Medio Ambiente

Megaminería y movilización social

por

22/05/2013

Megaminería y movilización social

Tiempo atrás, la represión que tuvo lugar en La Rioja por la instalación de la empresa minera Osisko en el cerro Famatina tuvo en vilo a la opinión pública. A poco menos de un año de aquellos acontecimientos, se vuelven a producir enfrentamientos entre grupos ambientalistas y autoridades provinciales, esta vez sin efecto en los medios nacionales.

Por María Soledad Chiramberro | mschiramberro@revistamagna.com.ar  

No es ninguna novedad que, en general, los ciudadanos de localidades potenciales a ser explotadas por empresas multinacionales se posicionan en contra de la minería a cielo abierto. Un relevamiento denominado “Estudio sobre minería a cielo abierto en provincias mineras” realizado en 2010 por la consultora Aresco revela en términos generales que, un porcentaje de los habitantes de Catamarca, La Rioja, San Juan, Neuquén, Chubut y Santa Cruz afirmó estar “poco/nada de acuerdo” con esta actividad y sólo el 17,4 por ciento se mostró a favor.

La gente no baja los brazos y continua firme en el reclamo. Imagen: otromundoesposible.net

Si bien Famatina en el último tiempo ha sido la causa principal de dichas movilizaciones de pobladores y ambientalistas, la minería a cielo abierto es un tema fundamental para los manifestantes desde el 2011 pasado, cuando se supo que las inversiones mineras alcanzaron un nivel récord.

El objetivo de los habitantes del cerro Famatina y Chilecito es impedir que empresas internacionales como Osisko comiencen a explotar minas de oro a cielo abierto en el cerro, ya que aseguran que contaminará su única fuente de agua potable.

Al respecto, el Gobierno de La Rioja -socio minoritario de Osisko en el proyecto- aseguró que la exploración no se realizará sin la "licencia social" de los vecinos y para esto comenzará con una campaña informativa sobre los beneficios de la minería.

Los datos relacionados con la producción minera no dejan de impactar y explican la insistencia de los grupos económicos y la falta de operatividad del Gobierno provincial y nacional para darle una solución definitiva al tema. La Secretaría de Minería argentina afirma que las inversiones mineras alcanzaron en 2011 un récord de 2.546 millones de dólares, para lo cual se necesitó emplear de manera directa e indirecta a 517.000 personas, según datos oficiales.

Esta propaganda se suma a los spots que tiempo atrás recorrieron los canales de televisión (abierta y por aire), las radios y la gráfica que bajo el lema “minería responsable” ilustraban cómo sería nuestra vida sin la presencia de “metales en la vida cotidiana”. Una clara respuesta a la imagen negativa que por supuesto tienen estas empresas que llevan adelante explotaciones mineras con un mínimo o nulo cuidado y preservación del medio ambiente.

Los forcejeos y las balas de goma formaron parte del paisaje en la Plaza Central donde se habían congregado los vecinos, aunque esta vez poco se supo de lo sucedido. Claramente lo que piden los asambleístas es que se revea la última Ley de Minería sancionada en 1997, la cual resulta ser muy flexible con respecto a la protección del medio ambiente y –en el caso de Famatina- el reclamo es claro: el pueblo se reunió para expresarse en contra de Beder Herrera –Gobernador de la provincia- y de su política minera, bajo la consigna "El Famatina no se toca". La represión dejó un saldo de cinco detenidos, entre ellos dos voceras de las asambleas antiminería, Carina Díaz Moreno y Marcela Crabbe.

El agua, los suelos, la flora y la fauna se ven afectadas por la explotación minera. Imagen: cbadespierta.blogspot.com.ar

¿Qué es la minería a cielo abierto?

La minería a cielo abierto es una actividad industrial de alto impacto ambiental, social y cultural. Por tratarse de un recurso natural no renovable, es insostenible en el tiempo. Esta remueve la capa superficial o sobrecarga de la tierra para hacer accesibles los extensos yacimientos de mineral de baja calidad. Por otro lado, para su explotación, la minería a cielo abierto utiliza, de manera intensiva, grandes cantidades de cianuro, una sustancia excesivamente tóxica que permite recuperar el oro del resto del material removido.

Durante la etapa de explotación se produce:

-Afectación de la superficie y del terreno y dejando al descubierto grandes cantidades de material estéril.

-Contaminación del aire debido a la volatilización de impurezas sólidas, por ejemplo polvo y combustibles tóxicos o inertes, capaces de penetrar hasta los pulmones. También puede contaminarse el aire con vapores o gases de cianuro, mercurio, dióxido de azufre contenidos en gases residuales, procesos de combustión incompleta o emanaciones de charcos o lagunas de aguas no circulantes con materia orgánica en descomposición.

-Afectación de las aguas superficiales producto de la generación de residuos sólidos finos provenientes del área de explotación. A esto se le suma la afectación de las aguas subterráneas o freáticas contaminadas con aceite usado, reactivos, sales minerales, etc.

-Afectación de los suelos lo cual implica la eliminación del suelo en el área de explotación y produce un desecamiento del suelo en la zona circundante, así como una disminución del rendimiento agrícola y agropecuario. Esto trae como consecuencia un impacto en la flora y fauna del lugar.

Nito Artaza en contra de la minería

En un acto realizado en el salón Illia del Congreso de la Nación, el senador "Nito" Artaza presentó oficialmente su proyecto de ley para prohibir la minería a cielo abierto. Con el respaldo del fiscal general Antonio Gustavo Gómez y miembros de Conciencia Solidaria, se oficializó la exposición del texto.

Para Artaza, "Uno de los desafíos más importantes de nuestro tiempo es el cuidado del medio ambiente. Por eso presentamos este proyecto con el que buscamos detener el avasallamiento que se realiza en nuestra tierra".

Digamos ¡NO! a la minería a cielo abierto. Imagen: elinternacional.com.ar

La lucha de los habitantes de los pueblos afectados, los reclamos por leyes justas que prioricen  el cuidado del medio ambiente por sobre el aumento en las rentas y el trabajo en conjunto de la sociedad civil y de ambientalistas debe servir para que todos nos demos cuenta de que nuestro planeta y los recursos que de él extraemos algún día se agotarán si no hacemos algo al respecto, y el momento es AHORA.