Tecnología

Perros y gatos, reyes de las redes sociales

por Alan Laursen

12/06/2017

En Internet, el humor tiene un espacio privilegiado. Los videos cortos y la aparición de los memes reflejando con tono sarcástico, irónico o divertido situaciones de la cotidianeidad han inundando los muros o timelines de las principales redes sociales, sobre todo de Facebook. Canes y felinos son los amos y señores del humor 2.0.

Perros y gatos, reyes de las redes sociales
Las mascotas, súper estrellas del mundo virtual.

Si de memes y videos se trata, los más vistos y compartidos son los de animales. Un vistazo rápido sobre ellos muestra que claramente son perros y gatos los principales reyes y protagonistas de los mismos. Estas estrellas de cuatro patas, que ocupan un espacio central en la mayoría de los hogares, son víctimas de las nuevas tecnologías y de la afición de sus dueños por filmar y fotografiar lo que hacen para luego subir el material a la web con la esperanza de que se viralice. Gracias a eso tenemos videos de gatos asustándose con pepinos o globos, y perros siendo retados por sus dueños por alguna travesura que se salió de control, generando situaciones hilarantes.

La personalidad fuerte y orgullosa de los gatos y su supuesta “crueldad” son el blanco favorito de los memes sobre los amigos felinos, mientras que en los perros es la personalidad inocente y lúdica la que se suele destacar. Sin dudas los memes no son más que el reflejo de lo que nosotros, los seres humanos, proyectamos sobre las mascotas y los atributos de personalidad que les otorgamos de acuerdo a nuestros propios parámetros. La “fidelidad” de los perros y el “egoísmo” de los gatos, está claro, son solo conceptos aplicables a los seres humanos, al menos desde el punto de vista en el que nos paramos para dotarlos de dichas cualidades. Todo el imaginario social sobre ellos se vuelca luego en contenido para las redes, ya sea en forma de memes, videos o fotos de nuestras propias mascotas o las de otros en cualquier lugar del mundo.

Revista Magna
Grumpy Cat es una celebridad de Internet conocida por su expresión facial de mal humor.

Una pequeña encuesta a través de formularios de Google y difundida por internet me permitió recolectar la opinión de 160 personas y conocer que visión tienen sobre cada uno (perros y gatos). De dicha muestra, un 43,8% son hombres mientras que el 56,2% son mujeres y las edades oscilan entre los 20 y 60 años.

Los gatos, ¿caen siempre parados?

Dicen que los gatos caen siempre de pie pero, a pesar de parecer los principales monarcas de internet, no cayeron tan bien parados en esta encuesta respecto a los perros. Si bien de todos los encuestados un 74,4% dijo que le gustaban los gatos, los perros se llevaron el 90,6% de aceptación.

Tanto a la hora de elogiar o denostar a cada uno hay conceptos que son muy particulares. “Los noto como independientes, incapaces de dar cariño. Como que sólo se importan ellos mismos”, dijo alguien asociando la independencia con el egoísmo y la incapacidad de brindar afecto. Aunque en otras respuestas la cuestión de la independencia se repitió mucho, se resaltó siempre como un valor positivo. “Autosuficientes”, “con personalidad”, “compañeros”, “limpios”, “graciosos”, “adorables”, “suavecitos” y “tiernos” fueron los términos más usados, aunque también se resaltó su sabiduría, su buena energía, su perfección estética y su halo de misterio, y desde el lado práctico su fácil cuidado y su capacidad para controlar las poblaciones de roedores.

Revista Magna
La personalidad inocente y lúdica de los perros es lo que más se destaca de ellos en los memes.

Sus detractores los acusan de traicioneros, infieles, de no dar cariño, de ser ingratos, de tener ánimos cambiantes y de ser desleales porque no responden cuando se los llama; o simplemente prefieren a los perros.

Sobre los caninos dijeron que son “cariñosos”, “fieles”, “limpios”, “inteligentes”, “jocosos”. También dijeron que “alegran la vida”, son “leales”, “demostrativos”, “juguetones” y “obedientes”  e  “incondicionales”, y hubo quienes resaltaron su lado práctico como guardianes. Sin embargo también recibieron términos poco favorables como “sucios”, “pesados”, “difíciles de cuidar”, “ruidosos”,  “molestos” y “dependientes” y se dijo que requieren de mucho espacio.

Aunque a la hora de tener que decidir por uno u otro, el 61,3% de la decisión se inclinó a favor de los canes quedando los felinos con un 38,7% de las preferencias.

De todos los encuestados un 55,6% adujo tener perro, un 47,5% tener gatos y el 24,4% restantes no tener ninguno de los dos, lo que de todos modos dio un respaldo más a la preferencia hacia los perros.

El voto nº161

Mi turno de votar ha llegado. Desde mi óptica personal me cuesta elegir entre uno u otro ya que siempre he tenido tanto perros como gatos -y más de uno a la vez- y tengo adoración por ambos. Voy a emitir mi voto hacia los gatos solo por hacerles justicia. Muchas veces, por demostrar independencia y personalidad, se los trata de egoístas y traicioneros, aunque en realidad es todo lo contrario. Un gato es transparente, si está enojado se nota, si no le agradás también, y si le gustás te brinda cariño sincero. El perro en cambio, si bien es juguetón y dócil y se somete bastante al ser humano, puede moverte la cola y morderte a los dos segundos siendo esta una actitud más traicionera, siempre hablando desde el punto de vista de nuestro modo humano de entender las cosas que -por supuesto- en nada se parece al de los animales en cuestión.

Vos, ¿cuál preferís?