Turismo

Perspectivas de Dinamarca (Parte II)

por

17/07/2015

Perspectivas de Dinamarca (Parte II)

Hace casi tres meses que me encuentro en Copenhague y he tenido la oportunidad de vivirla casi como un habitante más, aprovechando muchas de sus particularidades, algunas de las cuales ya he mencionado en mi anterior artículo dedicado a los aspectos generales del lugar y su gente. En esta oportunidad quiero hacer hincapié en los aspectos más relevantes y atractivos de la ciudad que, sin dudas, siempre tiene algo nuevo para descubrir.

Por Alan Laursen | alaursen@revistamagna.com.ar | Instagram: alr_tsas

Mi hogar en Dinamarca se encuentra en una comuna lindante a Copenhague llamada Hvidovre, que dista unos 9.5 Km del centro de la capital, distancia fácil de cubrir en 15 minutos de tren o 30 minutos de bicicleta. También se puede hacer el trayecto en bus, por lo que llegar al centro es sumamente fácil y cómodo.

La vía peatonal Strøget fue creada en noviembre de 1962 y en ella se pueden encontrar muchas de las tiendas más famosas y caras del mundo. | Imagen: afar.com

Si algo no le falta a esta ciudad y sus alrededores (el Gran Copenhague) es un sistema de transporte eficiente y organizado, además de prolijo y seguro. Tanto los buses y los trenes (S-tog) como el metro y las estaciones son una maravilla. Si bien es caro (incluso para los daneses tiene un costo elevado) se puede acceder de varias maneras a los diferentes medios, comprar por zonas, etcétera. Cada uno ve la mejor manera de aprovecharlo. El tren te brinda la posibilidad de trasladar tu bicicleta de manera gratuita en los vagones especiales para dicho fin, mientras que en el metro (que cubre solo una parte de la ciudad con dos líneas, aunque en unos años contará con dos líneas más que ya están en plena construcción) tenés que pagar un ticket para tu bicicleta. También se puede llevar perros, algo que me llamó mucho la atención desde el primer día. El sistema de transporte y la seguridad con la que podés manejarte en bicicleta y alrededores hace que conocer los principales atractivos turísticos de la ciudad sea muy fácil.

El castillo de Rosenborg está custodiado por los jardines del Rey, un enorme parque con esculturas y rosas que suele ser visitado por toda la población de la ciudad, especialmente en verano. | Imagen: diariodeunturista.com

Algo destacable son los parques: todos son increíblemente prolijos y tienen la particularidad de estar dentro de la ciudad. Lagos, arboledas, caminitos, puentes, esculturas y aves acuáticas pueden apreciarse en estos parques. Entre los más populares se encuentran el de Frederiksberg y los jardines del Rey, que incluyen al castillo de Rosemborg donde se custodian las joyas de la corona.

Otro lugar muy atractivo para conocer es Kastellet, ciudadela en forma de estrella en donde además de instalaciones militares muy lindas, hay un tradicional molino y distintos niveles de caminos y caminitos para recorrer y disfrutar de la naturaleza. Como los daneses son tan amantes de la vida al aire libre y el deporte, los parques son un importante atractivo para descansar, tomar una cerveza y salir a correr o caminar, y también para pasear a los niños y las mascotas. Cercano a Kastellet está la famosa escultura de La Sirenita, basada en la famosa historia del escritor danés Hans Christian Andersen y donada por un amigo del escritor a la ciudad, otro danés destacado llamado Jacob Christian Jacobsen, nada más y nada menos que el fundador de la tradicional cervecería Carlsberg.

La Rundetaarn (Torre Redonda), construida en el siglo XVII, alberga en el mismo sitio un mirador, un observatorio astronómico público y a la vez constituye un monumento histórico. | Imagen: viajesyturistas.com

El principal recorrido de la ciudad es Strøget, una vía peatonal -la más larga de Europa- que está formada por varias calles y que conecta diferentes puntos importantes. La vía comienza en la plaza del Ayuntamiento (Rådhuspladsen) y recorriéndola se llega a la plaza llamada Kongens Nytorv y más allá a uno de los lugares distintivos de la ciudad con sus casas de colores y ambiente gastronómico llamado Nyhavn. Caminando por Strøget podés encontrarte con un montón de gente recorriéndola con bolsas de compras y también con muchos turistas con sus cámaras fotográficas. Los principales atractivos de este lugar son los comercios de ropa, tiendas de souvenirs y algunos cafés, restaurantes y cadenas de comida rápida, y también la tradicional tienda de porcelana Royal Copenhagen y el local de los famosos ladrillos LEGO. Pero el verdadero ambiente no se lo dan ni los turistas y demás transeúntes, ni siquiera los comercios. Aquí los protagonistas son los artistas callejeros que con su talento y -en algunos casos- su excentricidad, le ponen música, arte y magia a un recorrido ya de por sí interesante.

Kastellet sirve como un parque público, un monumento cultural histórico y, todavía propiedad del Ministerio de Defensa danés, como un área militar en funcionamiento. | Imagen: brianincopenhagen.blogspot.com

Algo que resalta en las calles de Copenhague y especialmente en el centro es la multiculturalidad. Creo que uno de los puntos más atractivos de la ciudad y la zona es que ves gente de todo tipo y origen. No solo turistas sino estudiantes, viajeros, y residentes de otros países. En general se nota una interacción saludable entre las personas, y creo que lo que más me gusta de los daneses es que son respetuosos. Es posible ver todo tipo de looks y estilos diferentes pero nadie se para a mirar descaradamente a otro ni a hacer comentarios desagradables. Tampoco se ve acoso callejero ni nadie que se meta con la vida íntima de las personas. Realmente ir por la calle es ver gente que hace SU vida.

Por último, lo más notable es la cantidad de puntos históricos que tiene el centro. El antiguo observatorio (Rundetaarn) y la torre del Parlamento (Taarnet) son dos lugares privilegiados para ver la ciudad desde la altura y además apreciar esa conexión mágica que tiene Copenhague entre lo antiguo y lo moderno. Varias capas de historia y contextos que la hacen única. Por supuesto que si sos amante de la historia no podés no visitar el enorme Museo Nacional con sus varias muestras entre las que se destaca la de los vikingos y su época. Allí se puede observar el famoso Carro Solar, imagen típica de los libros de prehistoria.

Lejos de ser una ciudad de atractivos estáticos, se puede destacar que siempre hay cosas nuevas para ver: actividades, muestras, eventos, manifestaciones (pacíficas) y festivales, especialmente durante la época de primavera y verano.


Ahora podés seguir leyendo: Perspectivas de Dinamarca (Parte III)