Cultura

Pablo Sciuto: sobre la huella y la piel pero también sobre el cosmos

por

17/06/2015

Pablo Sciuto: sobre la huella y la piel pero también sobre el cosmos

De cuando la música uruguaya vio nacer a Pablo Sciuto, un músico cuya poesía musical rompe distancias siderales y marca el tiempo del universo haciendo de éste uno propio y marcado por su huella.

Por Ana Virginia Lona

Pablo Sciuto nació en Montevideo, Uruguay, en 1979. La música comenzó a echar raíces en su vida, desde muy pequeño, en su entorno familiar. Por eso era natural que Pablo, a los 11 años, tuviera su primera guitarra. De esta manera, la pasión por el arte musical se ramificó haciendo de él una huella de las melodías que lo rodeaban.

La huella

Esa pasión lo llevó a explorar diversos estilos musicales que había oído de niño: The Beatles, Gardel, Eduardo Mateo y Luis Alberto Spinetta son algunos de los que marcaron su formación musical, esa de entrecasa, la más importante de todas.

Era casi inevitable que Pablo intentara buscar una forma de expresar aquello que crecía dentro de él y necesitara otros lugares para que sus ramificaciones florecieran. A partir de 1995 participó en varios grupos musicales, entre ellos Escape y Luz de Alba. En ese mismo año, Latinoamérica lo tuvo como el primer músico en el microuniverso de internet que compartió sus producciones en formato MP31.

El tiempo pasó y un buen día el joven músico comenzó un camino propio de búsqueda artística como solista. Desde Montevideo a Buenos Aires, en este periodo de su vida, la huella ya era piel y el mundo de Pablo se había ensanchado convirtiéndose en un vasto cosmos.

Pablo Sciuto

La piel

Con algunas melodías de por medio, la huella y la piel de Pablo se trasladaron a Madrid. Allí, luego de haber compartido escenario con músicos reconocidos de la canción uruguaya, argentina y brasileña, continuó su búsqueda musical transportándose hacia otros mundos a través de varios estilos musicales como el jazz, la música electrónica, la bossa nova, el candombe de su tierra y un tono poético y metafísico en sus letras y armonías, condimentadas con una curiosidad por la ciencia ficción y la astronomía.

El grupo creado por Pablo en el 2009, Astrónomos Urbanos, ha sido el anfitrión de músicos provenientes desde Uruguay, Chile, Argentina hasta España. El universo se achicó y los astros se reunieron para tocar una melodía universal. Tal es la inquietud y curiosidad que siente Pablo por la astronomía, que uno de sus álbumes EP tiene el nombre de un libro de Stephen Hawking: “El gran diseño”.

Su admiración por Spinetta no cabía en su cuerpo y encontró una forma de homenajearlo. Así es cómo Pablo vive su música, como un viaje “por el espacio sideral”2. En el 2012 organizó el evento “Luz de la Manzana” en el que junto con otros músicos, expresó esa sensación de vivir la poesía de Spinetta y se volvió multidimensional.

El cosmos

El universo de Pablo Sciuto continúa expandiéndose, descubriendo nuevos astros y fuentes de energía, desde 1998, año en que grabó su álbum solista Citylandia, seguido por La llave del cielo (2000), Tres Corazones (2004), On (2009), On Edición Especial (2010); Huella Sin Fin EP y, en el mismo año, Las Ideas del Aire (2011); Planeta Casa (Hipnótica, 2012), El Gran Diseño EP (Hipnótica, 2013) y La Piel y la Huella (2014)3.

Escuchar las canciones de Pablo Sciuto es recorrer un cosmos del que fue dueño durante un microsegundo luego del Big Bang. Pasado este breve tiempo, todos formamos parte de él y nos confundimos entre sí.


Notas

  1. Pablo Sciuto, biografía. Fuentes: Sitio oficial y CMTV.
  2. Publicación en su cuenta Twitter, el 25 de mayo de 2015.
  3. Álbumes de Pablo Sciuto.