Sociedad

Movimiento Stop Food Waste: conciencia y alimentación van de la mano

por

02/10/2014

Movimiento Stop Food Waste: conciencia y alimentación van de la mano

Una nueva tendencia en alimentación está ganando cada vez más vigencia, generando conciencia y reflexión respecto al modo en que consumimos alimentos. Una gran parte de la comida que se cultiva y manufactura es -alarmantemente- desperdiciada y desechada. Entidades, empresas y chefs se suman a un movimiento tendiente a reducir el desecho y aprovechar los alimentos, incluso los que otros tiran. ¿Querés saber más? Pasá.

Por Alan Laursen | alaursen@revistamagna.com.ar 

El hambre en el mundo es uno de los flagelos más terribles a contrarrestar y -pese a destacadas iniciativas- paliar la desnutrición parece una tarea titánica. Incluso en nuestro país, por más que se intente tapar tras estadísticas poco creíbles, es un tema que preocupa a muchos, principalmente cuando los más afectados son los niños. Paradójicamente, la obesidad y otros trastornos producto de la alimentación desequilibrada son otro problema a nivel global. La abundancia y la carencia de alimentos muchas veces tienen como factor común una mala nutrición, que tiene que ver más con la calidad que con la cantidad de ingesta.

Detrás de esa situación hay múltiples factores, fundamentalmente políticos pero también concierne a un tipo de mentalidad que necesariamente tiene que modificarse y que ya ocupa el discurso de muchas personalidades destacadas de la política mundial. Incluso el Papa Francisco se refirió en reiteradas ocasiones al problema de la alimentación en el mundo y específicamente al desperdicio de los alimentos.

En 2013, poco después de asumir su papado, señaló en la Jornada Mundial del Medio Ambiente queel egoísmo y la ‘cultura del descarte’ han conducido a desechar a las personas más débiles y necesitadas. Más aún, en muchas partes del mundo, no obstante el hambre y la desnutrición existentes, se desechan los alimentos”, sosteniendo que los alimentos que se tiran a la basura se roban de la mesa de la gente carenciada. El Santo Padre denunció allí que esta cultura del descarte es una mentalidad que se extiende por el mundo. Meses después, en un video difundido en Internet -dirigiéndose a una cooperativa de cartoneros de nuestro país- sostuvo un animado elogio al reciclaje como forma digna de trabajo y alentó a los cartoneros a seguir adelante, a las vez que les conminó a que “piensen cómo seguir adelante en este trabajo de reciclar lo que sobra. Pero lo que sobra es rico. Hoy en día no nos podemos dar el lujo de desperdiciar lo que sobra”. Además, destacó que el reciclaje no es sólo una tarea productiva y ecológica sino que también “implica no desperdiciar los alimentos, porque hay chicos que pasan hambre”.

La campaña "Stop Food Waste" apunta a modificar los hábitos a la hora de comprar y cocinar, cambios que se traducirán en beneficios para el planeta y para nuestra economía. | Imagen: gastronomiaycia.com

Movimientos anti-derroche

El desperdicio de alimentos en el mundo es altísimo, no sólo desde la cadena productiva sino en el mismo hogar. Ante esta problemática han surgido diversas iniciativas tendientes a evitarlo llevadas a cabo por gastronómicos, empresarios, ONGs y también ciudadanos comunes y corrientes. Todo esto como parte del movimiento “Stop Food Waste” (“Pare de Desperdiciar Alimentos”) que se traduce en emprendimientos concretos de restaurantes, supermercados, tecnologías y organizaciones, fundamentalmente en países del primer mundo en América del Norte y Europa. Por ejemplo, en Dinamarca el restaurante “Rub & Stub” utiliza alimentos descartados por empresas y supermercados porque están al borde de su fecha de vencimiento y que sin embargo ellos aprovechan de modo seguro, destinando los fondos recaudados a combatir la desnutrición en países pobres de África.

También hay mercados que venden a precio económico alimentos vencidos o próximos a vencer que no significan un riesgo para la salud pero que sin embargo no pueden venderse en supermercados comunes, y aplicaciones para smartphones, por ejemplo la gratuita “Love Food Hate Waste” que sirve para planificar una preparación y ayuda a hacer una eficiente compra de ingredientes. Cuenta también con un banco de recetas para aprovechar la totalidad de los alimentos. La masividad de Internet permite que simplemente escribiendo “Movimiento Stop Food Waste” en los buscadores uno se pueda hacer un panorama de la infinidad de sitios y artículos dedicados a este novedoso y sensato movimiento como así también de las iniciativas existentes.

Un sitio web que te recomendamos es el del Movimiento RAP de España, sigla que resume las tres acciones básicas de esta propuesta: REDUCIR (la compra innecesaria de alimentos y productos para optimizar el consumo), AHORRAR (¡dinero!) y PROTEGER (el planeta, ahorrando recursos). Este movimiento busca crear conciencia en la población para que se reduzca el desperdicio de alimentos diario que se hace en los hogares y a la vez destacar los beneficios de hacerlo.

Aprovechar al máximo los vegetales es un excelente consejo que, con un poco de imaginación a la hora de cocinar -y una ayudita de Internet- podemos llevar a cabo fácilmente. | buzzfeed.com

Iniciativas en Argentina

No hay en nuestro país un movimiento visible y masivo respecto al Stop Food Waste pero sí se puede destacar el trabajo de algunas organizaciones. Por ejemplo, en el año 2003, 17 bancos de alimentos argentinos crearon la Asociación Civil  sin fines de lucro Red Argentina de Bancos de Alimentos con el objetivo de atender las carencias de aquellos sectores marginados que no pueden acceder a una alimentación básica completa.

Un banco de alimentos surge para contribuir a la reducción del hambre. Se sustenta en base a las donaciones de alimentos APTOS PARA EL CONSUMO que son almacenados y distribuidos mediante organizaciones que se dedican a trabajar con este flagelo brindando servicios alimentarios. Puede ser un buen punto de partida para que se sumen al movimiento.

Consejos MAGNA

Desde Magna te damos algunos tips para que pienses el modo en que te relacionás en tu hogar con los alimentos y qué acciones podes aplicar:

- ¿Te quedó comida y no te agrada comerla como “sobra”?: seguramente te ha pasado que del día anterior te quedó comida y ya no tenés ganas de volver a repetir. Pues bien, dos palabras: TORTILLA y TARTA. Son dos opciones que te permiten reutilizar aquellas sobras agregando unos pocos ingredientes más. ¡Todo es cuestión de creatividad y conciencia! Si te sobraron fideos o tallarines una buena opción es picarlos un poco, mezclarlos con huevo, perejil, pimienta y sal, y algún otro ingrediente que creas oportuno y hacer una tortilla. ¿O por qué no una tarta con alguna sobra de risotto? Repetimos: todo es cuestión de ponerse creativo y de tomar conciencia.

Aprovechar al máximo los vegetales: muchas veces las personas utilizan una parte de ciertos vegetales ignorando que pueden aprovecharse otras partes y terminan tirándolas a la basura. Por ejemplo, se puede utilizar la hoja de la remolacha como si fuera acelga o espinaca y hacer un relleno de tarta o canelones, o con salsa blanca. También puede usarse la hoja del rabanito para la ensalada. O las pencas de la acelga para hacerlas marinadas o como si prepararas una milanesa. Otra forma de aprovechar el alimento es usando lo que es inevitablemente descartable como compost orgánico, para aquellos que cultivan sus propios alimentos en la huerta.

Si no pudiste aprovechar algunos alimentos de tu heladera, todavía podés evitar tirarlos a la basura convirtiéndolos en compost para tu huerta. | Imagen: sheknows.com

- Conservar adecuadamente los alimentos: tanto los alimentos secos como los que deben conservarse en heladera tienen que ser adecuadamente guardados para que duren más y no termines desperdiciándolos. Los fideos secos, legumbres, etcétera, deben guardarse en frascos limpios cada vez y bien secos, en sitios libres de humedad y malos olores. En la heladera la cosa no es diferente. Hay múltiples formas de conservar los alimentos por separado y de forma eficaz y eficiente para evitar que se descompongan. Las frutas y verduras deben estar bien separadas las unas de las otras y en los lugares destinados para su ubicación. Dichos habitáculos deben estar libres de cualquier otro alimento y limpios. Se recomienda el uso de plásticos herméticos, aunque algunos sectores ecologistas los ponen en cuestionamiento.

Estar abierto y aprender: este parece el más abstracto de los puntos pero no por ello el menos importante. Siempre hay que estar dispuesto a ser abierto, reflexionar sobre las problemáticas que afectan al mundo y aprender a contribuir. Negar el problema o hacer caso omiso a las recomendaciones de los expertos no es una buena postura. Aunque parezca poco lo que podemos hacer, todo suma. Una buena acción -si sos la o el que cocina en tu casa- sería aprender nuevas formas de cocinar y nuevas recetas para el menú casero que te permitan aprovechar al máximo los ingredientes y reducir el derroche. Aunque parezca mentira, hay muchas personas que por no saber cocinar bien (o por falta de creatividad) terminan tirando más de lo que consumen. Se ha sabido de casos en los que familias carenciadas eran dotadas con alimentos pero al no tener un adecuado conocimiento culinario desperdiciaban gran parte de lo donado y terminaban haciendo estéril una ayuda que podía ser más provechosa.

Recuerdo que cuando niño -¿a quién no se lo dijeron?- cuando algo no me gustaba y lo rechazaba o lo dejaba en el plato, mis padres me decían que pensara en los chicos de África que no tienen para comer y que yo estaba siendo egoísta y desagradecido. Extorsión psicológica aparte, creo que eso mismo es lo que podemos pensar hoy cuando tiramos alguna comida que todavía puede rendirnos y que por simple desgano arrojamos al tacho. En mi caso particular, tirar comida es algo que me genera demasiada culpa y siempre encuentro la forma de aprovecharla. Para algunos pasa por “ser rata”, para mí es una cuestión de reflexión y agradecimiento con el alimento al que puedo acceder y que otros no ven en días. ¿Y vos? ¿cómo aprovechás tus alimentos?