Turismo

Perspectivas de Dinamarca (Parte III)

por

05/08/2015

Perspectivas de Dinamarca (Parte III)

En esta tercera y última parte del informe sobre Dinamarca te invito a conocer algunos aspectos cotidianos y domésticos de la vida de los daneses que para nuestra idiosincrasia pueden resultar bastante curiosos. Desde algo tan simple como un tomacorriente hasta ingredientes desconocidos, todo parece diferente al pisar la legendaria tierra de los vikingos.

Por Alan Laursen | alaursen@revistamagna.com.ar | Instagram: alr_tsas

Cuando uno viaja a otro país sea por el motivo que sea, nota inevitablemente un montón de diferencias respecto a su lugar de origen. Costumbres y usos de los lugareños resultan llamativos al ojo ajeno. Si bien por vía paterna y materna ya conocía algunas tradiciones de Dinamarca, vivir aquí fue como hacer zoom en todo aquello que sabía de antemano. Y es que no se trata solo de tradiciones sino también de aspectos domésticos y cotidianos. Todo esto puede ser el resultado de muchos factores como el estilo de vida, el clima, la geografía y la historia.

En una casa danesa hay muchas cosas que llaman la atención desde un primer momento. Dado que Dinamarca es un país pionero en energía sustentable y fabrica y utiliza molinos eólicos, la electricidad tiene mayor protagonismo. Es mucho más común el uso de cocinas y hornos eléctricos que de gas. En la mayoría de las casas hay lavavajillas y se usa más la aspiradora que el escobillón.

La bandera de Dinamarca se usa para decorar y está presente en toda ocasión especial. | Imagen: stylescrapbook.com

Por cuestiones de seguridad, la exigencia es que los baños tengan las teclas de la luz del lado de afuera. Así que si al llegar nadie te avisa, podés pasarte un buen rato buscando cómo encenderla. Además, la mayoría de los tomacorrientes tienen una tecla que los desconecta y conecta, lo que evita que debas desenchufar los aparatos. Dato aparte es que acá siguen usando los enchufes de las dos patitas cilíndricas, por lo que es imprescindible traer adaptadores para enchufar todo lo electrónico que traigamos desde Argentina. Volviendo al tema del baño -al igual que en muchos países de Europa- en Dinamarca no existe el bidet, pieza que forma parte de toda casa argentina “decente y civilizada”.

Un elemento muy presente en los hogares daneses es la bandera de Dinamarca, una cruz blanca horizontal sobre fondo rojo que se usa para decorar y que encontraremos en toda ocasión especial, desde un cumpleaños o egreso hasta una cena navideña. De hecho, en el árbol de Navidad se pueden ver guirnaldas de banderitas, algo muy danés que recuerdo desde la infancia en Argentina gracias a mi abuela. Si estás paseando por la calle y ves afuera de una casa un montón de banderitas es porque algo están festejando. Muchísimas casas en Dinamarca cuentan con un mástil en el patio en donde flamea una bandera nacional, estilizada, más parecida a un banderín. Los mástiles son blancos y terminan con un extremo de color rojo -parecido a una semi esfera aplastada-, mismos colores de la bandera.

El wienerbrød, una de las delicias de la pastelería danesa. | Imagen: wienerbroed.blogspot.de

Otro objeto característico de las casas danesas son las velas, de todo tipo, tamaño y complejidad en su forma. Muchas veces se encienden a la hora de cenar (siempre temprano) especialmente en invierno, ya que oscurece a las cuatro de la tarde, a diferencia del verano, durante el cual hay luz hasta pasadas las 11 de la noche. No es por falta de electricidad, sino por una costumbre que seguramente tiene arraigo en el pasado y en las condiciones climáticas. Lejos de dar un aspecto lúgubre al lugar, las velas encendidas otorgan un ambiente agradable y especial. Por supuesto que en celebraciones y ocasiones especiales (la mayoría de origen religioso) la vela nunca falta. En los supermercados de Dinamarca hay góndolas dedicadas exclusivamente a ellas y en la mayoría de los casos están junto a los focos y no cerca de los artículos de limpieza como ocurre en Argentina. Aunque todavía no lo he vivido me han contado que en el invierno es todo un espectáculo pasar por las casas y ver las velas encendidas junto a las ventanas.

Es inconmensurable la cantidad de diferencias que existen entre la Argentina en la que me crié y la Dinamarca que estoy disfrutando, por lo que abarcar todo se vuelve una misión imposible. Sin embargo las cuestiones planteadas seguramente son las primeras con las que un extranjero puede encontrarse al empezar a vivir la cotidianidad danesa y sus aspectos más visibles. Por supuesto que la gastronomía es uno de los puntos en los que la diferencia se hace mayor, con la variedad de platos tradicionales en los que abundan el cerdo, el pescado y las papas y la exquisita panadería y confitería, muchos de ellos totalmente desconocidos en Argentina.

Las velas, un elemento presente en las mesas, ventanas y celebraciones de Dinamarca. | Imagen: Alan Laursen

También las golosinas son bastante diferentes a las nuestras, entre las que abundan los caramelos y las gomitas, además de un ingrediente que para nosotros es prácticamente desconocido que acá llaman lakrids (regalíz) que está presente en pastillas, caramelos, gomitas y hasta en helados. Arriesgo a decir que para el paladar argentino es incomible, sobre todo si los caramelos “1/2 Hora” te parecen desagradables aun siendo más suaves (debo aclarar que a mí, tanto los caramelos del relojito como el lakrids, me encantan).

Y una más: antes de entrar a una casa en Dinamarca, la gente suele quitarse los zapatos, por lo que en ocasiones el anfitrión tiene a disposición algún tipo de pantufla para ofrecerte (si vas de visita a una casa danesa procurá cuidar la higiene y que las medias estén limpias y no tengan agujeros, algo que toda madre aconsejaría después de todo).

Espero que la información sobre este pequeño y antiguo país escandinavo te haya resultado entretenida y deseo haber podido transmitir de forma vívida un poco de lo que es Dinamarca, sus costumbres y la vida en Copenhague, una de las ciudades más importantes de Europa.


Si aun no leíste las notas anteriores de Alan sobre Dinamarca, podés encontrarlas en los siguientes enlaces:

Perspectivas de Dinamarca (Parte I)

Perspectivas de Dinamarca (Parte II)