Tendencias

Monoambientes: soluciones para espacios reducidos

por

16/03/2013

Monoambientes: soluciones para espacios reducidos

En esta sección de diseño y decoración hemos hecho hincapié en la decoración de espacios reducidos como la cocina o el balcón, pensando en estrategias y recursos que amplíen el lugar. En esta oportunidad nos centramos en los monoambientes, donde el ingenio y la creatividad en la decoración juegan un papel fundamental.

Por Revista Magna

Lo primero que debemos hacer, incluso antes de comprar los muebles y mudarnos, es realizar un plano del lugar para poder visualizar e imaginarnos la sala distribuida y cómo quedará cada cosa allí.

Como se sabe, un monoambiente implica que la cocina, el living-comedor y el dormitorio están integrados. Es por esto que el desafío es claro: contener en pocos metros muchas cosas. De esta manera, debemos explotar al límite las posibilidades de cada metro de espacio, apelando a objetos funcionales que permitan adaptarse a cada uso.

Como se sabe, un monoambiente implica que la cocina, el living-comedor y el dormitorio están integrados. Imagen: arquitectura.com.ar

Existen algunos muebles como los sofá-camas que son ideales para estas aplicaciones, ya que durante el día tienen un asiento muy cómodo, y en la noche se transforman en cama.

Otra opción pueden ser las camas rebatibles, las cuales nos permiten una gran versatilidad y un importante ahorro de espacio. También podemos encontrar muebles modulares que incluyan un armario dentro del cual se guarda la cama y que además se combinan con otros cuerpos que incluyan biblioteca, estantes y cajones. Esto nos permite que cuando la cama está dentro del mueble tengamos lugar para optar por un sofá con ruedas que se retira por la noche para abrir la cama.

Piensen en cómo van a diseñar el área de la cocina, para que no ocupe todo el espacio. Toda cocina necesita tener las cosas básicas como son la pileta, la heladera, un horno y una pequeña mesada o estantería para guardar cosas. En muchas oportunidades se puede apelar a una especie de puertas desplegables las cuales, en un abrir y cerrar de ojos, permiten que la cocina desaparezca.

La ubicación de los muebles

-Tanto los placards hechos a medida (que generalmente se encuentran instalados en el lugar) como los baúles permiten optimizar el uso del espacio.

-En el caso de la cocina, es mejor si la colocas en una esquina, para ahorrar espacio. Es fundamental además, que sea de un color clásico o neutro (blanco, negro o de acero inoxidable) para que no discrepe mucho con los demás colores.

-Lo mismo sucede con la heladera, siempre es recomendable colocarla en una esquina y que sus colores sean neutros.

-En la optimización del espacio podemos considerar el mobiliario modular que permite cambiar constantemente el aspecto y la disposición de los muebles en la habitación y el mobiliario móvil que se puede mover fácilmente alrededor de la casa para un uso práctico y una decoración cambiante.

Otra opción pueden ser las camas rebatibles, las cuales nos permiten una gran versatilidad y un importante ahorro de espacio. Imagen: decocasa.com

Los colores

Los de las paredes deben ser de tonalidades lo más claras posibles, si es que no te gusta el blanco, para poder ampliar notablemente el espacio. Aunque, si preferís colores oscuros, es recomendable pintar el techo de blanco.

Además se puede recurrir a los colores para dividir el salón en diferentes áreas, como así también empleando diferentes materiales.

Divisores del sitio

Podemos utilizar separadores de ambiente como pantallas. Estos vienen en diferentes materiales: madera, metal y tela. Son realmente decorativos y al ser plegables se utilizan para generar privacidad y espacios divisorios.

Accesorios

El uso de accesorios que mejoran visualmente el espacio puede ser útil para hacer la habitación más amplia y profunda. Espejos y obras de arte aumentan el espacio haciendo que la habitación parezca más grande y profunda.

También tenemos módulos independientes que pueden apilarse de diversas maneras, según la disponibilidad del espacio y las necesidades. Podemos usarlos como separadores de ambientes, asientos y mesas. Dentro de estos módulos podemos guardar desde prendas de vestir hasta la vajilla, de acuerdo a las circunstancias.

Con todas estas ideas, los metros cuadrados no serán un limitante para poder hacer de ese simple monoambiente un lugar placentero y cómodo.