Sexo

Mitos del sexo después de los 40

por Denise Schipani para webmd.com | Traducción: Revista Magna

24/05/2013

Aprendé por qué el buen sexo puede venir con la edad y sacudite todos esos fantasmas que te impiden disfrutar de una vida plena en la habitación.

Mitos del sexo después de los 40
Disfrutar del sexo no se trata de cómo te ves, sino de cómo te sentís. | Imagen: Malika Favre (Kama Sutra)

Los 40 pueden ser los nuevos 30, pero teniendo en cuenta los conceptos erróneos acerca de la sexualidad y el deseo de las mujeres después de “cierta edad”, uno podría pensar que los 40 son los nuevos ¡80! Así le echemos la culpa a las representaciones publicitarias sobre lo que es "sexy" o al hecho de que los principales papeles de la TV y de las películas muestran más la parte madura y familiar que el costado hot de las actrices maduras, los mitos sobre ellas abundan. "Creemos en silencio que sólo los jóvenes tienen relaciones sexuales," dice Maureen McGrath, enfermero, educador de la salud sexual y locutor de radio. Pero esto no podría estar más lejos de la verdad. Aquí, ocho mitos que estamos felices de romper para vos.

Mito1: No necesitas del sexo a medida que envejeces

Verdad: Es difícil redefinir cual es la necesidad de sexo luego de haber tenido hijos. Y, por supuesto, no vas a morirte sin sexo, no es comida ni agua. Pero eso no significa que lo necesites menos que cualquier otra cosa que trae alegría, satisfacción y una mejor salud emocional y física. "El sexo hace fluir la sangre, lo que lleva los nutrientes a todas las partes de tu cuerpo y elimina los residuos. El bombeo del corazón, la respiración profunda…todo eso es bueno ", dice Carmella Sebastian, doctora y experta en sexualidad y en el bienestar de las mujeres.

Mito 2: Esos kilos de más te hacen indeseable

Verdad: Repite después de nosotros: disfrutar del sexo no se trata de cómo te ves, sino de cómo te sentís. "Se puede tener confianza interna en cualquier peso", dice McGrath. Dicho esto, si no te sentís de lo mejor, caminá 30 minutos con tu pareja a paso ligero en vez  servirte otra porción de pastas en la cena. Y tratá de sofocar ese monólogo interior que te dice que los hombres no encuentran sexies los cuerpos que no son perfectos. Preguntale a cualquier hombre. Si la mujer con la que comparte la cama se desnuda, el no ve panza y celulitis, él está viendo su desnudez. Si actualmente estás soltera y preocupada porque un nuevo amante no te encontrará deseable, olvidate de eso también. "Los bultos, protuberancias y arrugas no significan nada para el 99% de los hombres mayores de 40 años", dice Bobbi Palmer, fundadora y CEO de Date Like a Grown up (web que da consejos sobre cómo atraer hombres y tener citas a mujeres adultas). "Lo que te falta en firmeza lo compensas con el humor, la compasión y la experiencia. Además, conoces tu cuerpo mejor que cuando tenías 20 años". Todos esos años viviendo en tu piel te han enseñado lo que te excita, cosas que no sabías dos décadas atrás. Y no hay nada más atractivo para un hombre que una mujer que sabe lo que quiere en la cama.

Mito 3: Tu cuerpo no es sexual una vez que entras en la perimenopausia

Verdad: Los cambios que ocurren (a veces) en los años anteriores a la menopausia tales como irregularidades en el período, cambios de humor y falta de lubricación vaginal van a afectar tu vida sexual. Pero un cuerpo cambiante es todavía un cuerpo sexual, dice el Dr. Sebastian, y reconocer esto es importante. En cuanto a los problemas de sequedad, podes usar un lubricante: "Cuando la sangre pasa a los genitales, los tejidos permanecen sanos", fomentando la lubricación natural. Los sofocos y la fatiga asociados con la perimenopausia pueden causar estragos en los niveles de energía, dice McGrath, así que hablá con tu médico sobre posibles remedios hormonales. Y mirá el lado bueno: esta puede ser una etapa de experimentación y de libertad con el sexo que no tenías cuando tus hijos eran pequeños. "Probá un vibrador, experimentá con la autoestimulación, probá nuevas posiciones", sugiere McGrath.

Mito 4: Estás muy cansada para tener sexo

Verdad: Este mito persiste por una buena razón: tiene sentido que estés más agotada ahora de lo que lo estabas hace 20 años. Pero es más probable que ese "estoy demasiado cansada" sea una disculpa para evitar el sexo. Estar crónicamente sin energía puede desencadenar una disminución de líbido, así que consultá a tu médico para revisar los niveles de la tiroides y realizate la prueba de anemia, dice McGrath. Y mirá tu estilo de vida: tal vez necesites aligerar tus compromisos y conseguir un mejor sueño regulando la hora de acostarte y extraer el televisor y la computadora de tu habitación. Aparte de eso, "no esperes a tener relaciones sexuales al final del día cuando estás agotada," dice el Dr. Sebastian. Si sos una persona madrugadora, tratá de tener un despertar sexual o, de ser posible, intentá con un poco de alegría por la tarde.

Mito 5: No tenes que preocuparte por un posible embarazo

Verdad: ¡Diganle esto a la legión de madres maduras que descubrieron que estaban embarazadas! "Es difícil saber exactamente cuándo vas a dejar de ovular, incluso si estás en medio de la perimenopausia," dice el Dr. Sebastian. "Para comprobar cuándo podes abandonar la protección, tu médico debe hacerte una prueba de sangre". El nivel de la hormona folículo-estimulante (FSH) en la sangre puede revelar si seguís siendo fértil, pero los niveles fluctúan durante la perimenopausia, por lo que incluso un bajo nivel de FSH puede ser engañoso. Es por eso que es mejor prevenir que curar. La menopausia no es oficial hasta que hayas pasado un año sin el período, dice McGrath. ¿Estás comenzando una relación? Entonces de todas maneras debes protegerte contra las enfermedades de transmisión sexual, así que usá preservativos hasta conocer más sobre el pasado de su pareja.

Mito 6: Es normal que el deseo sexual decaiga a medida que envejeces

Verdad: Lo cierto es que esto puede resultar al revés. "Es más probable que las mujeres más jóvenes experimenten caídas en la libido", dice McGrath, probablemente gracias a los trastornos hormonales del embarazo, el parto, la lactancia materna y el lidiar con niños pequeños. Así que si tenes poco o ningún deseo de tener relaciones sexuales -incluso con George Clooney en tus fantasías- consultá a tu médico para asegurarte de no tener ninguna condición médica como problemas de tiroides o algún tipo de cáncer, dice el Dr. Sebastian. Más allá de eso, la libido tiene mucho que ver con la facilidad con que podes hablar con tu pareja y con cuan preocupado esté cada uno por la frecuencia de sus relaciones sexuales. Para una pareja una vez al mes está bien, mientras que para otra tres veces a la semana es prácticamente nada. "Averiguá qué cantidad de sexo es suficiente para vos antes de decidir que tenes un problema con tu libido”, dice McGrath.

Mito 7: Cosas que alguna vez te excitaron ya no funcionan debido a tu edad

Verdad: "Esto está más relacionado con una relación larga que con el envejecimiento," dice McGrath. Podes estar aburrida o en una rutina (lo mismo tu hombre), así que tratá de prestar atención a esto de inmediato, aconseja el Dr. Sebastian. Conseguí un video, comprá un libro, agitá las cosas. ¡Tené a mano todo un arsenal de opciones porque hay diferentes cosas que te excitan en diferentes etapas de la vida y en diferentes días!

Mito 8: Si nunca tuviste buenos orgasmos, ya es muy tarde

Verdad: Esto es fácil de desmentir, dice el Dr. Sebastian, quien admite:"Nunca fui multiorgásmica hasta después de tener mi segundo hijo”. Ella le atribuye el cambio a una nueva sensación de confianza en sí misma, que le permitió empezar a hacer lo que quería en la cama. ¿Estás estresada? ¿Tuviste una pelea con tu esposo? ¿Recibiste recientemente un ascenso en el trabajo y te sentís bien con vos misma? Todo esto puede afectar tu capacidad de llegar al orgasmo. Nunca es demasiado tarde para explorar lo que te excita, dice McGrath. "La gente piensa que nace sabiendo cómo ser un gran amante, pero esto debe ser aprendido".