices, ¿cómo recordás tu propio proceso de elección de convertirte en cantante y actriz?

Mi deseo y necesidad de ser artista ya estaban desde muy chica, era algo que no manejaba yo sino que estaba ahí y que había nacido conmigo. Pero más allá de eso, fue un camino de mucho sacrificio y cada "no" en mi vida fue reafirmando más y más mi profesión y vocación ya que pese a que todo parecía imposible por tener muchos hermanos y venir de una familia muy humilde, la perseverancia fue mi mejor arma para ganarle la batalla al miedo, la desilusión y la frustración cuando las cosas no se daban. Después el camino se abrió y aunque aun siga siendo una lucha porque todo cuesta y mucho, aprendí a aceptar que eso es parte de lo que elegí y que la recompensa al esfuerzo es hacer lo que uno ama así que sigo creyendo que vale la pena el sacrificio.

Esa virtud, la de la perseverancia, es la que te caracterizó desde muy pequeña, ¿cómo cambió tu vida la beca de la Fundación Bernardo Houssay?

Esa maravillosa oportunidad fue un antes y un después para mi vida ya que gracias a ellos pude tener educación gratuita en lo que amaba y acompañaron mi carrera haciéndome becada honorífica durante muchos años. Sin duda mi carrera no hubiera sido lo que es sin su apoyo y les estaré eternamente agradecida. Mi manera de devolver ese favor al universo es lo que hago con los becados de mi escuela en Caballito y actualmente con la ONG Educultura, con la cual abrimos escuelas de comedia musical en zonas vulnerables como la Villa 20 de Lugano donde pueden acceder todos los chicos de manera gratuita. Creo que de esa manera cierro un círculo hermoso de “dar y recibir” como ellos lo hicieron conmigo.

La música de Luis Alberto Spinetta es la llave para un mundo distinto en "Mágico Rock".

Luego de ese periodo de formación llegó el papel de La Bella y La Bestia junto a Juan Rodó, ¿Cómo recordás ese momento?

La Bella fue la primera gran experiencia que se me presentó, si bien había hecho otras obras estas eran del off y no habían trascendido. La Bella y La Bestia llegó a nuestro país con una mega producción de Broadway que dejaba a la gente con la boca abierta así que ser parte de eso fue soñado y me dio además de un aprendizaje enorme, la posibilidad de ser reconocida por la gente, por el público. Fue una alegría enorme el hecho de haber sido elegida primero en el casting multitudinario que se hizo aquí y luego de todas las puestas de Latinoamérica teniendo la increíble suerte de estar en el Palace Theatre en pleno Broadway representando a Latinoamérica como la Bella por el quinto aniversario del estreno de La Bella y la Bestia. Eso fue en 1998, jamás imaginé que 13 años después, en el 2010, volvería a Buenos Aires esta obra maravillosa ¡y que quedaría seleccionada para ser la señora Pots! ¡La tetera! personaje que canta la canción principal de la obra y que además me dio la nominación para el premio Hugo (al teatro musical)... Todo eso me dio La Bella y la Bestia.

¿Cómo cambió tu vida el reconocimiento en lo que hacés, además de abrirte las puertas para otros grandes musicales como Mamma mía!, El violinista en el tejado y muchos otros?

Realmente ni siquiera había llegado a soñar semejante cosa pero cuando estuve en Broadway, el día que estrené, estaban operando a mi papá de cáncer y mi familia no quería que yo lo supiera; y no lo supe hasta que salí de la función para festejar con mi familia y no lo vi, así que fue difícil para mí a partir de ese momento despegar los pies de la tierra. Sabía que por más bello que fuera lo que me estaba pasando, había algo mucho más importante que necesitaba de toda mi atención. Por eso es que me acostumbré a llevar los momentos de éxito de una manera muy real, sin creérmela, sabiendo que la vida te da y te quita. Disfruto de todo lo genial cuando me pasa y trato de estar en el presente porque sé que también en la vida hay cosas duras que te tocan  en las cuales necesitás de toda la fuerza y el amor que te da lo bueno para afrontar la tristeza y la dureza de las realidades cotidianas.

Junto a Gabriela Bevacqua y Silvana Tomé, Otero protagonizó Mamma mia!, el musical que hace cantar al mundo.

¿Cómo te definís hoy luego de tan increíble trayectoria?

Me considero una privilegiada y una remadora profesional (risas). Todas las obras en las que estuve, desde La Bella y la Bestia pasando por Grease, El violinista en el tejado, Jesús de Nazareth, El che, Sorpresas, Borges para niños, Las d´enfrente (con la Gran China Zorrilla),  Mamma mia! , Mágico Rock, los discos y cosas increíbles como cantar con la presencia del Papa Benedicto XVI el tema “Un mundo mejor” de uno de mis discos, realmente no solo forjaron mi carácter de artista, el crecimiento  y el amor a mi profesión, sino que también me llevaron a convivir por meses con diferentes familias  o elencos de los que aprendí tanto en lo artístico como en lo humano y esa “suerte divina” hace que uno conozca más de las relaciones humanas, las acepte y salga del lugar competitivo con el otro y aprenda que la competencia es, al fin y al cabo, con uno mismo.

Hablando de tu presente, además de Mágico Rock estás presentando tu CD Musicales on the Rocks, ¿Cómo fue el proceso de concretarlo?

¡Ese era un sueño que tenía hace mucho! Quería plasmar las canciones de las obras en las que participé a lo largo de mi vida, las que fueron más significativas junto con las que me gustaría hacer y poder contar mi versión de esas canciones. Todas esas canciones las llevé al pop rock, balada y jazz. Quedó un trabajo hermoso que dirigió artísticamente junto a mí Guillermo de Medio, así que decidimos hacer el show Musicales on the Rocks donde me doy el lujo de tener invitados bellísimos que el público agradece un montón (Fernando Samartin, Pato Arellano, Luciano Bassi, Florencia Otero, German Tripel , Facundo Arana, entre otros). Justamente ahora estoy planificando unas fechas más de ese espectáculo, a pedido del público, con nuevos invitados, ¡así que para mí es felicidad plena!

Con Juan Rodó en "La Bella y La Bestia", papel que le trajo enormes satisfacciones.

¿Qué proyectos tenés para los próximos años?

Estoy terminando de escribir una obra que ya vengo desarrollando hace unos tres años, Dios quiera que pueda estrenarla este 2014, también sigo con Musicales on the Rocks y tengo la idea de un nuevo disco con temas míos propios, además estoy abocada a mi Escuela de Caballito que dirijo y las escuelas de la ONG Educultura en zonas vulnerables que sigo dirigiendo, creo que estaré bastante ocupada (risas), ¡pero muy feliz!

Después de todo lo recorrido y lo mucho que queda por recorrer, ¿Qué mensaje le dirías a aquellos que quieren ser músicos?

Creo que cada uno hace su camino como puede, hay tantas maneras como personas, así que simplemente mi mensaje es que sigan el deseo de su corazón y que estén en constante preparación y fe en uno mismo para lograrlo.