Compromiso social

Patch Adams: la felicidad como elección, la risa como don

por

26/09/2013

Patch Adams: la felicidad como elección, la risa como don

El médico y activista social, conocido por la película homónima inspirada en su vida, visitó el país y ofreció una conferencia en el Human Capital Forum 2013 en la que habló acerca de sus inicios en la medicina, sus objetivos en la vida y su loca vestimenta.

Por Marisol González Nazábal | mgonzaleznazabal@revistamagna.com.ar

Con un atuendo de payaso y el cabello cano teñido de azul, Patch Adams comenzó la jornada del Human Capital Forum 2013 -el evento más influyente a nivel mundial en temas de capital humano, realizado en Argentina por noveno año consecutivo- de manera descontracturada pero con un discurso muy serio y directo, lejos de lo que su look sugería.

Patch fue el disertante más destacado del Human Capital Forum 2013, celebrado en el hotel Hilton de Puerto Madero (Capital Federal). | Imagen: Revista Magna

A continuación, reveló detalles de su juventud, en la cual comenzó a sentir aversión al maltrato que se les daba a los negros en Estados Unidos –su país- y llegó a la conclusión de que “la religión es una mentira”. “No sabía qué hacer con ese horror” –admitió- lo que lo llevó a visitar numerosos hospitales psiquiátricos luego de reiterados intentos de suicidio. En ellos, comenzó a relacionarse con otros pacientes y descubrió un placer especial en el escuchar a los demás. Así fue que continuó entrenándose: “Pasaba dos horas por día llamando a distintos número (de teléfono) para practicar de hablar con la gente y diez horas por semana subiendo a los ascensores”, dónde las personas se ven casi obligadas a entablar conversación con el otro en un espacio reducido.

A gusto con estas experiencias e impresionado por el discurso "I have a dream" (“Yo tengo un sueño”) que Martin Luther King ofreció en 1963, tomó dos determinaciones que atravesarían su vida: “Decidí ser un médico gratis para los pobres […] y decidí ser un activista político y ser revolucionario y feliz todo el tiempo, tan feliz que asusta”.

En su época de estudiante de medicina, Patch imaginó un lugar idílico, cálido y alegre, en el que los pacientes pudieran curarse de manera gratuita. Siguiendo esta idea, logró fundar junto a algunos amigos el Gesundheit! Institute, que funcionó como un hospital de comunidad durante 12 años. Este proceso se encuentra plasmado en la película Patch Adams, protagonizada por Robin Williams en 1998 e inspirada en su vida. Al día de hoy,  lo que recauda con sus conferencias lo destina al Gesundheit!, con el que se puede colaborar a través de www.patchadams.org.

La felicidad como elección

Según Patch, los grandes enemigos de la felicidad son el poder y el dinero, ya que “nunca se tiene suficiente de ellos”. Mientras preguntaba en forma retórica cómo fue que llegamos a vivir de esta manera, lanzó una de las frases más resonantes del día: “Si tenes alimento y tenes un amigo, ¿de qué mierda te quejas?”. Asimismo, el médico y activista social dijo que gran parte de la culpa de que la gente no sea feliz la tiene la prensa porque “nunca ha habido un diario que de buenas noticias”.

“La felicidad es una elección, uno tiene que decidir si lo hace. Creo que nunca hice a alguien feliz ni nadie me hizo feliz […] Uno decide la respuesta, la reacción”, afirmó y continuó: “Nunca hubo un sólo trabajo que demuestre que es bueno ser serio. Los datos están a favor de que seamos felices, de que disfrutemos la vida”. También advirtió que el aburrimiento es otra tragedia de la sociedad moderna. “¿Cómo uno puede tener un cerebro y estar aburrido?”, preguntó a la audiencia y disparó: “Creo que a los que les sucede eso no tienen cerebro”.

El médico es un convencido de que la salud de una persona no se puede separar de la salud de su familia, de la comunidad y del mundo. En la imagen, junto a un paciente en un hospital de Michigan (Estados Unidos). | Imagen: patchadams.org

Malos inventos, malas experiencias

Sin perder ni por un momento la atención del público, Patch continuó su discurso opinando que el peor invento que ha existido es la televisión, ya que ha provocado que la gente le reste tiempo a la lectura. “A veces me siento un tonto en las conversaciones”, dijo en referencia a que no se siente a gusto cuando se conversa sobre un programa o una serie televisiva.

También dedicó un buen tiempo a hablar de la soledad, sobre la que dijo: “Es la peor experiencia que puede vivir un ser humano. La depresión es un sistema de soledad y es causa de suicidios. Nos da seguridad pertenecer a un grupo de individuos”.

La risa entendida como un don

Llegando al final de la disertación, el médico de 69 años hizo alusión a su peculiar forma de vestir: “Vivimos en un mundo en el que somos gente que mira. Si me visto así es para que las personas no se resistan a hablarme. La gente empieza a conectarse […] Busco detener la violencia pública. Pude cambiar mi ropa conservadora por algo que detenga la violencia. En 30 años, el 100% de las veces que gente que se peleaba me vio con esta vestimenta, dejó de hacerlo”. Mientras decía esto último, Patch tiraba de sus pantalones hacia arriba, ofreciendo una imagen suya cada vez más jocosa y admirable.

En un viaje al Tibet, sorprendiendo y alegrando a los habitantes de Lhasa, su capital. | Imagen: patchadams.org

Voluntariado y compromiso

Cada año, el médico e inventor de la risoterapia con fines médicos y terapéuticos, reúne un grupo de voluntarios de todo el mundo para viajar a distintos países vestidos de payasos, con el objetivo de llevar el humor a huérfanos, refugiados y personas en general que necesiten una inyección de esperanza en sus vidas. “La risa es un don, se puede practicar”, dijo para finalizar su discurso, haciendo que todos los presentes lo aplaudieran con una sonrisa que no necesitaron ensayar.