Sociedad

Moisés y el éxodo que nunca existió

por Ana Virginia Lona

02/09/2016

El profesor y arqueólogo Israel Finkelstein asegura que la versión bíblica del éxodo de los hebreos a Tierra Santa no existió ya que no hay pruebas arqueológicas que lo demuestren, además de otros anacronismos que figuran en el relato bíblico de la peregrinación de Egipto hacia Canaán.

Moisés y el éxodo que nunca existió
Israel Finkelstein es director del Instituto de Arqueología de la Universidad de Tel Aviv y co-responsable de las excavaciones en Megido (Israel).

Israel Finkelstein, un reconocido arqueólogo israelí, afirma que el éxodo de esclavos hebreos que partieron desde Egipto hacia Canaán jamás ocurrió. En el libro The Bible Unearthed: Archaeology's New Vision of Ancient Isreal and the Origin of Sacred Texts publicado en el 2001, fruto de investigaciones de los textos bíblicos contrastados con los estudios arqueológicos, Finkelstein y su colega Neil Asher Silberman plantean, a partir de un estudio crítico de la Biblia, que hay muchos anacronismos en el Pentateuco, los textos que narran todo lo relacionado con Moisés.

Para mencionar sólo algunos de esos datos anacrónicos o que están presentes en narraciones de civilizaciones mucho más antiguas que la que relata el Pentateuco, tenemos la narración del nacimiento e infancia de Moisés, cuyos orígenes se encuentran en leyendas orales muy anteriores a él.

La que más similitudes tiene con ésta es la que se le arroga a Sargón, el rey acadio quien, más de 2000 años antes de Cristo, creó el primer imperio de la historia. Al igual que Moisés, a Sargón se le atribuye la experiencia de haber sido puesto dentro de un cesto, en un río, del cual fue recogido por Akki, el jardinero del rey de Kish. Aunque difiere de la historia de Moisés en el hecho de que Sargón conocería a una madre sacerdotisa, si bien la identidad de su padre queda oculta. Hay que tener en cuenta que estos orígenes bien pudieron ser creaciones literarias para enaltecer la figura del rey, al mismo tiempo que se le atribuye un lazo con lo divino. En términos generales, el nacimiento de padres desconocidos es una característica de las figuras míticas modernas y antiguas.

Por otro lado, Finkelstein y Asher Silberman afirman que los hebreos jamás salieron de Egipto, simplemente porque nunca vivieron allí durante el tiempo que narra el Pentateuco. En cuanto a este dato, Finkelstein explica, en una entrevista con La Nación, que no hay registros de la presencia de hebreos en Egipto ni tampoco de que haya habido esclavos en la época en que los textos sagrados dan cuenta de ello.

Durante el éxodo, el Pentateuco señala que había camellos domesticados, sin embargo, las investigaciones arqueológicas no los encontraron sino 1.000 años antes de Cristo. Lo mismo puede decirse de algunas ciudades que los peregrinos habrían visitado, como Kadesh o el reino de Moab, que no existían en ese periodo.

El estudio crítico de los relatos bíblicos no necesariamente significaría la destrucción total de ciertas tradiciones religiosas ni tampoco la cosmovisión religiosa, aunque sí plantean una revisión de la cosmogonía divina. Aunque se acepte el Pentateuco como relato ficcional, la discusión en torno de los orígenes de poblaciones antiguas es necesario para comprender el pasado y nuestro presente.

Notas

Antiguo Testamento en Biblia en línea.

The Bible Unearthed: Archaeology's New Vision of Ancient Israel and the Origin of its Sacred Texts de Israel Finkelstein y Neil Asher Silberman.

Historia del Cercano Oriente de Carlos G. Wagner

Según Israel Finkelstein, destacado arqueólogo israelí, el éxodo de Egipto nunca sucedió de Gabriel Hojman

Reseña: The Bible Unearthed: Archaeology's New Vision of Ancient Israel and the Origin of its Sacred Texts

Entrevista a Israel Finkelstein de Luisa Corradini para el diario La Nación, 2006.

El origen de Sargón de Akkad en Antigua. Historia y Arqueología de las civilizaciones en Cervantes Virtual.