Compromiso social

“Proyecto Pulpería”: revalorizando rincones olvidados de nuestra provincia

por

04/09/2013

“Proyecto Pulpería”: revalorizando rincones olvidados de nuestra provincia

¿Qué pasa en aquellas localidades pequeñas que se han quedado en el tiempo porque el “progreso” les soltó la mano? Hay vida. Pero necesitan ayuda. Leandro Vesco, presidente de la Asociación Civil “Proyecto Pulpería”, junto a colaboradores, se encontraron con un estado de situación en estas poblaciones que los movilizó a agruparse en una ONG y a dedicarse a prestarles una mano. Entra y entérate cómo lo hacen, y qué nos contó al respecto.

Por Alan Laursen | alaursen@revistamagna.com.ar 

Hubo una época en este país en que los pueblos de la región pampeana florecían a la vera de las vías del ferrocarril y/o bajo el ala de grandes estancias, en donde el trabajo era movilizador de gran cantidad de personas y la vida de estas localidades, si bien pequeñas, era constante.

Pero todo cambia, y el progreso no se detiene. Nos trae cosas buenas, novedosas, avances tecnológicos y nuevas formas de comunicarnos con el mundo. Sin embargo, también el progreso mal direccionado deja secuelas: un día las vías férreas se redujeron, el agro se tecnificó y dejó de necesitar mano de obra en cantidad, la gente se empezó a mudar a zonas más pobladas, y estos pueblos y parajes sufrieron las consecuencias. Sin embargo, quienes todavía tienen allí su lugar en el mundo desde hace varias generaciones, luchan por sobrevivir, por preservar la memoria de lo que la sociedad olvidó, para decirles a todos “nosotros también existimos”.

Leandro Vesco

Un día, Leandro Vesco se interesó por recorrer distintos lugares del interior de Buenos Aires, y se dio cuenta de que muchos estaban relegados y abandonados por las autoridades, no así por sus pobladores. Por eso decidió en 2007 conformar la ONG “Proyecto Pulpería”, como una iniciativa personal, junto a un grupo de colaboradores. Según relata Vesco, “veíamos que traspasando un cordón de 100 kilómetros más allá de la General Paz, había una rotura del tejido social, económico, vial, educativo y cultural. El entramado allí estaba quebrado. Los pueblos que veíamos a duras penas sobrevivían en el más completo abandono. Decidimos hacer algo más que viajar y pensamos junto a mi esposa y un grupo de amigos en hacer una Asociación Civil. La conformamos, y a partir del año 2010 comenzamos a trabajar en un programa de relevamiento a través de la provincia para conocer bien el estado patrimonial y social de estos parajes, pueblos, y almacenes de ramos generales”. A esos relevamientos se sumaron los de otros lugares de la provincia, que les acercaban otras personas también deseosas de colaborar en tan titánica e interesante tarea. Así se generó una articulación de colaboradores, de profesiones y áreas de origen diversas entre las que se destacan fotógrafos, educadores y comunicadores. Pero lo más importante, según Leandro, es que se cumplió lo que más deseaban: que los propios pobladores se pusieran la tarea al hombro, con la cámara, y relevando integralmente sus pueblos, pulperías o parajes.

“Era un objetivo que debíamos cumplir: crear un mapa general de la Provincia en donde se privilegiara lo pequeño por sobre lo grande. Para comenzar con la etapa operativa primero es necesario saber dónde se está parado, conocer es la premisa para actuar. Los objetivos nuestros siempre fueron el Rescate, la Revalorización y la Defensa de los pueblos de hasta 1500 habitantes y las pulperías y almacenes de ramos generales, siempre en el circuito de la Provincia de Buenos Aires” manifiesta, y agrega: “nuestra ONG tiene como premisa ser un puente facilitador, trabajar mucho con los pobladores, oírlos, gestionar junto a ellos tratando de obviar cualquier medida burocrática. La idea principal es hacer”.

Las actividades

La ONG tiene fundamentalmente dos programas, uno Cultural y el otro de  Asistencia. “El programa cultural tiene como eje la creación de Bibliotecas Comunitarias en pueblos en donde el abandono y el éxodo han producido una merma en la población. Estos espacios de contención rural y de divulgación cultural se establecen como anclas sociales para que los pobladores no deban abandonar su lugar en el mundo. Estas Bibliotecas Comunitarias además de libros incluyen material informático, TV, fotocopiadora, equipo de DVD, para que este espacio se transforme en un centro de encuentro y deliberación en el pueblo, en donde se piensen ideas tendientes al desarrollo del mismo. En el mismo acto llevamos material bibliográfico y todo aquel elemento que necesite la Escuela Rural del paraje”, afirma. El segundo programa, el Asistencial, tiene como objetivo acercar una solución inmediata ante un problema de importancia que merezca una rápida solución. Tal es el caso de la localidad de Leubucó –donde están trabajando en la actualidad- que carece de Sala Sanitaria. Allí “hicimos un convenio con la Asociación de Propietarios de Farmacias Argentinas para que nos donaran medicamentos y elementos de primera necesidad, para que los pobladores puedan tener acceso a soluciones ante una emergencia vital. El médico de nuestra ONG, mientras tanto, armó un texto muy didáctico donde se explica qué hacer ante una emergencia, cuál medicamento usar y qué cantidad”, relata. Un caso emblemático de estos programas fue la localidad de Erize, partido de Puán, en donde la asociación civil creó una biblioteca comunitaria que funciona todos los días y es usada por toda la comunidad. “Allí en donde había un edificio vacío, hoy hay libros, computadoras, una fotocopiadora, y antes que todo esto, un espacio vital y cultural”, destaca Vesco.

Pueblo de Gómez

Repercusiones y desafíos

Un trabajo tan notable y novedoso como el que “Proyecto Pulpería” lleva a cabo no tarda en tener repercusiones, y al respecto Leandro Vesco se muestra agradecido de todos los mensajes diarios que reciben, de todas partes del mundo, destacando esta tarea que desarrollan y asimismo resalta la cantidad de medios de comunicación, fundaciones y particulares que se hacen eco de las actividades y se interesan por las mismas.

Sin embargo, jamás recibieron ayuda de un importante actor social: el Estado. Respecto a esto sostiene que “allí donde trabajamos nosotros, el Estado ha sido el principal ejecutor de políticas que han sido siempre desfavorables para las comunidades rurales. El Gobierno actual, el anterior, y seguramente el que venga, no se interesen por pequeños pueblos de 20 o 50 habitantes. El Estado está ausente, siempre, es la particularidad más notable de nuestros Gobiernos. Hemos ido muchas veces a solicitar ayuda a organismos estatales, ya sea provinciales o nacionales y la respuesta siempre ha sido ´no´. Esto no ha sido lo mejor que nos ha pasado. Por suerte, hay empresas, fundaciones y particulares que nos apoyan”. Tal es el caso de la campaña en Leubucó, financiada por una importante empresa láctea de origen nacional (ver página web).

Sin embargo lo económico sigue siendo el desafío más importante por superar, pese a las alianzas con empresas y embajadas, que les permiten hacer las bibliotecas a bajo costo.

Pueblo de Ernestina

La importancia de las redes sociales

Internet y las redes sociales se constituyen hoy en día como un importante medio para la difusión de actividades y para la gestión de las mismas, ya que nos permiten estar en contacto con todo tipo de personas, con diversos intereses, que pueden enriquecer y aportar a lo que llevamos a cabo. De esto Facebook parece ser el paradigma. Según Leandro, “las redes sociales fueron las plataformas fundamentales para que nuestra idea tuviera eco. En poco tiempo se articuló una Red de Pueblos Interconectados que en nuestro espacio de Facebook funciona como un enorme e interactivo pizarrón en donde se difunden la realidad de los pequeños pueblos y pulperías de la Provincia. Dentro de este pizarrón se desarrollan las ideas y las opiniones más variopintas. Es un espacio de creación colectiva, vivo, que crece y evoluciona en forma diaria. Los pueblos, pobladores, ex pobladores y personas interesadas en la temática rural tienen su espacio de expresión”.

Quienes hayan tenido la oportunidad de recorrer su página de Facebook –y el que no lo haya hecho, ¡hágalo!, no se arrepentirá- seguramente haya visto infinidad de fotografías, que testimonian ese abandono, ese estado de cosas que a ellos los movilizó para actuar. Esas imágenes surgen de sus propios viajes pero también son aportes de un sinnúmero de colaboradores ya que “Proyecto Pulpería” es un espacio de creación colectiva. Quien quiera aportar sus imágenes puede hacerlo. Los lineamientos para ello es que deben ser de pueblos de hasta 1500 habitantes, parajes con riesgo patrimonial y pulperías, siempre dentro de la provincia de Buenos Aires. “Lo único que pedimos, por una cuestión de orden, ya que recibimos por día cientos de e-mails, es que nos envíen a nuestra casilla de correo escribiendo en el ´Asunto´el nombre pueblo y junto con las imágenes, una breve reseña del pueblo o lugar. Nosotros difundimos todo lo que nos envían. La idea es que sea un espacio en donde todos puedan participar. Así lo está siendo hasta ahora”, manifiesta.

Pueblo de Egaña

Un fragmento de esta entrevista parece resumir ese espíritu que tiene por detrás la asociación civil “Proyecto Pulpería”: “Es muy importante rescatar este concepto: lo pequeño siempre es más importante que lo grande. Aquel punto diminuto en un mapa a punto de desaparecer tiene la fuerza, los valores, la historia y la Identidad que se mantienen inalterables, sin contaminar con el desprogreso que trajo el progreso en las grandes ciudades en donde el valor humano se halla totalmente atomizado, perdido y mareado ante tanto ruido. La solución está en lo pequeño, es rescatar aquello en donde aún lo más importante es el tiempo. Hacia allí debemos virar nuestra brújula, hacia los pequeños pueblos. El día es muy largo en el ámbito rural, las mismas 24 horas en el campo son las mismas 24 horas en una ciudad que parecen ser apenas un instante. La vida en los pueblos se desarrolla en una escala humanizada y práctica, en las ciudades, deshumanizada y hostil”. Toda una visión del mundo.

Si querés saber más sobre este proyecto colectivo visitá la página web www.proyectopulperia.com.ar, y/o sus espacios en las redes sociales www.facebook.com/elproyectopulperia o en Twitter @proyecpulperia.

Si lo que querés es contactarte con ellos, su e-mail es info@proyectopulperia.com.ar