Medio Ambiente

Peligro: el glifosato en los cultivos

por

16/03/2013

Peligro: el glifosato en los cultivos

Recientemente tuve oportunidad de leer un artículo publicado por al diario on-line Tiempo Argentino, con un titular contundente “Por qué Clarín y la Nación apoyan el uso de glifosato en la Argentina”[1]. En este artículo no se centra en hablar acerca de si es verdad o no que estos grupos económicos apoyan o promueven la utilización de este producto. Pretendemos en realidad, disponer de los datos encontrados para generar conciencia en el lector ante el peligro inminente que este tipo de herbicida representa para la salud humana.

Por Ma. Soledad Chiramberro | E-mail:mschiramberro@revistamagna.com.ar

¿Qué es el glifosato?

El glifosato es un herbicida no selectivo de amplio espectro, desarrollado para eliminación de hierbas y de arbustos, en especial los perennes. Este absorbido por las hojas y no por las raíces. Se puede aplicar a las hojas, inyectarse a troncos y tallos, o utilizarse como herbicida forestal.

La aplicación de glifosato mata las plantas debido a que suprime su capacidad de generar aminoácidos aromáticos. El glifosato es el principio activo del herbicida Roundup (nombre comercial de la empresa Monsanto). Además es el herbicida más usado en EE.UU.

El glifosato es un herbicida no selectivo de amplio espectro, desarrollado para eliminación de hierbas y de arbustos, en especial los perennes. Imagen: noticias-ambientales-argentina.blogspot.com.ar

Según el doctor Andrés Carrasco, “…reportes sobre defectos neurológicos y malformaciones craneofaciales provenientes de las regiones donde los herbicidas a base de glifosato (GBH) se utilizan, nos llevó a realizar un abordaje embriológico para explorar los efectos de bajas dosis de glifosato en ese desarrollo” y continúa “Embriones de Xenopus laevis (rana africana) fueron incubados con un preparado comercial de GBH a 1 / 5000 diluciones. Los embriones tratados fueron notablemente anormales, con alteraciones marcadas en el desarrollo de la cresta neural y cefálica y acortamiento del eje anterior-posterior”.[2]

Al respecto ONG Greenpeace realizó el año pasado un informe[3] tendiente a comprobar que el uso del glifosato en los cultivos altera y perjudica a las personas, plantas y animales que se encuentren expuestos a este herbicida. Uno de los casos más controversiales se dan en el norte argentino, más precisamente en la provincia del Chaco, en donde según el informe de esta ONG existen claros defectos de nacimiento en los habitantes de esta provincia, “…donde los cultivos transgénicos de soja y arroz son rociados intensamente con glifosato, se han incrementado, casi cuadriplicado, en el período de 2000 a 2009…” con lo cual “…Se encontraron defectos similares en mujeres de Paraguay expuestas a herbicidas a base de glifosato durante el embarazo. Estos defectos eran compatibles con aquellos inducidos en experimentos de laboratorio a concentraciones mucho más bajas que las del glifosato comercial”, tal cual lo afirma el doctor Carrasco.

Además el empleo de este producto está asociado a la interrupción de “…la producción de hormonas reproductivas vitales, tales como la progesterona y el estrógeno. Estudios publicados demuestran varios efectos endócrinos en animales y en células humanas asociados con el glifosato”. También existen estudios de patrones de enfermedad en poblaciones humanas (estudios epidemiológicos) los cuales “…han vinculado la exposición al glifosato con el linfoma no-Hodgkin (un tipo de cáncer de la sangre); mientras que los estudios de laboratorio han confirmado que el glifosato y/o sus productos asociados presentan características típicas de los agentes causantes de cáncer (por ejemplo genotoxicidad o mutagenicidad) en animales y en humanos”. Con lo cual es evidente que a la luz de estos estudios, los casos de cáncer pueden ser asociados al contacto con este herbicida.

"el empleo de este producto está asociado a la interrupción de “…la producción de hormonas reproductivas vitales, tales como la progesterona y el estrógeno". Imagen: pea.com.py

“Los perfiles toxicológicos de las mezclas de herbicidas no están claros. Sin embargo, es evidente que los cultivos transgénicos RR (genéticamente modificados para ser tolerantes al glifosato, conocidos como “Roundup Ready”) han provocado una escalada en la “carrera armamentista” de  los pesticidas, con una creciente carga tóxica para el medio ambiente y las personas”, según concluye el informe de Greenpeace.

En el artículo citado al comienzo, se retoman las palabras de la periodista francesa Marie-Monique Robin quien en su libro “El mundo según Monsanto” afirma que "Si existe un país en el que la multinacional haya podido hacer todo lo que le viniera en gana sin el menor obstáculo, ese es Argentina", con lo cual esto hace aún más grave las denuncias de organismos ambientalistas y científicos independientes que pese a las amenazas y los obstáculos se arriesgan para investigar y comprobar los efectos que en la vida humana y ambiental causa el uso de este tipo de herbicidas.

Lo que pretenden tanto ONGs, grupos ambientalistas, científicos y profesionales relacionados es que se realicen los estudios pertinentes para comprobar efectivamente cuales son las consecuencias directas que el empleo de este tipo de herbicidas puede ocasionar en los agricultores, habitantes, operadores y hábitats naturales que se encuentran expuestos durante su aplicación.