Cultura

"Mi lucha", de Hitler, se prepara para entrar en las escuelas alemanas

por

29/12/2015

La comunidad judía expresa su desacuerdo ante la propuesta de los maestros y el Ministerio de Educación. La polémica queda abierta.

Por Enrique Müller para elpais.com | 29/12/15

La posibilidad de que Mi lucha (Mein Kampf, 1925),de Adolf Hitler, el libro más polémico y peligroso en Alemania, y cuya reedición se impidió durante 70 años, se convierta en lectura crítica y obligada en las escuelas alemanas, a partir de 2016, ha despertado la inquietud en la comunidad judía del país. Teme que las diatribas antisemitas que formula Hitler vuelvan a echar raíces.

La llegada del libro a las aulas ocurriría si las autoridades educativas del país y el gobierno de Alemania asumen la propuesta de la Asociación de Maestros y de la Ministra de Educación de que una nueva edición crítica de Mi Lucha se estudie en todos los colegios.

[caption id="attachment_8405" align="aligncenter" width="1024"]Ejemplares de "Mi lucha" en Núremberg, comercializados masivamente durante el Tercer Reich. | Imagen: Adam Jones, Ph.D. -Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons- Ejemplares de "Mi lucha" en Núremberg, comercializados masivamente durante el Tercer Reich. | Imagen: Adam Jones, Ph.D. -Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons-[/caption]

Los derechos del libro, escrito por el responsable del Holocausto, vencen este año. Son 700 páginas que entremezclan el relato autobiográfico y el panfleto político donde el líder nazi expone su ideología nacionalista, racista y violenta. Adelantándose a una posible edición no comentada, el Instituto de Historia Reciente (IfZ) de Múnich ha preparado una versión crítica con notas que se acerca a las 2.000 páginas.

La propuesta de su lectura crítica, según Josef Kraus, presidente de la Asociación de Maestros, debería servir para “inmunizar a la juventud alemana contra el extremismo político”. La Ministra de Educación, Johanna Wanke, cree que la edición comentada debe estudiarse para que el pensamiento del dictador no se quede sin réplica.

“Las escuelas no pueden seguir ignorando el libro, porque los adolescentes pueden hallarlo en Internet”, explicó Kraus. Su propuesta es que la versión crítica se incluya en el programa de estudio del grado superior de los institutos de enseñanza media.

“En lugar de permitir que el encanto de lo prohibido cautive a los jóvenes, es mucho mejor que los alumnos conozcan el texto de la mano de maestros de historia y política”, aseguró Wanke. Los estudiantes tendrán dudas, agregó, “y es bueno que salgan en clase y se pueda hablar del tema”.

El apoyo de la Ministra se hizo en las páginas del periódico Passauer Neue Presse, el 24 de diciembre. Allí señaló que la nueva edición de IfZ era una herramienta ideal para confrontar a los jóvenes con el peor capítulo de la historia reciente del país. “La edición crítica del IfZ tiene el fin de contribuir a la educación política y está escrito en consecuencia para que pueda ser entendido por el público en general”, aseguró.

“Ese libro no debe ser leído en las aulas”, afirmó Charlotte Knobloch, presidenta de la Comunidad Judía de Múnich. Una idea compartida por el presidente del Consejo Judío alemán, Josef Schuster, quien denunció que la nueva edición podría servir para ayudar a la difusión del pensamiento de Hitler.

Para Noah Gottschalk, un joven de 16 años que colabora en Orange, un periódico digital auspiciado por la Asociación Académica Alemana para la Investigación Económica, la posibilidad de que Hitler sea leído en la escuela puede ser interpretada como una afrenta para autores como Goethe y Schiller que tendrían que dejarse de lado o reducirse para estudiar la obra del dictador.

“La idea que Adolf Hitler regrese a las aulas debe ser discutida ampliamente y no ser aprobada en los laberintos del poder”, agrega el joven, quien afirmó: “Mi tiempo es demasiado valioso para tener a Hitler como lectura obligada”.