Sociedad

Palabras más, palabras menos: conocer el mundo a través del lenguaje

por Mariana Muryn

19/06/2014

Hace un tiempo ya, es grata y llamativa la preocupación por los hábitos que no concuerdan con nuestros deseos. Para esto, se ha impuesto como posibilidad de cambio el estudio de la Programación Neurolingüística, la cual trabaja sobre lo más preciado que tenemos los seres humanos: el lenguaje. Te contamos en esta nota porqué las personas se acercan a las actividades de la PNL y cómo trabaja para generar cambios sustanciales.

Palabras más, palabras menos: conocer el mundo a través del lenguaje

Pocas veces reflexionamos acerca del poder de las palabras y el lenguaje, quizá lo que más conocemos acerca de esta capacidad innata del hombre es su función como instrumento de comunicación pero lo que olvidamos de él es que ocupa el lugar de prisma por el cual adoptamos una mirada sobre el mundo. Hace unos años, se ha instaurado el modelo de la Programación Neurolingüística para estudiar esta estructura de pensamientos que llevamos como una mochila, y en caso de que esta sea un poco pesada, poder generar un cambio en nuestra actitud cotidiana y en nuestra inteligencia emocional.

Qué es la PNL

Así nos lo definió el Ingeniero Axel Persello, Director del Instituto Americano de Formación e Investigación y miembro de la Asociación Internacional de PNL: “Es un conjunto de técnicas que nos ayuda a tomar consciencia de la forma en que utilizamos el lenguaje y cómo el mismo realiza asociaciones neuronales que nos pueden conducir a resultados efectivos o limitantes. Además de abordar el lenguaje, trabaja con las representaciones internas que nos hacemos de los hechos”.

Este nuevo estudio -que surgió de la mano de la psicología a principios de los años '70 en California, Estados Unidos, gracias a las investigaciones de los profesionales Richard Bandler y John Grinder, quienes pudieron ver los puntos en común entre la lingüística y los modelos de conocimientos como sistemas de información que almacenamos en nuestra mente- comenzó a propagarse en los años '90 para convertirse hoy en un estudio reconocido y abordado por otras disciplinas como la sociología, antropología, y también la educación, entre otras ramas, por la simplicidad y practicidad de su aplicación terapéutica en todos los campos de interacción humana.

El mapa no es el territorio

La PNL actúa sobre varias cuestiones en relación al lenguaje y también profundiza sobre nuestros sistemas de representación. Es decir, hay varios filtros que nos ayudan a organizar la información que percibimos del mundo. Como parte de esos filtros, nos encontramos con algunas creencias que adquieren forma de afirmaciones. Es fácil imaginar que quien sostiene que “la vida es dura” como una firme creencia -ya sea porque lo ha escuchado en su núcleo familiar o en su entorno social o por cómo ha filtrado su propia experiencia en el mundo- será muy difícil que adopte una actitud positiva hacia la vida: más bien adoptará una actitud combativa hacia ella. Afortunadamente la PNL nos revela que el mapa no es el territorio y por eso, esas creencias no son dibujos fieles de la realidad. Al entender estas cuestiones se pueden poner en crisis ciertos esquemas mentales que nos limitan para predisponernos de otra manera hacia lo que creemos imposible o limitado.

Comunicación efectiva

Otro de los ejes sobre el cual operan estas nuevas técnicas es el de mejorar la comunicación y, como consecuencia, mejorar las relaciones interpersonales. El trabajo que promueve la PNL es el desarrollo de todo el potencial del lenguaje para ser claros y coherentes entre lo que nos proponemos decir y lo que realmente decimos. Para esto, uno de los avances que ha planteado es la de tomar en cuenta tanto el lenguaje verbal como el lenguaje no verbal que comprende lo gestual y corporal y que tiene tanta importancia como las palabras. En este sentido, los cursos de PNL ayudan a desplegar todas las posibilidades de la comunicación para ser efectivos en cómo decir lo que deseo comunicar. Como dato sobre esto, en Argentina ya está tan difundida la importancia de este modelo que en mayo de este año, desde el sector público, la Subsecretaría de Educación y Formación Ciudadana de Salta con apoyo del Gobierno Provincial ha brindado una capacitación a 220 docentes sobre el eje de la PNL para desarrollar estas técnicas y ponerlas en práctica en las aulas a fin de llegar a una comunicación más efectiva en la enseñanza. Por supuesto que también se utiliza en el campo de lo privado: muchas empresas apuestan desde Recursos Humanos a capacitar a sus empleados para generar armonía en los vínculos entre ellos.

Quiénes se acercan a la propuesta

La PNL puede ser aplicada en cualquier ámbito de nuestra vida: en el trabajo, la salud, las relaciones sociales y de pareja; el éxito de su aplicación se debe a que modifica la experiencia subjetiva de las personas. Sobre esto, Axel Persello nos contó que “el público que viene a nuestros cursos es muy variable en cuanto a ingresos, género y edad. No obstante hay un factor en común. Ellos saben que deben cambiar algo en su vida, muchos prefieren hacer un curso de PNL en vez de hacer una consulta psicológica, aunque en muchos casos también se da que sus terapeutas se lo recomiendan”.

Más información:

En este link podés ver los cursos sobre PNL que se dictan en IAFI en su sede de Buenos Aires: iafi.com.ar