Tendencias

Palacio Barolo: misticismo y arquitectura de vanguardia

por Mariana Muryn

07/08/2016

Con sus perfectas referencias a "La Divina Comedia" de Dante Alighieri, es icono de una arquitectura de moderna magnificencia en Buenos Aires. Inaugurado en 1923, lleno de historia y símbolos, ha comprado la eternidad en la Avenida de Mayo porteña.

Palacio Barolo: misticismo y arquitectura de vanguardia

Fue el edificio más alto de Latinoamérica del momento -la marca se la sacó el Kavanagh una década después- pero no es por eso que hoy se lo reconoce en la ciudad, sino por mantener exclusivas reminiscencias de una de las obras cumbres de la literatura universal: La Divina Comedia.

La historia cuenta que en la década del '20, el piamontés Luis Barolo, poderoso productor agropecuario instalado en Argentina desde 1890, pensaba como la mayoría de los europeos residentes en el país: que Europa quedaría destruida por las sucesivas guerras. Con temor por la posible pérdida de los restos de Dante Alighieri, el empresario quiso construir un edificio inspirado en la obra del poeta para que conservara sus cenizas.

El edificio es una pieza única en su tipo, realizada en un estilo propio cultivado por Palanti.

En el centenario de la Revolución de Mayo, Barolo conoció al arquitecto Mario Palanti, quien también era admirador de la obra de Alighieri, y comenzó la edificación en Avenida de Mayo 1370 con precisas referencias a ella.

La planta del edificio se estructura tal cual la métrica de la obra: se levanta a 100 metros de altura como el número de cantos de la obra y cuenta con 22 pisos como el número de sus estrofas, mientras que los 11 balcones frontales representan aquellos cantos que tienen tal cantidad de estrofas.

La división general de la construcción está hecha en base a los tres estadios que recorre Dante con su guía y maestro Virgilio –infierno, purgatorio y paraíso-, por eso la planta baja y los dos subsuelos ilustran el infierno que Dante imaginó en forma de cono hacia abajo. Los detalles resaltan en el pasaje central por donde se accede al lugar ya que cuenta con nueve bóvedas de acceso que representan los pasos de iniciación y las nueve jerarquías infernales tantos como los pecados y sus correspondientes castigos. Además de las citas en latín y las doce lámparas sostenidas por cuatro cóndores y ocho dragones, se destaca una estatua de bronce llamada “ascensión” que significa el espíritu del poeta apoyado sobre un cóndor que lo lleva al paraíso y bajo la cual descansarían los restos del poeta.

Las escaleras están revestidas con mármol de Carrara y decoradas con herrajes, vitraux, lámparas y molduras.

Desde el primer piso al 14 se asciende a lo que sería el purgatorio en forma de montaña, donde cada dos pisos se representa uno de los siete pecados capitales. En estos pisos funcionan oficinas privadas ya que teniendo en cuenta que Avenida de Mayo era el eje económico de la ciudad, desde el primer momento sus creadores imaginaron esta propiedad exclusiva para rentas de oficina.

Tanto en la obra literaria como en el Palacio Barolo, llegar al paraíso -del piso 14 al 22- es la parte más emotiva. Los ocho pisos representan el número de cuerpos celestes del sistema solar de Dante hasta llegar al faro que ilumina en 360 grados la ciudad y que representa los nueve coros angelicales. Sobre él está la constelación de la Cruz del Sur, que en los primeros días de junio se ve alineada con el eje del Barolo.

La simbología no se agota en su estructura sino que abunda en todos los detalles y rincones. De hecho, el edificio está plagado de formas curvas asociando el círculo con la perfección y otras formas que tienen que ver con la masonería, organización de la que eran miembros Palanti y Barolo y a la cual se ha vinculado al propio Dante Alighieri.

En la planta baja del Palacio Barolo funcionó hasta su desaparición, en el año 1984, la mítica agencia de noticias Saporiti.

Hoy esta maravillosa edificación declarada Monumento Histórico Nacional en 1997 es administrada por Tomás y Miqueas Thärigen, perfectos conocedores del lugar por legado familiar. Ellos ofrecen visitas completas y divertidas a aquellos que estén interesados en conocer el mundo místico del Barolo y su historia -imposible de sintetizar sin haberla apreciado en persona-. Además, todos los meses organizan conciertos, clases de tango y otras actividades culturales.

Más información:

Las visitas guiadas y otras actividades están publicadas en los siguientes enlaces:

https://www.facebook.com/PalacioBaroloTours

http://www.pbarolo.com.ar/